El Gobierno catalán se burla de la ley: nuevo desacato en materia lingüística

El Gobierno catalán se burla de la ley: nuevo desacato en materia lingüística

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44650-gobierno-recuerda-que-sentencia-inmersion-lingueistica-puede-recurrirse">«El Gobierno recuerda que la sentencia de la inmersión lingüística puede recurrirse»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44625-generalidad-se-apoya-en-en-auto-tsjc-reivindicar-su-modelo-inmersion">La Generalidad se apoya en el TSJC para reivindicar su modelo de inmersión</a>»

REDACCIÓN HO / ABC.ES.-  Pese a cinco sentencias firmes del Tribunal Supremo (TS) que exigen la cooficialidad del castellano en las aulas catalanas y a cuatro fallos anteriores —tres del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y otro del Supremo— que obligan, específicamente, a restaurar la casilla lingüística en el formulario de preinscripción escolar, la Generalitat sigue burlando la ley.

Según ha podido comprobar ABC, el nuevo folleto de preinscripción para el curso 2012-2013, que ya puede consultarse en la web oficial del departamento de Enseñanza, tampoco da a los padres la oportunidad de elegir de forma directa —marcando una casilla— la lengua en la que desean que sus hijos reciban la primera enseñanza. Como viene ocurriendo desde 2005, la opción de ser escolarizado en castellanono aparece en la página principal del folleto de preinscripción, en la que sí figuran los datos del alumno y los padres, y en la que se pueden seleccionar, por ejemplo, las lenguas que entiende o el idioma extranjero que domina el alumno. De este modo, las familias que desean que sus hijos aprendan en español deben leer con atención la letra pequeña del segundo folio, en el que se explicitan las instrucciones sobre cómo y dónde debe presentarse la solicitud.

Es en ese anexo, en el que se da a los padres o tutores la opción para que los niños sean escolarizados en castellano en el primer año de enseñanza (siguiendo el modelo de atención individualizada que establece la Ley Educativa Catalana). La propuesta aparece camuflada entre otras recomendaciones como la de usar bolígrafo y mayúsculas para rellenar el formulario.

«Una larga peregrinación»

Los padres no sólo no pueden marcar directamente —a través de una casilla— la lengua en la que quieren que sus hijos reciban la primera enseñanza, sino que la Generalitat les dirige a la dirección del colegio a solicitar esa opción, emprendiendo así una «larga y tortuosa peregrinación que hace que muchas familias se lo piensen antes de solicitar esta opción que les corresponde desde el punto de vista constitucional y legal», según ha denunciado Convivencia Cívica Catalana (CCC) en reiteradas ocasiones.

Ningún pronunciamiento judicial ha hecho reaccionar aún al Gobierno catalán, que sigue burlando la justicia parapetado en la Ley de Educación de Cataluña (LEC), que defiende el actual modelo de inmersión, y ahora en el reciente fallo del TSJC —del pasado 8 de marzo, pero aún recurrible que avala el modelo y también la atención individualizada. Todos los partidos políticos, excepto el PP y C's, son cómplices de ese desacato.

Lluvia de fallos

La lluvia de sentencias empezó en septiembre de 2004 a raíz de varias denuncias de padres. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña emitió un fallo el 14 de septiembre de 2004 que obligaba al Govern a preguntar en las hojas de preinscripción sobre la lengua materna de los alumnos. Un año más tarde, en noviembre de 2005, el mismo tribunal se pronunció en el mismo sentido, fallo que fue de nuevo obviado por la Generalitat.Tres años después, el 14 de mayo de 2008, otra sentencia del TSJC obligaba a instaurar explícitamente la casilla en la preinscripción, opción que ratificó el propio Tribunal Supremo (TS) en un nuevo fallo en diciembre de ese mismo año.

Sólo una sentencia del TSJC (de noviembre 2009) ha avalado el actual modelo de preinscripción, frente a cuatro que lo desautorizan. Incluso en una de las tres sentencias del Supremo de diciembre de 2010 —las que indican que debe darse al castellano el rango de lengua vehicular—, el alto tribunal señala que «el modelo actual de preinscripción debe preguntar por la lengua habitual a los padres o tutores de los niños preinscritos».