Lou Xiaoying: icono provida en la China del 'hijo único'

Lou Xiaoying: icono provida en la China del 'hijo único'

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46711-aborto-forzoso-en-china-hu-xia-embarazada-casi-ocho-meses-nueva-denuncia">Aborto forzoso en China: Hu Xia, embarazada de casi ocho meses, nueva denuncia</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/45872-terrorifica-politica-china-hijo-unico-testimoniada-congreso-eeuu">La terrorífica política china del hijo único, testimoniada ante el Congreso de EEUU</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46759-parlamento-europeo-condena-abortos-forzosos-en-china">El Parlamento Europeo condena los abortos forzosos</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/41759-como-cerdos-en-matadero">Aborto forzoso en China: “Como los cerdos en el matadero”</a>»

REDACCIÓN HO - Lou Xiaoying es una auténtica heroína y una gran inspiradora de iniciativas provida; el Daily Mail nos ofrece los detalles del asombroso trabajo con los bebés abandonados protagonizado por esta anciana de 88 años, que pese a su edad y a padecer una insuficiencia renal ahora muy agravada, sigue dando testimonio: ha rescatado a más de 30 niños chinos abandonados en las calles, carreteras y vertederos de Jinhua, en la provincia oriental de Zhejiang, donde se las arregló para ganarse la vida mediante el reciclaje de basura.

Uno de sus niños rescatados, ahora al cuidado de su hijo mayorElla y su difunto esposo, Li Zin, que murió hace 17 años, mantenían cuatro de los niños rescatados; al resto les encontró otras familias entre sus familiares y amigos. Su hijo más joven Zhang Qilin - ahora sólo siete años de edad – lo encontró en un cubo de basura cuando Lou tenía 82 años. "A pesar de que ya estaba vieja, simplemente no podía ignorar al bebé y dejarlo morir en la basura. ¡Se veía tan dulce y tan necesitado!. Tuve que llevarlo a casa conmigo ", declara.

Lou y su marido, cuidando a los bebés"Lo llevé a nuestro hogar, que es una modesta casa muy pequeña en el campo, y le cuidé para que mejorara su salud. Ahora es un niño feliz y saludable. Mis hijos mayores me ayudan a cuidar a Zhang Qilin, es muy especial para todos nosotros”, afirma.

"Todo empezó cuando me encontré con el primer bebé, una niña, en 1972, mientras estaba recolectando basura. Estaba acostada entre los desperdicios, en la calle, abandonada. Habría muerto si no la hubiéramos rescatado. Verla crecer y hacerse fuerte nos dio tanta felicidad , que fue consciente de mi verdadero amor hacia el cuidado de los niños. Me di cuenta  de que si tenía la fuerza suficiente para reciclar la basura ¿cómo no para recoger algo tan importante como las vidas humanas?", explica. "Estos niños necesitan amor y cuidado. Son todas preciosas vidas humanas. No entiendo cómo la gente puede abandonar un bebé, tan vulnerable, en las calles”.

Amor por la vidaLou tiene una hija biológica, Caiying Zhang, que ahora tiene 49 años. Esta anciana ejemplar ha, dedicado su vida a cuidar de los bebés abandonados. Su testimonio se ha extendido por todo el país, donde millares de bebés son abandonados en las calles por sus padres, golpeados por la pobreza y sobre todo por la política del hijo único impuesta en China.

Una gran admiradora de Lou declara: "Ella es una respuesta a la vergonzosa actitud de los gobiernos, las escuelas y las personas que están ahí y no hacen nada. No tiene dinero ni poder, pero salvó a los niños de la muerte o de algo peor" . "En la comunidad local es bien conocida y muy respetada por su trabajo con los niños abandonados. Ella hace todo lo posible. Es una heroína local. Pero, por desgracia hay demasiados  bebés abandonados en China, que no tienen ninguna esperanza de sobrevivir”, lamenta.

Aberrante situación

La semana pasada acaparó el interés informativo la noticia de un bebé afortunado, que ha logrado sobrevivir tras sufrir un corte en la garganta y ser depositado después  en una bolsa de plástico arrojada a un cubo de basura en la ciudad de Anshan, en la provincia nororiental china de Liaoning. El bebé, una niña, es una nueva víctimas de la política del hijo único impuesta por la dictadura comunista en China país, que se ceba especialmente con el sexo femenino; al permitirse sólo  un hijo por familia, los padres prefieren a los niños y las niñas  simplemente se  desechan y eliminan. El infanticidio azota especialmente a las zonas rurales: en las ciudades, también son frecuentes que sean abandonados en las calles, pero no asesinados.  

La fuerza de la vida: La pequeña logró sobrevivirLa historia de este bebé ha horrorizado en China. La pequeña fue descubierta cuando un transeúnte fue a arrojar algo de basura en la papelera y vio lo que él pensaba que era un bebé muerto en la bolsa. El ciudadano  dio aviso a la policía: la bebé estaba morada y no se había movido hasta que se examinó la bolsa más de cerca. Un testigo que vio a la niña cuando fue trasladada al hospital señalaba: "Todavía respiraba y tenía latido. La sangre de la herida teñía todo el cuerpo”. Los médicos declararon que si hubiera permanecido en la bolsa unos minutos más, habría muerto de asfixia, y que en todo caso ya presentaba síntomas por la falta de oxígeno, a lo que correspondía su color púrpura. Añadieron que la niña había nacido prematura, probablemente entre las semanas 32 y 34, y con un peso de 1,4 kg. Uno de los doctores declaró además que si el corte se lo hubieran perpetrado con un milímetro más de profundidad,  el bebé habría muerto

La política del hijo único

"Prohibido discriminar, maltratar o abandonar a las bebés niñas", aún dice el cartelLa inhumana medida de planificación de nacimientos se impuso en China en 1978. A las parejas que incumplan la limitación de un hijo tienen que pagar una multa o cuota. Si se conoce antes, las mujeres son sometidas a abortos forzosos. Los que se adhieren a la norma generalmente reciben un certificado con el que pueden obtener beneficios económicos, tales como recibir un salario mensual extra cada año hasta que el niño cumpla 14 años.

La política permite excepciones en algunos casos de parejas rurales, parejas sin hermanos en ambos lados, y las minorías étnicas. Los residentes de Hong Kong y Macao están exentos de cumplir con esta política, como también los extranjeros que viven en China. Algunas zonas rurales del país permiten a las parejas tener un segundo hijo si el primogénito es una niña, pero muchos padres se sienten presionados para producir un heredero y terminan abandonando a las niñas. Si el segundo hijo vuelve a ser una niña, no se les permite tener más hijos. Es extremadamente raro encontrar una familia que tiene dos hijos.

El gobierno chino reconoce que esta política ha evitado más de 400 millones de nacimientos, y en 2010 se informó de que por cada 120 niños nacidos hay 100 niñas. Los críticos dentro de China y en todo el mundo han condenado esta política, denunciando también  al gobierno de los casos de aborto forzosos.

A pesar del hecho de que es ilegal matar a los bebés recién nacidos en el país, el infanticidio femenino y el hecho de no informar los nacimientos de mujeres es una constante, sobre todo en las zonas rurales. La conferencia internacional sobre los derechos humanos celebrada diez años antes de que se impusiera esta política proclamaba: "Los padres tienen un derecho humano básico de determinar libre y responsablemente el número y el espaciamiento de sus hijos."