5 muertos, 10.000 desplazados y una mezquita quemada en Nigeria

5 muertos, 10.000 desplazados y una mezquita quemada en Nigeria

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/43214-nigeria-no-esta-guerra-civil-entre-musulmanes-y-cristianos">«Arzobispo de Abuja: "Nigeria no está ante una guerra civil entre musulmanes y cristianos"»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/42181-ataques-musulmanes-cristianos-incendian-nigeria">Ataques de musulmanes contra cristianos incendian Nigeria</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/43008-nigeria-condena-internacional-matanza-islamista-cristianos-en-navidad">Nigeria: Condena internacional a la matanza islamista de cristianos en Navidad</a>»

REDACCIÓN HO / AFP.- Cinco personas han muerto y más de 10.000 han sido desplazadas tras una serie de actos violentos cometidos contra musulmanes desde el lunes en la ciudad de Benin City, en el sur de Nigeria, donde una mezquita ha sido incendiada, según la Cruz Roja local.

El lunes fue atacada una primera mezquita en Benin City, durante una manifestación contra el aumento de los precios de los carburantes.

"Hemos registrado por el momento cinco muertos, entre los que han sido atacados y los asaltantes", indicó Dan Enowoghomwenwa, secretario general de la Cruz Roja en el Estado de Edo, de mayoría cristiana.

"Tenemos más de 10.000 desplazados internos en varios lugares", añadió.

Los ataques contra musulmanes continuaron el martes. Una escuela islámica adyacente a una mezquita y un autobús fueron incendiados.

"Uno de los edificios viejos de la mezquita fue quemado, y el nuevo fue dañado", dijo el responsable de la Cruz Roja nigeriana. "Un autobús de 32 asientos, que estaba en el complejo, también fue quemado", añadió.

Se trata de la primera ola de violencia contra musulmanes en el sur de Nigeria desde que en las dos últimas semanas se multiplicaron los ataques contra cristianos en el norte del país, mayoritariamente musulmán. Algunos de esos ataques fueron reivindicados por el grupo terrorista islamista Boko Haram.

Esta violencia política-religiosa tiene de fondo un clima de fuerte tensión social. Desde el lunes, todo el país está afectado por una huelga general contra la retirada de las subvenciones públicas a los carburantes, que se ha traducido en una rápida subida de los precios.