Peligra la reforma que reconocería la libertad religiosa en México

Peligra la reforma que reconocería la libertad religiosa en México

<a href="http://www.cem.org.mx/index.php/component/k2/item/1754" target="_blank">«Comunicado de los Obispos del 6 de junio de 2012»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44780-mexico-reforma-articulado-libertad-religiosa-acto-justicia">México: La reforma del articulado sobre libertad religiosa, "un acto de justicia"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46221-provocadores-cercanos-prd-profanan-procesion-corpus-en-mexico-df-pasividad-policial">Provocadores cercanos al PRD profanan la Procesión del Corpus en México DF</a>»

REDACCIÓN HO/Andrés Beltramo.- El corresponsal extranjero Andrés Beltramo informa, en su artículo que reproducimos a continuación, de que México tiene pendiente una reforma a su Constitución en materia de libertad religiosa. Un cambio ya aprobado en la Cámara de Diputados y en el Senado de la Nación pero que, para entrar en vigor, requiere del voto positivo de, al menos, 17 parlamentos locales de los 32 que conforman la República. Hace unos días el Congreso del estado de Baja California (al norte del país) votó en contra de esa iniciativa, poniendo en riesgo una reforma histórica.

En marzo pasado, poco después de la visita de Benedicto XVI, el Senado mexicano avaló una serie de modificaciones al artículo 24 constitucional, a través de los cuales se reconocerá explícitamente los conceptos de “libertad de conciencia” y “libertad religiosa”. Hasta ahora las leyes en ese país sólo garantizan la libertad de culto como, prácticamente, la única prerrogativa de las religiones.

Pese a ser la segunda nación del mundo por número de fieles católicos, todavía subsiste en México una fuerte herencia liberal-masónica, especialmente en las estructuras legales y gubernamentales. Por ello no fue para nada sencillo proponer un cambio a la Constitución en materia religiosa, que algunos sectores consideran como una “afrenta” a la laicidad del Estado.

Un ríspido debate, con abiertos ataques contra la Iglesia, obligó a lograr una mediación. Por una parte el Senado recortó varios pasajes de la reforma al artículo 24 y limitó su alcance. Por otra se decidió condicionar legislativamente ese cambio a la modificación del artículo 40 para agregar el concepto del “laico” al sistema representativo, democrático y federal.

Finalmente, y gracias a un acuerdo político, las reformas lograron el consenso necesario de los diputados y senadores federales. Y entonces fueron turnadas a los congresos estatales para su necesaria ratificación. Pero no pasó mucho tiempo y ya cosecharon su primer no.

Con un total de 23 votos en contra y ninguno a favor, los parlamentarios de Baja California rechazaron dar su aval. Pero sólo al artículo 24. Porque sí aprobaron el cambio correspondiente al Estado laico, con 16 votos a favor, seis en contra y una abstención.

La respuesta de los obispos no se hizo esperar. La Conferencia del Episcopado Mexicano difundió una nota firmada por los tres pastores de esa región: José Isidro Guerrero Macías (Mexicali), Sigifredo Noriega Barceló (Ensenada) y Rafael Romo Muñoz (Tijuana).

En la misma se dijeron “desconcertados” por la decisión de los parlamentarios, a quienes acusaron de desconocer la verdadera esencia de la libertad religiosa. Recordaron que la reforma no implica privilegio o discriminación hacia asociación religiosa alguna y precisaron que no haberla aprobado “contradice el espíritu democrático”.

El voto en Baja California sentó un poco alentador precedente. Dependerá ahora de los otros parlamentos locales si la Constitución Mexicana finalmente reconocerá a plenitud la libertad de conciencia y credo o si, simplemente, decide mantener una concepción obsoleta de un derecho natural propio de todos los ciudadanos.