Los católicos brasileños responderán mañana con un 'twitazo' a la nueva arremetida contra el Papa

Los católicos brasileños responderán mañana con un 'twitazo' a la nueva arremetida contra el Papa

«Lo que sí dijo Benedicto XVI: <a href="http://www.aciprensa.com/Docum/documento.php?id=433">A los diplomáticos</a> I <a href="http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=12786"> En Auschwitz</a> »
««<a href="http://www.hazteoir.org/firma/43556-pide-ana-botella-que-retire-fotografia-blasfema-teatro-espanol">Pide a Ana Botella que retire la fotografía blasfema del Teatro Español</a>» »

Jean WillysREDACCIÓN HO / ACI PRENSA.- Tomando como fuente a la agencia de noticias Reuters sobre una frase que el Papa Benedicto XVI nunca pronunció respecto al 'matrimonio gay', un diputado homosexual en Brasil atacó gratuitamente al Pontífice llamándolo "nazi" y "genocida en potencia".

Jean Willys, del PSOL, escribió el pasado 12 de enero un artículo titulado Benedicto XVI y las amenazas a la humanidad  publicado en la revista semanal Carta Capital, en el que señala que el Papa, "acusado de ver con simpatía el nazismo, dijo que el casamiento civil igualitario (de homosexuales) es una amenaza a la humanidad" y escribió en su cuenta de twitter que el Santo Padre "es un genocida en potencia".

Las afirmaciones de Willys tienen su origen en una nota de la agencia Reuters escrita por su corresponsal en el Vaticano, Philip Pullella, en la que el periodista señaló que "el Papa Benedicto dijo el lunes que el matrimonio gay es una de las varias amenazas a la familia tradicional que amenazan ‘el futuro mismo de la humanidad’", atribuyéndole una frase que no pronunció.

Reacción cívica

Los católicos de Brasil han decidido convocar a un "twitazo" (protesta en la red social Twitter) en protesta a las agresiones de Willys, bajo el lema "¿Dónde ya se vio un diputado agraviar un jefe de estado?". El tuitazo está programado para el 19 de enero a las 6:00 p.m (hora de Brasil). Los católicos también están promoviendo la recolección de firmas para exigir la retractación de Willys.

Sobre los ataques del diputado Willys al Santo Padre, el Obispo de Aracaju (noreste de Brasil), Mons. Henrique Soares, denunció "la suciedad y la mala fe de la prensa de modo general cuando se trata de la Iglesia y del Papa Benedicto XVI".

El prelado fustigó "la deshonestidad de la prensa, que siempre busca, de modo capcioso, tergiversar las palabras del Papa para hacerlo antipático y odioso ante la opinión pública". "No me preocupo por si el Papa agrada o no a los medios de comunicación o a los "papas" de la cultura secularizada actual; pero me indigna la sordidez de esa prensa que se quiere pasar por imparcial y honesta", concluyó.

Un blog católico en Brasil también cuestionó al diputado homosexual. De él escribió que "Jean Wyllys, que dice luchar contra el perjuicio, disemina a través de las redes sociales una serie de comentarios irresponsables y ponzoñosos con el objetivo de ir contra el Papa Benedicto XVI, la Iglesia Católica y quien ose discordar de la opinión que anhela implantar la cultura gay. Éstos luego son rotulados de homofóbicos".

Absoluta manipulación y desconocimiento

Al respecto, otro periodista, el británico del diario The Guardian Andrew Brown explicó, tras haber leído el discurso completo del Santo Padre al Cuerpo Diplomático del lunes 9 de enero, que el Papa nunca mencionó el "matrimonio gay".

"Sí, el Papa es católico. Pero no dijo que el matrimonio gay sea una amenaza para la humanidad. El Papa Benedicto XVI dijo muchas cosas sobre la ecología y la economía en su discurso. Entonces, ¿para qué inventar otra noticia?", escribió Brown en su artículo reproducido también en italiano por el diario vaticano L’Osservatore Romano.

El diputado homosexual Jean Wyllis ignora además en sus agresiones que el Papa Benedicto XVI siempre se opuso al nazismo y que no evitó ser parte de las juventudes hitlerianas ya que, "negarse a pertenecer a ellas era condenarse a ser enviado a un campo de re-educación, algo similar a un campo de concentración", explica Volker Dahm, director de investigación sobre la era nazi del Instituto de Historia Contemporánea de Munich.

Además y entre los muchos hechos que muestran la fuerza moral de los Ratzinger, en diciembre de 1932 y debido a la abierta crítica de su padre hacia el nazismo, la familia se vio obligada a mudarse a Auschau am Inn, al pie de los Alpes.

Quizá una de las veces en las que más claramente habló el Papa sobre el holocausto –tema que siempre ha recibido y recibe el repudio del Santo Padre– fue en Auschwitz, Polonia, donde en mayo de 2006 dijo que "hablar en este lugar de horror, en este lugar donde se cometieron crímenes masivos sin precedentes contra Dios y el hombre, es casi imposible y es particularmente difícil y problemático para un cristiano, para un Papa de Alemania".

"En un lugar como éste, las palabras fallan; al final, sólo puede haber un silencio seco, un silencio que en sí mismo es un grito de corazón a Dios: ¿Por qué, Señor, permaneciste en silencio? ¿Cómo pudiste tolerar esto?"

"En silencio, entonces, inclinamos nuestras cabezas ante la fila infinita de aquellos que sufrieron y que fueron muertos; que nuestro silencio se convierta en una plegaria por el perdón y la reconciliación, una plegaria al Dios viviente para que no permita que esto ocurra de nuevo", dijo entonces el Papa.