Aído vuelve a aparecer en la política española

Aído vuelve a aparecer en la política española

De la mano del Gobierno del PP, que apoya y paga las políticas abortistas de la ONU.

REDACCIÓN HO.- El Gobierno del PP, a través de la ministra Ana Mato, abre de par en par las puertas del presupuesto y de la vida política nacional a la antigua ministra del aborto, Bibiana Aído.

El secretario de Estado de Igualdad, Juan Manuel Moreno,  dependiente del Ministerio de Sanidad, y la directora general de ONU-Mujeres, Michelle Bachelet, donde Aído ejerce sus labores de asesora, estudian la instalación en España de un observatorio internacional sobre la mal llamada violencia de género.

Moreno y Bachelet mantuvieron una reunión este jueves durante más de hora y media en Nueva York en la que, según contaron, el representante del Gobierno de Rajoy subrayó la experiencia y gestión acumuladas por España en los últimos años en materia de lucha contra la “violencia de género”.

Moreno ha confirmado que el Gobierno de España estaría dispuesto a acoger el observatorio. Pero en Ejecutivo del PP quiere “obsequiarnos” con más zapaterismo. Nuestro Gobierno se ha mostrado interesado en la iniciativa de Bachelet de crear una red internacional de hombres de "prestigio social" contra la “violencia de género”. Y además Moreno ha trasladado a Bachelet el interés del Gobierno por recibirla para que esta pueda participar en un acto de "órbita mundial" a favor de las políticas de igualdad y promover así una de las líneas maestras de la Secretaría de Estado, que es la equiparación de hombres y mujeres en la empresa, tanto en el plano jerárquico como en el de remuneración.

Para no quedarse atrás en la defensa de los valores del zapaterismo, el Gobierno de España es el principal donante de fondos de la institución internacional presidida por Bachelet en virtud de los acuerdos alcanzados por el anterior Ejecutivo y mantenidos por Ana Mato y Rajoy. Moreno se ha apresurado a asegurar que el Gobierno "quiere mantener esta situación".

Además el Gobierno español del PP y Bachelet han incidido en "preservar e incentivar" la gestión de ONU-Mujeres en los países árabes y del África subsahariana, donde esta organización promueve la "salud sexual y reproductiva", que siempre aparece acompañada de programas abortistas.