La esperanza de vida de los Sd. de Down: 150 días

La esperanza de vida de los Sd. de Down: 150 días

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47165-ciencia-aborto-causa-dolor-no-nacido">«Desde la Ciencia: El el aborto causa dolor al no nacido»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/np/ginecologos-provida-piden-sego-que-respalde-abolicion-aborto-eugenesico">Ginecólogos DAV pide a la SEGO que respalde la abolición del aborto eugenésico</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/45308-ginecologos-dav-abre-ojos-comunidad-cientifica-barbarie-aborto-eugenesico">Ginecólogos DAV abre los ojos a la comunidad científica sobre la barbarie del aborto eugenésico</a><br>»
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46875-mama-te-han-dicho-que-te-tienes-que-hacer-amniocentesis">«Mamá, ¿Te han dicho que te tienes que hacer una amniocentesis?»</a>

Ginecólogos por el Derecho a Vivir, por el Dr. Esteban Rodríguez, presidente de la comisión deontológica.- La medida anunciada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón sobre la intención del Gobierno para proteger a los concebidos que deberían nacer con alguna discapacidad o dependencia supone una esperanza para todos esos seres humanos para los que un diagnóstico prenatal adverso ha sido sinónimo de pena de muerte. 

Desde el año 1985, en el que entró en vigor la ley de aborto del Gobierno de Felipe González, en España han sido eliminados antes del parto unos 45.000 niños en gestación bajo el supuesto de «riesgo fetal», que permitía el aborto hasta los cinco meses y medio. En el último año, gracias a la «ley Aido» que amplió el plazo sine die cuando se tratase de lo que el legislador llamó «enfermedades incompatibles con la vida» e «incurables en el momento del diagnóstico» fetos diagnosticados de Síndrome de Down a las 32 semanas han sido eliminados sin piedad y en total impunidad.

El grupo humano que más ha sufrido este despiadado uso del diagnóstico prenatal ha sido precisamente el de los Síndrome de Down contra el que existe un eficaz sistema de selección y detección prenatal extendido por todo el país con la complicidad de los profesionales médicos y sociedades científicas como la SEGO. 

En torno al 90 por ciento de las personas que deberían haber nacido con este síndrome han sido eliminadas antes de haber vivido entre 150 y 165 días cuando han sido delatadas por el sistema sanitario en el plazo establecido. La razón de ello ha sido la desprotección jurídica del derecho a la vida de esta categoría de seres humanos que han sido discriminados por razones de salud y de edad por las leyes abortistas que han existido en este país.

La sinrazón ha llegado al extremo de que los jueces condenasen a los médicos cuando el fallo o la ausencia de un diagnóstico prenatal «privó a los padres de la información necesaria para decidir sobre la continuidad del embarazo». Es decir, que se condena a los médicos o al sistema sanitario porque nazcan vivos niños con símdrome de Down. En este ambiente, las presiones que sufren los padres son evidentes; la sombra de la crueldad y de la inmisericordia planeará sobre aquellos que deciden amar a sus hijos discapacitados y dependientes o con corta esperanza de vida hasta su final natural y sobre aquellas madres que, en casos extremos, dan a sus hijos lo único que les pueden dar: su matriz para que vivan en ella el tiempo que su naturaleza tenga previsto.

Esperemos que Ruiz-Gallardón se sume cuanto antes a esos ginecólogos y padres con mayúsculas que decidieron proteger las vidas de los hijos más vulnerables y sea para estos un verdadero abogado defensor cuando otros profesionales de la medicina y sus propios padres no estén decididos a defenderlos.

Recursos informativos: