Desestiman que un médico de familia de Málaga pueda objetar al aborto

Desestiman que un médico de familia de Málaga pueda objetar al aborto

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44707-nueva-sentencia-confirma-derecho-medicos-familia-objetar-aborto">«Una nueva sentencia confirma el derecho de los médicos de Familia a objetar al aborto»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44201-tsja-reconoce-medico-andaluz-atencion-primaria-derecho-objetar-aborto">El TSJA reconoce a un médico andaluz de atención primaria el derecho cautelar a objetar al aborto</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44505-persona-familia-y-sociedad-profesionales-sanitarios-defienden-vida" style="border-color: initial;">'Persona, Familia y Sociedad': Los profesionales sanitarios defienden la vida</a>»
«<a href="http://hazteoir.org/images/guia_objecion_conciencia.pdf">Guía de Objeción de Conciencia Sanitaria al aborto</a>»

REDACCIÓN HO.-  El Juzgado de los Contencioso-Administrativo número 3 de Málaga ha desestimado el recurso contencioso-administrativo de un médico de familia que solicitaba poder declararse "objetor en relación con el aborto", en el que ha participado el Ministerio Fiscal, según consta en el fallo notificado a la Asesoría Jurídica del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de Málaga.

En un comunicado, la Consejería de Salud ha informado de que el magistrado de la sala argumenta que prevalece el derecho de la mujer embarazada a recibir información sobre el procedimiento. La sentencia, contra la que cabe interponer recurso de apelación, basa el fallo en afirmar que no existe un derecho a la objeción de conciencia del médico de atención primaria "para su tarea de entregar un sobre cerrado con la información que el gobierno determina" ante el caso, y cita el artículo 19 que regula el derecho a la objeción de conciencia en la Ley Orgánica 2/2010 de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Dicho epígrafe sostiene que "los profesionales sanitarios directamente implicados en la IVE tendrán derecho a ejercer la objeción de conciencia".

De este modo, el magistrado explica que ofrecer información e iniciar las gestiones para la derivación de la usuaria no implica directamente al profesional en el aborto, por lo que solo se contempla la objeción de conciencia para aquellos sanitarios que practican la intervención quirúrgica.

"Si todos los profesionales que intervienen en la IVE y a los que se refiere la LO 2/2010 pudieran ejercer el derecho a la objeción de conciencia, no se comprende la distinción del legislador introducida para ellos al utilizar el adverbio 'directamente' para circunscribir el derecho a la objeción de conciencia", concreta.

Al respecto, recuerda  una sentencia previa del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en contra del gobierno irlandés, que prohibió informar a las mujeres embarazadas de las posibilidades que tenían de abortar en el extranjero. El alto tribunal estimó una violación del artículo 10 del Convenio Europeo ya que se había restringido tanto la libertad de los profesionales para comunicar como el derecho de la mujer a recibir asesoramiento, ya que en ningún momento esta acción incitaba al aborto.

Por otro lado, el fallo niega que el demandante con su trabajo pueda sufrir una vulneración del derecho a la formación de la conciencia como consecuencia de la libertad ideológica y religiosa, indicando que "esto supondría que las personas tendrían derecho a comportarse ante cualquier situación con arreglo a sus propias creencias, con total impunidad y poniendo en riesgo la seguridad jurídica".

Por último, el magistrado recuerda que la Disposición tercera de la Ley dispone, con claridad, que "se garantiza el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en las condiciones que se determinan en esta Ley. Estas condiciones se interpretarán en el modo más favorable para la protección y eficacia de los derechos fundamentales de la mujer que solicita la intervención, en particular, su derecho al libre desarrollo de la personalidad, a la vida, a la integridad física y moral, a la intimidad, a la libertad ideológica y a la no discriminación".

Choca con otras sentencias

Como informara HO, el pasado 23 de febrero, el Juzgado nº 1 de lo Contencioso Administrativo de Málaga dictó una sentencia en la que reconoce expresamente el derecho a objetar al trámite de información al aborto a una Médico de Familia, Silvia Montoro Goethe, ante la denegacion que en su día el Servicio Andaluz de Salud le manifestó por escrito cuando la médico se declaró objetora. La doctora recurrente, Silvia Montoro Goethe, es vicepresidenta de la recientemente refundada asociación Persona, Familia, Sociedad  (PFS) y colaboradora de Derecho a Vivir.

Como subrayaba PFS, Se trata de una sentencia importantísima, pues es la primera que reconoce el derecho a objetar a un medico de atencion primaria frente a los intentos de limitarlo por parte de la ideología de genero, hecha ley, de un gobierno. Desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 2/2010 ha habido varias resoluciones más de los tribunales españoles favorables a los médicos objetores de Primaria, pero de trataba de autos sobre medidas cautelares.

Fallo del TSJ andaluz

Al margen de esta sentencia, aunque en un caso idéntico con otro médico de familia de Málaga, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) resolvió recientemente estimar el recurso de apelación interpuesto por otro médico de atención primaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), contra el auto dictado por el mismo Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Málaga, por el que le negaba su condición de objetor de conciencia contra el proceso del aborto.

En concreto, la sentencia entiende que, "en la ponderación de los intereses en juego" entre el afectado y la Administración sanitaria andaluza, "es evidente que la no suspensión del acto (de objeción) haría perder la finalidad legítima al recurso" interpuesto por este médico.

Los magistrados de esta sala del TSJA hacen suya, "en aras a la salvaguarda de los intereses generales", la alegación realizada por el médico apelante en su escrito, relativa a que en su centro de primaria "trabajan muchos profesionales capacitados que no se han declarado objetores para realizar esos actos (tramitación y derivación del aborto)".

Este hecho, prosigue el fallo que recoge Europa Press, "determinaría que en el supuesto de que alguna mujer requiera las atenciones correspondientes al protocolo de la IVE (mientras está el caso en los tribunales) podría verlas satisfechas". Junto a ello, pone de relieve que la administración no ha realizado "alegación alguna" ni ha aportado "principio alguno de prueba que pudiera venir a acreditar la imposibilidad de que por parte de otros facultativos se pudieran realizar tales funciones".

De esta forma, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA le concede así a este facultativo las medidas cautelares previas, revocando por ello el auto desfavorable dictado en marzo de 2011 por el Tribunal Contencioso-Administrativo numero 3 de Málaga.

Recursos informativos: