Regás, lejos de rectificar, vuelve a llamar “monstruos” a los discapacitados

Regás, lejos de rectificar, vuelve a llamar “monstruos” a los discapacitados

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47367-diagnostico-ginecologo-monstruo-veinte-anos-despues-miss-italia">Diagnóstico del ginecólogo: un “monstruo”. Veinte años después: Miss Italia</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47353-andres-aberasturi-padre-discapacitado-regas-cercana-ideologia-nazi">Andrés Aberasturi, padre de un discapacitado: "Regás, cercana a la ideología nazi"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47286-carta-abierta-jose-antonio-barragan-rosa-regas-no-hay-mayor-discapacidad-que-suya">Carta abierta de José Antonio Barragán a Rosa Regás: "No hay mayor discapacidad que la suya"</a>»

REDACCIÓN HO.- Su hijo finalmente nació sano y “con los ojos azules”, pero ella recurre a esta historia para justificar su postura cercana al nacional socialismo de Hitler.

El fármaco en cuestión es la Talidomina, un preparado que se recetaba a las mujeres en los años 60 para relajar y mitigar los vómitos y que se descubrió era el causante de algunas malformaciones en las extremidades de los bebés.

Rosa Regás inicia -otra vez en el diario El Mundo que da cabida a su blog- su particular historia contando que leyó en el año 1962 un artículo del semanario político y social francés L'Express y parece ser que su trauma empezó aquí pues el título era el siguiente:Faut-il tuer les monstres? (¿Es necesario matar a los monstruos?)cuyo autor era el cineasta Michel Vianey.

Regás para resolver sus dudas dice que recurrió al diccionario de María Moliner: "Monstruo, ser que tiene alguna anormalidad muy notable y fea".

Aunque a la ex directora de la Biblioteca Nacional no se le ocurrió entonces, ni ahora, que monstruo puede ser alguien que tenga una anormalidad moral "muy notable y fea".

Siguió leyendo el artículo, a todas luces de gran tradición eugenésica, que proponía, según deducimos de su narración, abortar a los hijos para impedir que nacieran con alguna malformación.

La escritora española embarazada de su tercer hijo, contando siete meses y medio de gestación, dice que recordó que había ingerido un medicamento parecido y tras consultar con un farmacéutico descubrió que contenía el mismo principio activo que la Talidomina.

A partir de aquí comienza, justificación tras justificación, una apología del aborto al que denomina como “ineludible derecho que debía conseguir la mujer”, y da a entender que de haber pasado ella por lo mismo en nuestros días, no hubiese dudado en abortar a su tercer hijo, que finalmente nació sano y “con los ojos azules”.

Dice Regás: “Su presencia logró trasmutar la memoria de aquel parto que había temido como el mayor de los peligros que se cernía sobre mi vida, pero me ha dejado incólume la conciencia del dolor de tantas mujeres que no tuvieron la suerte que a mí me otorgó el azar en un asunto que los franceses resolvieron hace tanto tiempo y que nosotros, los españoles, teníamos también resuelto pero que hoy, con el pretexto de unos principios morales que ni siquiera pueden afianzarse, como pretende el Ministro, en conocimientos científicos, amenaza con devolvernos a la edad de las cavernas”.