Perdió su empleo por no querer investigar con células de abortos provocados

Perdió su empleo por no querer investigar con células de abortos provocados

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46442-abandonando-dios-causa-ciencia">“Abandonando a Dios por causa de la Ciencia”</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46729-cientificos-ee-uu-condenan-mandato-salud-obama">Científicos de EE.UU. condenan el Mandato de Salud de Obama</a>»

REDACCIÓN HO.- Thomas Sardella es científico y hace unos meses tuvo que hacer frente a la decisión que cambió su vida para siempre. John Smeaton le ha entrevistado para la Sociedad para la Protección de los Niños No-nacidos (SPUC).

Traducción del artículo de John Smeaton, de 17 de agosto 2012, en la página web de la Sociedad para la Protección de los Niños No-nacidos, Londres:

El Dr. Sardella pierde un gran empleo antes de investigar sobre sobre tejido de un bebé matado en un aborto provocado

El Dr. Sardella es uno de los hombres más valientes que he tenido el privilegio de conocer y me complace presentarlo ahora a mis lectores: un hombre que, junto a su esposa, ha puesto su futuro en riesgo debido a su respeto por la vida humana.

Dr. Thomas Sardella obtuvo el grado de Licenciado en Investigaciones en Ciencias Biológicas en la Universidad de Roma - Tor Vergata - con summa cum laude al cabo de un programa de cinco años. Las materias que ha cursado incluyeron zoología, botánica, biología molecular, bioquímica, embriología, genética, anatomía, fisiología, citología, histología y ecología. A continuación completó un programa de Ph.D. en la Facultad de Ciencias Biomédicas y de Vida en una universidad británica puntera llevando a cabo investigación científica sobre la regeneración de médula espinal y trasplante de células animales en modelos de animal. Entonces fue empleado como auxiliar de investigación en la misma universidad y siguió profundizando en su comprensión del dolor y su transmisión a través del sistema nervioso central. 

Conocí a Thomas en uno de mis viajes al norte. Merendamos en un restaurante italiano al lado de la Estación Haymarket, de Edimburgo, ¡donde comimos un delicioso pasta all’ amatriciana!

Afortunadamente tengo una reseña de nuestra conversación, que era como sigue:

JS: Thomas, cuénteme acerca de la aventura que le llevó a poner en peligro todo su futuro.

TS: John, como probablemente sabes, la financiación de la investigación no se considera una prioridad en la crítica situación financiera actual. Año tras año se está volviendo cada vez más difícil sacar dinero para la investigación científica. Así mi contrato de trabajo en la universidad donde yo trabajaba iba a terminar el 31 de diciembre 2011, debido a la limitación de financiación. Mi jefe es un investigador principal en su campo y estábamos esperando encontrar una subvención para pagar mi investigación y salario para sostener a mi familia, mientras aguardábamos una subvención más grande de cinco años. Finalmente, surgió a finales de septiembre una pequeña oportunidad de financiación. Esto había de mantenerme durante los primeros seis meses de 2012, y consistía en una colaboración con un grupo de investigación en San Diego (USA).

JS. ¿Qué involucraba la investigación?

TS. El grupo investigador, liderado por el Dr. M. en San Diego tomaría tejido de un niño no nacido inmediatamente después de un aborto provocado. Esto se llevaría a cabo en la semana ocho de gestación y entonces el equipo americano cultivaría el tejido del embrión en las condiciones apropiadas. Entonces las células serían trasplantadas al sistema nervioso central en modelos animales. Había de enviarse trozos cortados de estos animales trasplantados a mi grupo en Gran Bretaña donde yo había de analizarlos. Esta colaboración era necesaria ya que mi grupo posee habilidades y conocimientos renombrados.

Como se dará cuenta, yo no iba a estar directamente involucrado en el aborto, pero ¿cómo hubiese podido mirar por el microscopio olvidando que esas células se tomaron del niño junto con la vida de él o de ella?

JS. Como científico, ¿por qué piensa que era malo?

TS. La misma pregunta me la hizo un escolar en la escuela secundaria Academia Juan Pablo II durante una charla que di algún tiempo atrás. ¡Mi respuesta es sorprendentemente sencilla! Si estamos de acuerdo que está mal matar a un ser humano, un miembro de la especie homo sapiens, entonces hemos de preguntarnos cuando nos hacemos homo sapiens. Para cada organismo del reino animal es la misma respuesta: cuando una célula de esperma fertiliza al huevo de la misma especie, cualquier zoólogo o embriólogo afirmará que un nuevo organismo es concebido. Cuando un huevo humano es fertilizado por una célula de esperma humana no hay nada que podemos hacer para parar al nuevo embrión de ser parte de nuestra especie. El nuevo individuo debe considerarse un ser humano.

Basado en este conocimiento, ¿quién puede privar a este joven ser humano de su derecho de vivir? ¿Quién puede asignar a las etapas de desarrollo embrionario un momento cuando él/ella posee los derechos de un ser humano? ¿Quién puede arbitrariamente elegir una fecha cuando él/ella adquiere este derecho de manera que, antes de esta fecha, él/ella pueda ser matado legalmente?

JS. ¿Cuál fue su primera reacción cuando se enteró de esta investigación?

TS. Aún me acuerdo de cuando leí el e-mail enviado de San Diego acerca del requisito de aborto humano en esta colaboración. Me recosté en la silla con un sentimiento de repulsa y me dije que no podía hacer esto ni lo haría. ¿Cómo podía convencerme que estos seres humanos de ocho semanas no tenían el derecho de vivir, y que mi carrera, mi salario y mi familia eran más importantes que sus vidas?

Así que me decidí a perder mi empleo.

JS. Si no fuese Ud. quien mataba a esos embriones y si eligiera la madre libremente abortar a su bebé, ¿por qué se sintió de esa manera?

TS. Esa misma tarde, mi esposa, que ha estudiado bioética, confirmó que mi posición era la correcta. Consultamos libros de texto de bioético italianos que aseveraban que yo me hubiera hecho colaborador pasivo y remoto del procedimiento abortivo; eso es porque no podía evitar sentirme tan mal.

Para no ser considerado colaborador en el aborto, un científico debe ser completamente independiente de él, y es imposible por dos razones: primero, antes de que tenga lugar el aborto, la madre da su consentimiento a que se use su niño abortado; en consecuencia, todos los involucrados en el programa de investigación se hacen corresponsables con la decisión de ella. Ud. puede que no lo entienda, pero yo conozco personalmente a madres que tuvieron FIV que cedieron sus embriones sobrantes para la investigación y estaban orgullosas de hacer del mundo un lugar mejor porque sus hijos “sacrificados” eran de alguna manera útiles a la ciencia. En segundo lugar, para el investigador es imposible aclarar a todo el mundo en su campo de que no aprueba del aborto provocado. En último lugar, pero no en el menos importante, el aspecto más importante de la investigación es contribuir al progreso del conocimiento científico mediante la publicación en revistas científicas. Si mi investigación hubiese tenido éxito, entonces ¿cómo habría soportado la carga de promover el uso de células de víctimas no nacidos procedentes de abortos provocados?

JS. ¿Cuándo ha comunicado la decisión oficialmente a su equipo?

TS. Aquella misma noche, buscando alivio y guía, hablé con nuestro párroco, el P. John Keenan, que me confirmó en mi punto de vista, y me alentó, y la decisión se tomó oficialmente en mi corazón. El día siguiente dije a mi jefe que necesitaba unos minutos para charlar. Cuando se lo dije, estaba sorprendido de que estuvieran involucrados embriones humanos ya que él mismo no se había dado cuenta. Así que repasamos juntos la metodología y confirmamos que eso sí que era el caso. Me preguntó si quería que continuara con la documentación para el puesto o si yo prefería estar sin puesto. Le dijo que yo no podría llevar a cabo tal investigación aunque significara quedarme sin empleo desde el primero de enero. ¡Fin de la historia!

JS. ¿Ha dudado alguna vez haber hecho la decisión correcta?

TS. En los días siguientes me preguntaba si había tomado la elección correcta o no. La respuesta estaba clara al figurarme en dos vidas distintas, dos distintos “yoes”: el primer “yo”, regresando a casa desde el trabajo y jugando con mi hijo pensando: “Ese niño que estoy usando para mi trabajo diario de investigación podría haber estado jugando ahora con sus padres, justo como lo está haciendo mi hijo”. El segundo ”yo”, estresado sin un empleo, pero con una conciencia limpia.

JS. Una vez que se lo contara a todo el mundo, ¿qué dijeron su familia y amigos?

TS. No todo el mudo estaba de acuerdo y hablé mucho para hacer entender mi mensaje. Mis padres y suegros y muchos amigos nos apoyaron en esta elección y nos incluyeron en sus oraciones diarias. Fui sorprendido al ver cuantos amigos pensaban que las elecciones en la vida nunca son o blancas o negras, sino que siempre hay matices de gris, y algunos insistieron que yo debiera haber elegido gris por el bien de mi familia. ¡Es una lástima que cuando nos hacemos adultos empezamos a creer que no existe el blanco o que simplemente es utopía!

JS. ¿Es esta la razón por la que ha estado dando charlas en las escuelas acerca de su elección y del aborto? Dígame más sobre ello.

TS. Sí, visité algunas escuelas en colaboración con el departamento de educación religiosa.

Una vez que hice esta elección que ha cambiado el curso de la vida de mi familia, hojeaba en Internet para encontrar más sobre el aborto. Estuve sorprendido al averiguar que es tan común en la sociedad de hoy. La idea de que, en el mundo occidental, una de tres a cinco mujeres elegirá abortar durante su vida, sobrepasa la imaginación. ¡Ni siquiera el peor dictador del Siglo Veinte podría haber concebido algo tan sórdido y bien organizado! Y estas cifras no incluyen, los múltiples abortos, los abortos resultantes de FIV y de la píldora del día después. Sentí en mi corazón que tenía que informar científicamente a los jóvenes para mostrar la diferencia entre verdad y falsedad.

JS. En su opinión, ¿por qué tantas mujeres eligen el aborto hoy?

TS. A mi modo de ver, esto es porque la sociedad de hoy des-responsabiliza a las mujeres y a sus acciones de dos maneras: Primero. El aborto se promociona mediante la separación de la conexión entre sexo y reproducción, y mediante la promoción de una cultura de relativismo egoísta donde cada uno ha de complacer a sus propias necesidades o placer. ¿Alguna vez ha topado con niños que se sorprenden al enterarse de que están esperando un niño, como si el sexo no involucrara la concepción o como si los métodos contraceptivos fueran 100% eficientes? Segundo: la terminación de la vida embrionaria se promueve al no informar a las mujeres acerca de lo que es un embarazo, de cuando empieza la vida y de cuales son las alternativas.

Una vez que las madres se sientan des-responsabilizadas, entonces la mayor parte de la carga cae sobre todos los miembros de la sociedad que no quieren hacer nada acerca de ella, incluyéndome a mí.

Por eso, me sentí urgido a hacerme útil, informando a colegialas y colegiales acerca de los principales temas controvertidos involucrados en el aborto y también en la investigación sobre tejido derivado de la muerte “deseada” de un niño “no-deseado”. ¡Debiera de haber visto las caras de esos chicos en distintas escuelas! Verdaderamente no tenían ni idea de lo que es un aborto y de como se lleva a cabo!

Lo que particularmente me tocó el corazón era la expresión de espanto y sorpresa en las caras de los chicos: probablemente al pensar en el sexo pensaban que fuera tan sólo un juego; probablemente nadie les había hablado tan claro, mostrándoles diagramas del sistema reproductivo femenino y describiendo en detalle cuando empieza la vida y como podría terminarse pieza por pieza en el procedimiento del aborto; probablemente nunca entendieron que el aborto les involucraba mucho más de lo que habían pensado antes.

Algunos alumnos también me vinieron a decir que su opinión del aborto se había cambiado totalmente, así que me dije que “si me he perdido el empleo justo para salvar una vida, entonces mereció la pena”.

JS. Ha encontrado un empleo ético para sostener a su familia?

TS. Le contaré la historia, pero por favor ¡no se ría!

Al final de 2011 me apunté en el registro de mi universidad para solicitantes de trabajo, ya que los miembros internos del personal tienen prioridad sobre la gente ajena. Como yo coincidía muy bien con un perfil de puesto que se necesitaba en mi mismo departamento, se me ofreció verbalmente un contrato de tres años empezando en 1 de enero, pero créalo o no, tuve que declinar esta oferta, ya que ¡esta investigación también involucraba el uso de tejido obtenido de las víctimas no nacidas del aborto procurado! Esta investigación fue el resultado de una colaboración con un grupo en Australia que recogía los fetos en tiempo de gestación de 10 a 13 semanas y llevaba a cabo experimentos electrofisiológicos en su médula espinal, y entonces nos enviaba trozos de médula espinal para ser analizadas bajo el microscopio. La persona con quien yo habría de trabajar era un colega íntimo desde hace 7 años; le dije que esto me entristecía ya que yo no me daba cuenta de que él realizaba tal tipo de investigación, y me dijo. “Eso es la ciencia; alguien tiene que hacerlo”. ¡Su respuesta me enojó al extremo!

JS. ¿Por qué se sorprendió Ud. por su reacción y punto de vista?

TS. Él y muchos otros en nuestra sociedad consideran a la ciencia como una entidad superior y motor immobilis que guía las decisiones del género humano. Él se negó a considerar que ciencia es tan sólo una palabra, del latín scientia que significa conocimiento. El conocimiento no posee una conciencia. Es el científico el que tiene una conciencia y una ética que guía sus pensamientos y decisiones. No ha de hacerse cada cosa que sea factible. Primero viene la vida, y entonces en segundo lugar vienen las mejoras a la misma. Es inadmisible considerar como un consumible una vida humana y utilizarla en programas de investigación para el hipotético mejoramiento  de las vidas de los demás. Soy un científico y por primera vez me sentí disgustado por la falta de sabiduría con que mis colegas utilizan el poder del conocimiento.

Es más, una vida humana en su etapa embrionaria es demasiado joven para elegir. En vez de proteger esta vida de una manera muy especial, la sociedad prefiere usarla para sus propios intereses. ¡Por eso es porque aún estoy enfadado!

JS. Por favor, Thomas, ¡deme una final feliz para los lectores de SPUC!

TS. La parte más curiosa es que entonces fui invitado a una entrevista para un empleo muy interesante en una fundación privada en Palermo, Sicilia, donde yo habría de llevar a cabo investigación sobre fetos abortados en el segundo semestre debido a malformaciones: lo que llaman en Italia “aborto terapéutico”. Hablando por teléfono con uno de los miembros del panel entrevistador, dije que en mi opinión una terapia no debería de involucrar la supresión intencional del paciente ya que eso no lo cura. Ella escuchaba, se rio tranquilamente, se puso de acuerdo y yo decliné la invitación a la entrevista.

Entonces no podía solicitar una serie de otros empleos en Gran Bretaña y en el extranjero ya que éstos claramente declararon el uso de células troncales embrionarias humanas o tejido de embriones abortados. ¡Estaba horrorizado por el número de los mismos! ¿Tal vez se debe a la crisis financiera? No lo sé, pero le puedo decir que hace siete años ni yo ni ninguno de mis amigos había topado con este tipo de investigación.

Finalmente, he tenido algunas ofertas de empleo “éticamente propicios” en Gran Bretaña, en mi propia universidad y en el extranjero y he escogido la mejor oferta, así que ¡pronto dejaré el país definitivamente con mi esposa, en estado de buena esperanza, y mi hijo de tres años!

JS. Así, finalmente, ¡una final feliz!

TS. ¡Más de lo que Ud. puede imaginar… más de lo que nosotros podíamos imaginar!

Una sencilla elección vino a ser una revisión de mi vida y mis creencias, un momento de verdadera unidad con mi esposa y familia.

Debo reconocer que no fue fácil empujar nuestras vidas al extremo en este tiempo de crisis económica: considérese que yo ya he perdido £20.000 de salario más los beneficios que se me habrían concedido si hubiese elegido de otra manera. ¡Es tan fácil tomar la decisión incorrecta y elegir gris cuando uno va escaso de dinero! Mi esposa y yo estamos vivos porque en nuestras familias tantas mujeres eran fuertes, a pesar de todo, y dieron vida a sus hijos: nosotros no podíamos hacer menos que aquello para agradecer su fe y fortaleza.

Mirando hacía atrás, mi elección aparece tan correcta; ¡trajo tan sólo bendiciones a nuestras vidas! Yo tenía que parar mi rutina loca y no tiene Ud. idea de lo importante que es en nuestra sociedad tener una página completamente blanca delante de uno y sentir la libertad de irla llenando. Tenga presente que yo simplemente podría haber pasado el tiempo esperando la subvención de cinco años con mi antiguo jefe, pero esta elección me obligó a abrirme los ojos y buscar verdadera felicidad en mi vida como marido, padre y científico.

Yo doy gracias a Dios por este reto porque yo pude elegir lo mejor para mi vida, mi carrera y mis hijos.

Una vez más, aprendí que si elige uno blanco, aunque perezca irracional en el ese momento, aunque la montaña que uno ha de escalar parezca tan alta, uno está abriendo los brazos a mucha más felicidad de lo que uno jamás hubiese podido planear.

______________________________________________________________________________________

Traducción del artículo de Mr. John Smeaton, de 17 de agosto 2012, en la página web de SPUC, la Sociedad para la Protección de los Niños No-nacidos, Londres. (Society for the Protection of Unborn Children)  18.08.12 LDVM