Alerta ante las posibles iniciativas contra la vida y la familia en Francia

Alerta ante las posibles iniciativas contra la vida y la familia en Francia

«<a href="http://congresomundial.es/">Defiende la vida y la familia: participa en el WCF Madrid 2012</a>»

En alerta, en FranciaREDACCIÓN HO.- Respecto al matrimonio, Hollande prometió durante la campaña que propondrá un proyecto de ley "en la primavera de 2013 a más tardar" para satisfacer las exigencias del lobby gay.  Enarbolando una falsa bandera en torno a la 'igualdad', el líder socialista prometió también acordar el "derecho de adopción" a las parejas del mismo sexo.  Hollande aclaró que apoya la adopción si la pareja homosexual se compromete a "un verdadero proyecto familiar". Por otro lado, dijo no aprobar "las madres de alquiler".

Sobre la eutanasia, Hollande se comprometió a impulsar la legalización de las "ayudas activas" a quienes quieren acortar padecimientos para "morir dignamente", en ciertas "condiciones precisas y estrictas". François Hollande explicó que "cree en el liberalismo nacido del espíritu de las Luces, según el cual los individuos deben ser dueños de su vida privada, con el Estado como garante de esas libertades".

Campaña joven:  ¡Salvemos a Abuelito y Abuelita! Es urgente..

Pero Hollande ya se ha topado con la ciudadanía comprometida con la defensa del derecho a la vida, y en concreto con la rápida reacción de los jóvenes franceses ,que han lanzado la página web Sauvons Papie et Mamie! Il y a urgence... (¡Salvemos a Abuelito y Abuelita! Es urgente...), con la que recogen firmas contra la pretensión socialista, al tiempo que testimonios sobre el valor y los cuidados que merecen las personas mayores de su entorno.  Acompañando a esta campaña, un pequeño vídeo adaptación de la película de animación Up, de Disney/Pixar (2009) y ganadora de dos Oscar.

"Lo que pedimos al nuevo presidente de la República", afirman los animadores de la campaña, "es que se continúen desarrollando los cuidados paliativos, sin encarnizamiento terapéutico, y dejar a Abuelito y Abuelita vivir tranquilamente sus últimos instantes, sin el temor a una dosis de morfina inyectada con imprudencia, sin el riesgo de que se acelere su marcha para recuperar cuanto antes la herencia con la bendición del médico, y sobre todo sin la espada de Damocles suspendida sobre el cabecero de su cama de hospital, que les quite las ganas de poner allí los pies, prefiriendo morir en su casa sin ser atendidos, antes de correr el riesgo de salir antes de tiempo con los pies por delante...".