Melinda Gates organiza una cumbre abortista en Londres

Melinda Gates organiza una cumbre abortista en Londres

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/45831-gobierno-britanico-financia-esterilizaciones-forzosas-en-india">El Gobierno británico financia esterilizaciones forzosas en India</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37922-parches-anticonceptivos-veneno-mortal">Parches anticonceptivos, veneno mortal</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/22390">Ni la crisis logra afectar a las subvenciones al aborto</a>»

REDACCIÓN HO.- El próximo 11 de julio de 2012, tendrá lugar en Londres, una cumbre abortista. Entre sus organizadores se encuentra el propio Gobierno del Reino Unido y la Fundación de Bill y Melinda Gates. Todo en estrecha colaboración con el Fondo de Población de las Naciones Unidas, y el mayor proveedor de abortos del mundo: Planned Parenthood, muy interesados en implementar el aborto y la contracepción en los países pobres.

El multimillonario matrimonio Gates se muestra siempre muy implicado en promover a gran escala la muerte de los niños en el seno materno y reducir a toda costa el número de nacimientos, sobre todo en los países en desarrollo.

Su preocupación no pasa por mejorar las condiciones de vida de los habitantes menos afortunados económicamente, pero cambio, su objetivo primordial se centra en reducir la población mundial, utilizando cualquier medio para desarrollar lo que ellos llaman el “derecho de salud reproductiva y sexual”.

Para lo cual, Melinda Gates no duda en atacar la fe católica y a todos católicos, pues le resulta muy molesta la defensa de la Vida desde la concepción hasta su fin natural, y la defensa de la dignidad de la persona humana.

Si quieres, puedes firmar AQUÍ una petición a Melinda Gates para que deje de atacar a los niños, a las mujeres y a todas las familias, con sus cumbres abortistas. Encuentros que buscan presionar a gran escala a los Gobiernos y a las mujeres para que vean a los niños como una “carga” prescindible.

En sus cumbres, por supuesto, no se habla de los más de 42 millones de bebés abortados en todo el mundo cada año, ni se habla de las secuelas para toda la vida de millones de mujeres que sufren el síndrome postaborto, ni de sus altos índices de suicidio. En cambio, su visión sí es el “embarazo como un problema” y, sí son las “secuelas” de éste, porque puede haber “riesgo”, y éstas pueden ser “para toda la vida”.