Madrid suprime las convocatorias de becas de comedor y de libros

Madrid suprime las convocatorias de becas de comedor y de libros

El cheque-libro se sustituirá el curso que viene por el sistema de préstamo, que gestionarán los centros educativos, sin saberse aún la cuantía que percibirán. El gobierno regional niega que la medida sea impopular.

REDACCIÓN HO.-  Las becas de comedor y para libros, que la Consejería de Educación y Empleo de la Comunidad  de Madrid pública todos los años por estas mismas fechas, se suprimirán de cara al próximo curso. El presupuesto para estas ayudas era de unos 59 millones de euros, 30 millones para libros y algo más de 29 millones para becas de comedor.

La noticia  de la supresión del cheque-libro y su sustitución por el sistema de préstamo se hacía pública ayer, y hoy ha sido tema de polémica durante toda la jornada. Con estas palabras justificaba hoy el vicepresidente madrileño, Ignacio González, la medida:

"Hasta ahora, lo que hacíamos era que todos los años se compraban nuevos libros y eso suponía un gasto muy alto y realmente tampoco tenía mucho sentido, puesto que a lo que tenemos que tender es a que los libros duren dos o tres años y se puedan pasar de unos a otros". 

Aludiendo a la vuelta de las costumbres de antaño, cuando los libros pasaban de hermano a hermano, González negaba igualmente que se trate de una medida impopular:

"Yo creo que la medida no es impopular: aquí lo que hay que garantizar a los niños es que tengan el material escolar necesario para poder seguir las clases, y formarse y aprender de la mejor manera posible. Si esto ya existe en otras comunidades autónomas y se está demostrando que funciona bien y que no está planteando ningún problema, creo que es una buena medida, ahora que tenemos que ajustar los gastos, sin afectar al fondo de los servicios públicos".

En el curso 2006-2007 Esperanza Aguirre puso en marcha el cheque-libro, para que las familias madrileñas con alumnos en Primaria y en Secundaria pudieran ahorrarse dinero en libros de texto. Ahora serán los centros educativos los encargados de gestionar los préstamos, para lo que recibirán una transferencia directa. Los préstamos incluyen el segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Con los libros adquiridos por los centros, éstos crearán un fondo bibliográfico para realizar la cesión a los alumnos y asegurar su mantenimiento.

Becas de comedor

De igual forma, está en estudio qué fórmula utilizar para suplir la no convocatoria de becas de comedor. Se podría transferir a los centros escolares dinero para las ayudas de comedor a los alumnos con más necesidades y menos recursos.

También, añadieron las citadas fuentes, se está analizando la posibilidad de fomentar el uso de tarteras para llevar la comida, por lo que se podrían instalar microondas para calentar los alimentos.

Lo que todavía no se conoce son las cantidades que se transferirán para atender las necesidades de los alumnos en materia de libros de texto o gastos de comedor.

Críticas del PSM e IU 

El secretario general del PSM y portavoz de los socialistas en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, considera que el cambio de becas por préstamo de libros de texto anunciado este jueves es el reflejo de que el Gobierno del PP "piensa para el tres por ciento más rico" de la Comunidad y, por tanto, "sólo para las élites".

"Como esas nunca se ven en las circunstancias ni se imaginan lo que es no tener dinero para comprar los libros de tus hijos, pues son incapaces de ponerse en el pellejo de miles de familias que están sufriendo esta crisis económica que no han provocado ellos sino los de las élites", considera el socialista.

Para Gómez "no hay para becas de comedor para la gente, no hay para médicos que atienden a la gente, no hay para tratamientos oncológicos que atienden tratamientos de cáncer, pero sí que miembros del Gobierno de la señora Aguirre encuentran trabajo de un día a otro como altos directivos en importantes empresas públicas". "Me refiero al hermano del vicepresidente del Gobierno, las mismas manos que están tocadas con presuntos casos de corrupción son las manos que cortan derechos esenciales de las personas. No solo es injusto sino que hay que ponerle freno de manera contundente y rotunda", concluyó.

La diputada de IU en la Asamblea de Madrid Lali Vaquero, ha calificado la medida como "recorte sangrante" por parte de la Comunidad a las políticas sociales y educativas.  Vaquero ha instado al Ejecutivo regional que, dado que parece dispuesto a potenciar el sistema de préstamo de libros, dirija esos recursos solo a los centros "que más lo necesiten", y no que o sea repartido de manera homogénea entre todos. "Evidentemente, no es lo mismo Villaverde que Pozuelo", ha agregado, para remarcar que el carácter público de los centros deben ser otro requisito para dotar de fondos a los centros. En caso de que no se aplique estos criterios, Vaquero ha advertido de que se podrían "estigmatizar" a los niños de las zonas más desfavorecidas.