Diagnóstico del ginecólogo: un “monstruo”. Veinte años después: Miss Italia

Diagnóstico del ginecólogo: un “monstruo”. Veinte años después: Miss Italia

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47243-salvados-aborto-valentia-sus-padres">Salvados del aborto por la valentía de sus padres</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47286-carta-abierta-jose-antonio-barragan-rosa-regas-no-hay-mayor-discapacidad-que-suya">Carta abierta de José Antonio Barragán a Rosa Regás: "No hay mayor discapacidad que la suya"</a>»

REDACCIÓN HO / REL.- Marisa Ferrante esperaba dar a luz a un «monstruo» según le había advertido su ginecólogo. A los 4 meses de gestación, el facultativo detectó, mediante unas pruebas, una malformación que no podía describir a la madre de la criatura.

Con energía recomendó a la paciente la necesidad de someterse a un aborto ante lo que podría nacer. Calificó de «Imprescindible» dicha intervención porque nacería una niña con numerosas deformidades, si es que el embarazo llegaba a buen puerto porque, el médico, también albergaba sus dudas. Por supuesto, la vida de la madre también correría peligro si es que se empeñaba en proseguir con la gestación.

Marisa, mujer católica que esperaba con alegría el alumbramiento de su bebé, se negó a someterse a tal práctica. «Yo quería a toda costa esa criatura» declaraba hace no mucho Marisa Ferrante. «No podía aceptar un destino tan cruel y mi tozudez me dio la razón». Pero, junto a estas razones «humanas» existían otras «sobrenaturales» como indica Marisa: «Me encomendé a las manos de Dios y tuve a mi hija», en declaraciones recogidas por Ángeles Conde de Religión en Libertad.

Nació su pequeña Anna: un bebé perfecto

Y así fue. En 1975 dio a luz a una niña perfectamente sana. Esa pequeña, Anna Valle, veinte años después se convertiría en Miss Italia. En 1995 la prensa italiana calificó a la modelo como belleza renacentista por su negra melena y sus rasgos suaves. Sus ojos verdes y su 1,78 son reflejo de aquella «tozudez» de Marisa. La priopia Anna, consciente de su historia, al defender su candidatura ante el público en el certamen de Miss Italia, pidió al público que la votara a ella para «darle una alegría a mi madre».

Anna Valle consiguió el titulo de Miss Italia en 1995 y luego ha desarrollado su carrera artística como actriz.