La intolerancia laicista vuelve a la carga con la retirada del crucifijos

La intolerancia laicista vuelve a la carga con la retirada del crucifijos

CHA presentará una moción en el próximo pleno municipal para que se retiren los símbolos religiosos en los espacios municipales, comenzando por el crucifijo del salón de plenos. No se queda ahí. 

CHA, laicismo en ristreREDACCIÓN HO.- La izquierdista Chunta Aragonesista (CHA) presentará una moción en el próximo pleno municipal para que se retiren los símbolos religiosos en los espacios municipales, como el "precioso" crucifijo del salón de plenos cuando hay sesión. El portavoz aragonesista, Juan Martín, anunció también que reclamará una modificación del reglamento de Protocolo para asegurar la "total separación entre el poder político y religioso y la neutralidad y aconfesionalidad de los poderes políticos".

 "Es una situación que no se repite en ninguna otra institución", ha asegurado Martín para continuar señalando que “a nadie se le ocurre poner un crucifijo al lado de José Ángel Biel o en el salón de plenos de la DPZ”. "Cómo es posible que en un pleno un funcionario y en procesión consigo mismo lleva de las dependencias municipales de uso privado -el despacho del alcalde- un crucifijo al espacio público del salón de plenos", se escandalizaba Martín, que aún añadía que, con estas iniciativas de su formación, se trataba de fomentar un debate “sereno y tranquilo” para empezar a salir de la “anomalía técnica del Ayuntamiento” y respetar a todas las religiones. Todo, ante un símbolo que, más allá de su significado religioso, es raíz de toda una civilización y fundamento de nuestra Cultura y de nuestra Historia que algunos se empeñan en traicionar y reescribir; un elemento, pues, que nos une a todos.