La administración Obama vuelve a llamar terroristas a los provida

La administración Obama vuelve a llamar terroristas a los provida

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46600-descubierto-campana-mediatica-democrata-obispos-eeuu">Al descubierto la campaña mediática demócrata contra los obispos de EEUU</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46508-arranca-quincena-libertad-en-eeuu">'Quincena por la Libertad' en EEUU</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/45896-43-organizaciones-catolicas-demandan-gobierno-obama-mandato-abortista">El gobierno de Obama, demandado por todo el país ante su imposición abortista</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44792-obama-usa-falacias-imponer-aborto-en-su-ley-salud">Obama usa falacias para imponer el aborto en su Ley de Salud</a>»

REDACCIÓN HO / ALFA Y OMEGA.-  Es la tercera vez que la Administración Obama califica como terroristas a los grupos o individuos provida.  Lejos de querer buscar una solución en la polémica en torno a la reforma sanitaria, el Presidente insiste en que la Iglesia Católica pague seguros a sus empleados donde se incluya la cobertura del aborto, la anticoncepción y las esterilizaciones 

El Gobierno de Estados Unidos ha vuelto a calificar como terroristas a los anti abortistas a través de un documento elaborado por del Departamento de Seguridad Nacional, bajo el título de Los puntos calientes del terrorismo y otros delitos en los Estados Unidos, 1970 a 2008. En el mismo documento, se hace referencia a grupos terroristas como ETA.

En el apartado de motivaciones ideológicas que pueden llevar al terrorismo, el documento habla de de los Single Issue, es decir, de «grupos o individuos que obsesivamente se centran en causas muy específicas», como «por ejemplo [los] anti aborto, anti católico, anti nucleares o anti Castro». Y añade: «Esta categoría incluye a grupos de todas las partes del espectro político».

«El objetivo de este programa es apoyar la investigación que ayudará a la inteligencia y a la aplicación de la ley comunitaria en la identificación de potenciales amenazas terroristas y responsables de políticas de apoyo en el desarrollo de las actividades de prevención», afirma el departamento de seguridad.

No es la primera vez que los provida estadounidenses son considerados como terroristas a los que hay que vigilar. Según la agencia Lifenews.com, en enero de 2010, el candidato de Barack Obama para encabezar el organismo encargado de mantener a salvo a los viajeros estadounidenses de los ataques terroristas (TSA), Erroll Southers, incluyó a los anti abortistas en una lista de grupos terroristas.

Ya en 2009, un documento interno de la administración Obama, el Domestic Extremism Lexiconcalificaba a los defensores del derecho a la vida que se opinen al aborto como personas racistas, violentos y promotores de actos criminales. En este diccionario de términos terroristas se hablaba del extremismo anti abortista.

Obama rompe con los católicos

Esos ataques léxicos van acompañados de la confirmación, por parte del Presidente Barack Obama, de que hospitales, colegios y entidades sociales católicas o de otras confesiones no estarán exentos de contratar seguros con coberturas como abortos, anticonceptivos o esterilizaciones. La Iglesia tradicionalmente ha defendido la cobertura sanitaria universal en Estados Unidos, pero ha rechazado con firmeza que se obligue a los ciudadanos a actuar contra sus convicciones, y ha liderado la batalla por la libertad religiosa, con amplio respaldo desde otras confesiones e incluso de personas no creyentes.

Las obligaciones que el Departamento de Sanidad quiere imponer a la Iglesia ha provocado un conflicto de gran carga simbólica: las organizaciones caritativas de Chicago, las que dieron el primer impulso a la carrera política de Barack Obama, se han sumado a las denuncias contra el Presidente. En un carta escrita por el arzobispo de Chicago, monseñor Michael Boland, el pasado 9 de julio, la Iglesia anunció que las organizaciones caritativas de Chicago se han unido a la demanda colectiva que cursa actualmente ante la Corte federal de Chicago en contra del mandato del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS). Según el prelado, «la libertad religiosa ha resultado comprometida en violación a la Primera Enmienda de la Constitución».