Los británicos defienden la vida ante quienes apuestan por el infanticidio

Los británicos defienden la vida ante quienes apuestan por el infanticidio

«<a href="http://www.hazteoir.org/np/dav-propuesta-proinfanticidio-es-fruto-inevitable-totalitarismo-ideologico-abortista">DAV: "La propuesta infanticida, fruto inevitable del totalitarismo ideológico abortista"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44361-abortos-razon-sexo-en-reino-unido">Negocio sin escrúpulos: Abortos por razón de sexo en el Reino Unido</a>»

REDACCIÓN HO / ABC.- «Creemos que cuando las circunstancias que hubieran justificado el aborto se producen después del nacimiento, lo que denominamos “aborto posnatal” debería estar permitido». Esta es la tesis principal de un artículo académico publicado esta semana, como denunciabamos ayer desde Derecho a Vivir (DAV), por el Journal of Medical Ethics (Diario de Ética Médica), vinculado a la universidad de Oxford, que ha generado una fuerte polémica por una argumentación que justifica el infanticidio. Sus autores, Alberto Giublini y Francesca Minerva —dos profesores italianos de bioética de la universidad de Melbourne— defienden que «el estatus moral de un recién nacido es equivalente al de un feto» puesto que, en ambos casos, se trataría de «seres humanos en potencia», pero no de «personas en el sentido de sujeto de un derecho moral a la vida capaz de atribuir (al menos) un valor básico a su propia existencia».

Los autores del polémico informe reconocen en todo momento los dilemas morales presentes y la dificultad de encontrar «argumentos definitivos» para defender que una vida con ciertas patologías no merezca ser vivida. Pero recuerdan que en Holanda se acepta el infanticidio en ciertos casos y que, entre 2005 y 2009, «solo» el 64% de los casos de síndrome de Down fueron detectados con test prenatales en 18 países europeos. Un periodo en el que nacieron, dicen, 1.700 niños con una condición que, reconocen, es «compatible» con la felicidad.

La versión online del escrito ha servido para canalizar la indignación de muchos. «Esta gente es mala. Que se sientan seguros como para poner por escrito ideas tan retorcidas revela lo bajo que hemos caído como sociedad», se lee en uno de los comentarios. El editor de la revista, el profesor Julian Savulescu del centro de ética práctica de Oxford trata de justificar su publicación señalando que «argumentos así han estado muy presentes en la literatura académica».

Pero los grupos provida británicos han condenado las implicaciones del artículo, solo una semana después de que varios periódicos denunciaran la práctica de abortos en función del género del bebé en el Reino Unido. «Este artículo demuestra lo que los pro vida hemos dicho siempre: que los argumentos en favor del aborto justifican el infanticidio», afirmaba ayer Anthony Ozimic, de la Sociedad para la Protección de Bebés No Nacidos, a The Daily Telegraph. «Nacer es solo un cambio de ubicación, no hay diferencia en el estatus moral de un niño un día antes de nacer y un día después», defiende.