“Abandonando a Dios por causa de la Ciencia”

“Abandonando a Dios por causa de la Ciencia”

Debi Vinnedge es presidenta de una de las más destacadas organizaciones próvida de EE.UU. -Children of God for Life-. Vinnedge publicó el 13 del presente mes de junio, un pormenorizado estudio muy documentado bibliográficamente, con la intención de hacer un repaso histórico de los más lamentables hechos “de ciencia” ocurridos desde el año 1900 hasta nuestros días.

REDACCIÓN HO (Debi Vinnedge).- Hechos que suponen todavía en muchos casos la base fundamental, de una herencia perversa, que conserva la Ciencia de nuestros días, y por los que nadie ha pedido perdón, ni se ha retractado.

La traducción es de Frank Kures:

“¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí…” (Gen 4:10)

Hay momentos en la historia de la humanidad cuando debemos detenernos mucho y examinar la senda que hemos tomado en el pasado, y más importantemente, examinar qué senda tomaremos en el futuro para corregir la ruta torcida que nos ha llevado hasta aquí desde el principio.

Tal ha sido el caso en que élites sociales, médicos y científicos en su celo por el poder y la gloria no vieron nada malo en poner fin deliberadamente a la vida de un ser humano prójimo para el llamado mejoramiento de otros a quiénes se juzgaba merecedores de conservar. Este reportaje nos llevará de vuelta a una de las eras más detestables y vergonzosas de la historia – comenzando a principios de los años 1900 – de vuelta a un tiempo respecto del cual pocos de los que leen este artículo ni siquiera sabrían que existía en Estados Unidos. E increíblemente, lo que está Ud. a punto de leer se consideraba comportamiento perfectamente aceptable en la mayoría de los círculos.

El año era 1910 y un hombre llamado Harry H. Laughlin estaba figurando en las noticias con sus posiciones influénciales como Director de la recién creada Oficina de Archivos Eugenésicos, que fue fundada por las familias Harriman y Rockefeller y el Instituto Carnegie. Conocido tanto por amigos y enemigos como uno de los mayores racistas y antisemitas de principios del siglo veinte, Laughlin fue nombrado para encabezar el “proyecto de la raza maestra” que buscaba escardar a los indeseables de la sociedad. [1]

En su informe a la Comité en 1914, Laughlin notó sin ambages que “a los padres defectuosos se les debe impedir tener hijo alguno”, y entonces describió su método propuesto de lograrlo. En breve:

“De allí la selección de ciertos padres potenciales, y la eliminación de otros, es la única base de cualquier tipo de programa eugenésico efectivo posible… Que la tendencia aparente actual de la sociedad propone esterilizar y así tajar las líneas de descendencia tan sólo de personas ampliamente demostradas en cada caso particular a ser incapaz de entender o, si entienden, a ser incapaz de inhibir o controlarse él ó ella de una manera que evite la continuación de los rasgos indignos de él ó de ella. Permitir a tales individuos reproducir su especie ni es misericordioso ni justo”. [2]

Dentro de una década, Laughlin introdujo su “Ley Modelo de Esterilización Eugenésica”, de nivel estatal, en 1922, que requería la esterilización obligatoria de aquellos considerados inadecuados para procrear. Éstos incluirían a los “endebles de mente”, los mentalmente impedidos, los epilépticos, los sordos, los ciegos, los sin-hogar y los ofensores crónicos de la ley. Para 1931 veintiocho estados habían establecido la legislación. Posteriormente, en 1933, este modelo estadounidense pasaría a ser el prototipo para la Ley Nazi para Impedir Descendentes Afligidos con Enfermedades Hereditarias, de Adolf Hitler. Hitler mismo reconoció a Laughlin con un doctorado extraordinario en la Universidad de Heidelberg por su contribución a la eugenesia. [3]

Laughlin se movía en círculos sociales de élite y se rodeaba de personas de pareceres parecidos como por ejemplo Margaret Sanger y Foster Kennedy. Hoy sabe mucha gente de la contribución de Sanger al establecimiento de Planned Parenthood y la limpieza étnica que ella apoyaba y ayudaba a financiar. Asimismo, Kennedy no tenía remordimientos acerca de su personal agenda, que era no sólo la extensa esterilización de los inadecuados, sino también la matanza de los niños imperfectos al nacer. De hecho, su creencia radical era que los niños hasta los cinco años de edad deberían ser ejecutados para poder “aliviar a los defectuosos de la agonía de vivir”. [4]

Interesantemente, estas nociones no se limitaron a los Estados Unidos o siquiera a Adolf Hitler, quien, en los cuatro primeros años después de la promulgación de su Ley para la Protección de Prole Genéticamente Deformada, esterilizaría más de 300.000 personas. [5] Mundialmente leyes similares a EE.UU. surgían en otros países también, notablemente en Suecia, un país que esterilizó a más de 60.000 personas y que alberga al Instituto Karolinska, infamemente conocido como el centro de cosecha de bebés abortados usados en investigaciones documentadas desde los años cincuenta hasta inclusive los setenta.

Mientras tanto, en Canadá una mujer de nombre Helen MacMurchy fue elegida al cargo de Inspector de los de Mente Endeble, de Ontario, en 1915. El trabajo de la Dra. MacMurchy involucraba la salud pública y el trabajo con madres solteras para ayudarles a criar a sus hijos. En aquel tiempo las madres solteras se consideraban de “mente endeble” y así, inadecuadas para procrear, debido en gran parte a estudios publicados por el Dr. Henry H. Goddard, un notado psiquiatra y eugenista americano que sostenía haber un eslabón entre incapacidad mental e inmoralidad y que ambos eran problemas genéticos. [6] Su trabajo adelantaba rápidamente la descarada agenda del movimiento eugenésico incluyendo la institucionalización y la esterilización forzada.

Así fue tarea fácil para la Dra. MacMurchy lanzar su propio objetivo que era persuadir al Gobierno canadiense de que la mejor manera de eliminar las “debilidades hereditarias” era por la eugenesia. Ella veía tanto al aborto como a la esterilización como la respuesta a la prevención de “bebés degenerados”. [7]

Doce años más tarde el caso señero Buck v Bell del Tribunal Supremo de los Estados Unidos pondría los cimientos de lo que vendrían a ser décadas de quebrantamientos y abuso de los derechos humanos. En mayo 1927, en una decisión de 8 a 1, el Tribunal aceptó que una mujer de nombre Carrie Buck, su joven hija y su madre eran todas de “mente endeble” y que estaba en el interés del estado mandar esterilizar a Carrie.

El único disidente en al Tribunal fue Pierce Butler, un devoto católico que rehusó escribir una opinión de disentimiento. Sin embargo, el Juez Oliver Holmes no tuvo problema para asertar el poder del Tribunal al declarar: “Tres generaciones de imbéciles son bastantes”. [8] De hecho Carrie fue esterilizada y trágicamente su única hija murió a edad temprana. El caso establecería un precedente de opinión pública respecto de qué y quien era aceptable y adecuado para la sociedad que perduraría durante los siguientes 40 años hasta que la mayoría de las leyes fueran derogadas para mediados de los años setenta.

Carrera para la curación

Mientras tanto, Foster Kennedy estaba floreciendo en su carrera como Jefe de Neurología en el Hospital Bellevue en Nueva York, que era un instituto tanto para dementes como para mujeres de mente endeble. Pero lo que pasaba detrás de las puertas de su instituto era nada menos que siniestro.

En una publicación de 1936, investigadores médicos informaron sobre su trabajo, que se estaba teniendo lugar en el Hospital Bellevue; investigaciones que apenas llamaron la atención o llevaban a fruncir las cejas, ya que la mayoría había llegado a aceptar la decisión del Tribunal Supremo como ley arraigada. De hecho, en aquel momento no había ni siquiera nada malo con lo que estaban haciendo estos científicos:

“Una nueva aproximación se hizo mediante el uso de embriones humanos de 3 ó 4 meses, obtenidos asépticamente por sección cesárea. (Los autores están en deuda con el Dr. Lance Monroe, del Hospital de Bellevue, por los dos embriones usados en esta investigación.) El cerebro y cordón, los pulmones, riñones, hígado y bazo fueron guardados en el frigorífico, retirándose fragmentos de estos tejidos para la preparación de media en intervalos de tres días”. [9]

¡Pare el carro! diría Ud. tal vez – el aborto aún no era legal – esto fue en 1936. Ah, pero el aborto sí que era ciertamente legal y aceptable si significaba poner fin a la vida de un niño que nacería a una mujer de “mente endeble” – uno que pudiese resultar menos que perfecto o que podría tener que depender de la sociedad para sufragar su manutención.

El objetivo último era prevenir esta mutación genética en todas las futuras generaciones mediante el aborto y la esterilización, irónicamente muy parecido al desarrollo de vacunas que un día podrían eliminar las enfermedades.

Y para que no piense que se trataba de tan sólo uno o dos experimentos, en el mismo documento los científicos observaron:

Aunque de momento no hay evidencia de adaptación a otro tejido nervioso embrionario, el método de iniciar crecimiento en el cerebro embrionario humano con la subsiguiente subcultura en el tejido embrionario de otras especies se está persiguiendo más allá.

Podría Ud. preguntar por qué estaban haciendo esto. Bien, si Ud. echara una mirada furtiva adelante a la nota, probablemente podría adivinar el porqué rapidito por el titulo y autores del artículo. El Dr. Albert Sabin estaba en las etapas tempranas de su investigación de la vacuna de polio. Y tal investigación no estaba confinada a tan sólo sus experimentos, porque a escala mundial los científicos estaban corriendo para ser el primero en encontrar una vacuna para el polio que estaba paralizando a más de 100.000 personas anualmente. Así que no sólo eran perfectamente legales los métodos de aborto y esterilización forzados, sino que se veían como algo heroico y laudable.

Mirando al norte hacía Canadá, también allí científicos describieron su trabajo gráficamente:

“Embriones de dos meses y medio a cinco meses de gestación se obtuvieron del departamento ginecológico del Hospital General de Toronto. Fueron colocados en un recipiente estéril y llevados con prontitud al laboratorio de virus del colindante Hospital para Niños Enfermos. No se usaron especímenes macerados y en muchos de los embriones aún latía el corazón en el momento de recepción en el laboratorio del virus”. [10]

Ellos notaron como tejido, músculo, corazón, hígado, cerebro y cordón espinal fueron usados primordialmente en sus experimentos iniciales, seguido por el uso de tejido pulmonar embrionario humano. Más importantemente, también usaron placenta y tejido tiroideo adulto así como tejidos de mono Rhesus, todos los cuales producían resultados exitosos.

No es pequeña la sorpresa de que éste era el mismo hospital donde la Dra. Helen MacMurchy primeramente trabajaba como jefa de la sala de maternidad y estableció la política eugenésica canadiense que continuaría por décadas.

Adicionalmente, los científicos notaron que éstos eran fetos intactos (a propósito, no embriones, ya que la mayoría habían rebasado bien la etapa de desarrollo embrionario). Como en los abortos de Nueva York que fueron conseguidos por sección cesárea, así también eran aquellos que fueron practicados en el Hospital de Partos/Mujeres de Boston a finales de los años 1940 hasta principios de los anos 1950.

Según los Doctores Enders y Wells, que ganaron el Premio Nobel por su investigación de polio:

Fue obtenido bajo precauciones estériles en el momento de histerotomía por indicaciones terapéuticas. Se han utilizado embriones de entre 12 y 18 semanas de gestación. Raramente se han obtenido tejidos de fetos nacidos muertos, o de niños prematuros en la autopsia… En los experimentos sobre la propagación prolongada de virus se usaron tres tipos de materiales embrionarios: elementos de piel, tejido conectivo, y músculo; tejido intestinal; tejido cerebral.

Los tejidos embrionarios fueron preparados de la siguiente manera. Cuando quiera que fuese posible el embrión se retiraba del saco amniótico bajo precauciones estériles, transferido a una toalla estéril y mantenido a 5º C hasta la disección”. [11]

Para explicar más a fondo, el tipo de aborto practicado – “histerotomía abdominal” – que es un tipo de sección cesárea – no una histerectomía – era una clara revelación en cuanto a lo que estaban haciendo estos médicos. Según la Revista de Obstétrica y Ginecología, debido a que la histerotomía abdominal se considera cirugía mayor y no un método rutinario de terminar un embarazo temprano, notaron: “Tan sólo se hace en especiales circunstancias tales como cuando se requiera una esterilización además de la terminación del embarazo, como en el caso de enfermedad cardíaca, diabetes, TB o enfermedad mental. [énfasis añadido] De lo contrario se emplea después del segundo trimestre”.

El Dr. Gonzalo Herranz, profesor de Histología y Embriología en la Universidad de Navarra, España, denuncia y describe como los abortos debieron hacerse idealmente cuando se deseaba material fetal para la investigación:

“La manera correcta consiste en valerse de una sección cesárea o en retirar el útero. Tan sólo de esta manera puede garantizarse la esterilidad bacteriológica. En cualquiera de los dos casos pués, para obtener células embrionarias para el cultivo, un aborto programado debe ser adoptado, eligiendo la edad del embrión y diseccionándolo mientras aún está vivo para sacar tejidos a colocarse en medios de cultivo”. [12]

Enders y Wells notaron en su investigación que “los tejidos de brazos y piernas (sin los huesos grandes), el intestino, y el cerebro fueron usados”. Sin embargo, también usaban muestras de prepucio neonatal, placenta y especies no-humanos de mono, embrión de pollito, ratón, conejo y vaca. Simplemente no era necesario usar material fetal abortado ni siquiera. Más tarde los científicos descubrirían la contaminación de las muestras del mono Rhesus con el peligroso virus SV40 y cambiaron al mono verde africano (células vero), el cual se usa todavía hoy para varias vacunas. [13]

Interesantemente, los fetos usados por los doctores Enders y Wells fueron proporcionados por sendos doctores Duncan Reid y Arthur Hertig del Hospital de Partos/Mujeres de Boston. [14]

Años más tarde, en 1974, Hertig testificaría su oposición a una prohibición de investigación con fetos abortados en Boston, a pesar del hecho de que todos sus colegas notaron que el material fetal abortado no era necesario para uso en las vacunas de polio.

Como se informa en el “Crimson News” de 29 de marzo, 1974, el Dr. Joseph Stanton de la Universidad Tufts notó que el proyecto de ley no prohibía la experimentación sobre fetos “espontáneamente abortados”.

“La vacuna Salk y la vacuna de sarampión pudieran haber sido desarrolladas sobre los riñones de fetos naturalmente abortados,” declaró Stanton.

Queda la cuestión de si esta práctica de aborto y esterilización forzado se limitaba a tan sólo la investigación para la vacuna de polio. Es improbable. Como se notó antes, esta limpieza étnica continuaba hasta bien entrados los primeros de los años 1970 y sin embargo experimentos usando bebés abortados también se estaban conduciendo para vacunas tanto de polio como de rubeola en los años 1950 y 1960. Los fetos abortados para estos experimentos fueron proporcionados a través del infame Instituto Karolinska en Suecia por el Dr. Sven Gard, que los estaba expidiendo a los Estados Unidos a su buen amigo y recién nombrado Director del Instituto Wistar en Filadelfia, el Dr. Hilary Koprowski.

Koprowski quería usar el tejido humano para desarrollar su vacuna de polio y Sven Gard estaba muy dispuesto a complacerle. Su interno Dr. Erling Norrby, describió como suministraba los fetos abortados para el Dr. Leonard Hayflick – el científico principal de Koprowski:

“Mi predecesor, como profesor de virología en el Instituto Karolinska en Estocolmo, Sven Gard, pasó un año sabático en el instituto Wistar en 1959, dos años después de que el instituto había sido tomado en posesión por el dinámico Koprowski. Uno de mis deberes como joven estudiante en el laboratorio en Estocolmo era diseccionar fetos humanos de abortos legales y enviar órganos al Instituto Wistar. Tal material era la fuente de muchos importantes estudios de líneas celulares en el Instituto, tales como el estudio de Leonard Hayflick de células WI-38”. [15]

Según los investigadores, el aborto mismo concreto de WI-38 se hizo voluntariamente porque “los padres entendían que tenían demasiados hijos”. [16] Incluso si aceptamos la palabra del abortista, esté era tan sólo uno de los más de 80 abortos involucrados con la producción de la vacuna de rubeola. [17]

Pero los experimentos sobre fetos abortados en Karolinska no terminaron con Hayflick y Koprowski. Según el difunto P. Paul Marx, antiguo presidente de Human Life International, el Dr. Ian Donald describió los experimentos que él había presenciado allí – todo en el nombre de la ciencia.

“Experimentos se estaban practicando en bebés abortados vivos próximos al termino a quienes no se les concedía la misericordia de un anestésico mientras se retorcían y gritaban en agonía, y cuando su utilidad se había acabado, fueron ejecutados y desechados como basura”. [18]

Conclusión

Cuando consideramos el trabajo de eugenesia por la Fundación Rockefeller, la actitud de los actores involucrados y su insensible desdén para los no nacidos, la posibilidad de abortos y esterilización forzados para obtener los fetos que últimamente llevó a una vacuna de rubeola exitosa no es tan sólo posible sino también altamente probable. Ha funcionado para el polio, ¿por qué no para la rubeola? Notablemente, Koprowski también había trabajado para el Instituto Rockefeller en Brasil a principios de los años 1940 en los mismísimos laboratorios donde se estaba desarrollando un programa de armas biológicas con la intención de despoblar países objetivos del tercer mundo. ¿Se requiere un esfuerzo de imaginación para concluir que a aquellos involucrados no se les pondría nada por delante para realizar su siniestra agenda, especialmente cuando el aborto de los hijos de las mentes endebles se consideraba como algo humanitario y noble a efectuar?

A los inocentes bebés no nacidos, sus corazones aun latiendo, sus cuerpos plenamente intactos, se les consideraba perjudiciales para la sociedad y no recibieron mejor trato que los judíos destinados a la ejecución por el régimen de Hitler – pero no antes de servir para algún tipo de propósito experimental. No parece posible en una sociedad civilizada, y sin embargo ocurría en los Estados Unidos, Canadá y Europa.

Desde aquella reprensible era en la historia de nuestra nación seguimos segando los beneficios de esa indecible maldad y, peor, algunos han usado las vacunas fetales provenientes de abortos para justificar una investigación inmoral adicional. (Véanse Referencias Finales) Hasta que terminemos con esta bárbara práctica, de una vez para siempre, seguirá empeorándo sin menguar. Nuestra desgraciada historia ya ha demostrado eso. La cuestión es: ¿Por cuánto tiempo más va a tener Dios misericordia para una nación que lo abandona por causa de la ciencia?

Referencias Finales: Justificando lo injustificable

  • Marzo 1974:

Dr. Arthur Hertig testifica que la prohibición de investigación fetal abortiva debiera ser levantada en el Estado de Massachusetts, citando la vacuna fetal abortiva de polio. Crimson News, 29 marzo, 1974

  • Enero 1993:

El Presidente Clinton aprueba la financiación federal de investigación fetal abortiva basada sobre los esfuerzos lobby de las empresas farmacéuticas, citando, para justificar la financiación, las vacunas de rubeola y polio producidas de líneas de células fetales abortadas.

  • Abril 2000:

Drew Miller, de la Universidad de Nebraska, justifica la investigación fetal abortiva con vacunas que se producen usando líneas de células fetales abortadas. Robert M. Allen, de Hastings, Junta de Regentes de la Universidad de Nebraska, “Fetal tissue research truly saves lives”, 4 abril 2000.

  • Abril 2000:

Audiencias del subcomité del Senado sobre financiación federal de investigación de células troncales embrionarias, el Senador Harry Reid usó la vacuna de polio desarrollada de fetos abortados para justificar la financiación. Audiencias del subcomité del Senado, testimonio, 28 de abril 2000, Washington, D.C.

  • Agosto 2000:

El Presidente Bush justifica su decisión de financiación federal de líneas de células troncales embrionarias existentes, basado en la aceptabilidad moral de la vacuna de varicela de feto abortado. New York Times, OP/ED, 12 de agosto.

Noviembre 2000:

En una carta a Children of God for Life, Merck asevera que el uso de líneas de células fetales abortadas es aceptable; no hay necesidad de producir alternativas morales.

  • Febrero 2001:

Leonard Hayflick firma con otros laureados Nobel una carta al Presidente Bush. Washington Post. http://www.washingtonpost.com/ac2/wp-dyn? pagename=article&node=&contentId=A37117-2001Feb21&notFound=true

  • Mayo 2002:

En una carta de respuesta a la protesta de Children of God for Life a Merck sobre el uso de una nueva línea de células fetales abortadas, PER C6, Merck asevera de nuevo que el uso de líneas de células fetales abortadas es aceptable.

  • Julio 2009:

El fundador católico de Neocutis, Marck Lemko cita las vacunas fetales de aborto para justificar su uso en cremas cosméticas. Correspondencia E-Mail de Mark Lemko; Contacto en línea de NEOCUTIS a la familia DeWilde, lunes 27 julio, 2009; 5:47PM.

  • Mayo 2011:

PepsiCo cita la investigación de línea de células fetales abortadas como “el estándar de oro para la industria” para justificar el uso de la línea de células fetales abortadas HEK (riñón embrionario humano) para desarrollar potenciadores de sabores para las bebidas.

Notas pie de página:

[1] Wilson, Philip K. (2002). “Harry Laughlin’s eugenic crusade to control the ‘socially inadequate’ in Progressive Era America”. Patterns of Prejudice 36 (1): 49–67

[2] Harry H. Laughlin, Eugenics Record Office, BULLETIN No. 10A 1914, Cold Springs Harbor, NY: Report of the Committee to Study and to Report on the Best Practical Means of Cutting Off the Defective Germ-Plasm in the American Population.

[3] Jackson, John P. & Weidman, Nadine M. (2005). Race, racism, and science: social impact and interaction. Rutgers University Press.

[4] M. Louis Offen, MD MPH, JD, Dealing with “defectives” Foster Kennedy and William Lennox on eugenics, Neurology September 9, 2003 61:668-673

[5] George Duncan, Lesser Known Facts of World War II

[6] Henry H. Goddard, 1912 The Kallikak Family A Study in the Heredity of Feeble-Mindedness

[7] James H. Marsh, Eugenics: Keeping Canada Sane, The Canadian Encyclopedia,

[8] Stephen J. Gould, “Carrie Buck’s Daughter,” Constitutional Commentary 2 (2) (1985): 333; on Buck v. Bell

[9] Albert B Sabin, Peter K. Olitsky, Proceedings of the Society for Experimental Biology and medicine, Cultivation of Poliomyelitis Virus in vitro in human embryonic tissue. Proc Soc Exp Biol Med 1936, 34:357-359

[10] Joan C. Thicke, Darline Duncan, William Wood, A. E. Franklin and A. J. Rhodes; Cultivation of Poliomyelitis Virus in Tissue Culture; Growth of the Lansing Strain in Human Embryonic Tissue, Canadian Journal of Medical Science, Vol. 30, pg 231-245

[11] Thomas H. Weller, John F. Enders, Frederick C. Robbins and Marguerite B. Stoddard; Studies on the Cultivation of Poliomyelitis Viruses in Tissue Culture : I. The Propagation of Poliomyelitis Viruses in Suspended Cell Cultures of Various Human Tissue; Journal of Immunology 1952;69;645-671

[12] Pietro Croce, MD, Vivisection or Science – a choice to make, Fetal Experimentation-Over the top; Part 1, p. 99-108.CIVIS, 1991, Hans Ruesch Foundation

[13] Bergsagel et al. New England Journal of Medicine 326: 988-993, 1992

[14] Charles H. Baron, Fetal Research: The Question in the States, Boston College Law School, School Faculty Papers, Digital Commons,

[15] Norrby, Erling “Listen to the Music: The Life of Hilary Koprowski (review)”, Perspectives in Biology and Medicine – Volume 44, Number 2, Spring 2001, pp. 304-306

[16] G. Sven, S. Plotkin, K. McCarthy, Gamma Globulin Prophylaxis; Inactivated Rubella Virus; Production and Biological Control of Live Attenuated Rubella Virus Vaccines; Amer J Dis Child Vol 118 Aug 1969

[17] Rene Leiva, MD, A brief history of human diploid cell strains, NCBC Quarterly; Autumn 2006, pp 449-450

[18] Father Paul Marx, OSB, Confessions of a Pro-Life Missionary, Human Life International, Front Royal, VA

 

 

Traducción completada el 19 junio 2012

L.D.V.M.