El OLRC pide a Botella que no declare 'Festejo Popular' el 'orgullo gay'

El OLRC pide a Botella que no declare 'Festejo Popular' el 'orgullo gay'

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46497-alcaldesa-madrid-no-recorta-sino-que-intensifica-celebracion-gay">«La alcaldesa de Madrid “no recorta” sino que “intensifica” la celebración gay»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/45781-amenabar-alaba-madrid-ser-ciudad-que-le-dio-libertad-vivir-su-condicion-sexual">Amenábar alaba Madrid "por dejarme vivir mi condición sexual"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/43557-ayuntamiento-madrid-patrocina-exposicion-blasfema">El Ayuntamiento de Madrid presume de la fotografía blasfema del T. Español</a>»

REDACCIÓN HO.-  A través de los medios de comunicación, el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia ha sabido que el Ayuntamiento de Madrid quiere declarar festejo popular la “semana del orgullo gay”. El Partido Socialista de Madrid (PSM), liderado por Tomás Gómez, pedirá en la Junta Municipal del Distrito Centro de la capital, declarar Bien de Interés Cultural dichas celebraciones. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, del Partido Popular, dio a conocer ante los medios esta iniciativa.  

Ante esto, el OLRC recuerda a Ana Botella y al resto de ediles madrileños "que esta fiesta se mofa año tras año de la jerarquía de la Iglesia Católica, así como de los dogmas y creencias de los católicos". "Por tanto -añade en , una nota remitida a HO-, vulnera el artículo 16 de la Constitución Española y el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, a la que España está adherida".  

"Las manifestaciones que se celebran en estas celebraciones dañan frecuentemente los sentimientos religiosos de muchos madrileños y de muchos españoles", denuncia Pedro Golmayo, presidente del OLRC, quien pide a Botella y a su equipo de Gobierno que “dejen de ignorar y vilipendiar los sentimientos religiosos de muchas personas, como ya hicieron al no querer retirar la fotografía de la exposición ‘Camerinos’ que ridiculizaba a Jesucristo y subraya que “la libertad religiosa es un derecho fundamental que debe ser protegido por los distintos gobiernos, en este caso por el de la ciudad de Madrid” pues “los católicos no son ciudadanos de segunda clase”.