Mato: Rectificar la política liberticida y antivida en Sanidad, asignatura urgente

Mato: Rectificar la política liberticida y antivida en Sanidad, asignatura urgente

«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/42907-hora-apretar-acelerador">La hora de pisar el acelerador</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/evento/42877-ven-decirle-rajoy-que-no-queremos-reforma-sino-derogacion-ley-aborto">Ven a decirle a Rajoy que no queremos reforma sino derogación de la ley del aborto</a>»

REDACCIÓN HO.-  La nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, tiene una urgente tarea en su Ministerio: si quiere realmente ser creíble ya en su propio rótulo de "Sanidad", debe rectificar las erradas y catastróficas medidas emprendidas por el gabinete de Zapatero, con especial hincapié en materia de aborto y de puertas abiertas a la eutanasia, para emprender las políticas de apoyo a la maternidad y de protección del derecho a la vida, respetando la objeción de conciencia sanitaria y los criterios que establece la Bioética y exige la lex artis médica, según demandan desde los profesionales sanitarios hasta los propios ciudadanos que han castigado en las urnas la política antivida y liberticida del Proyecto Zapatero.

Son igualmente de su competencia, a raíz de la reestructuración ministerial, el desarrollo de un plan integral de apoyo a la Familia, que debe tener el protagonismo que se le ha denegado en los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP, dotándole del necesario presupuesto, acorde con lo que exige el apoyo a la institución básica de la sociedad hasta ahora tan despreciada por las diferentes administraciones, y que parece que lo sigue siendo en el nuevo Ejecutivo, donde no ha merecido ni tan siquera una Secretaría propia, pese a las expectativas creadas en campaña,

La relevancia debe ser máxima en un Gobierno que pone tanta atención en Europa, según lo expresado por el propio Mariano Rajoy: se debe proceder a una equiparación progresiva con el volumen medio de prestaciones que se conceden en el resto de la Unión Europea (el doble que en España) y que se incremente el porcentaje del Producto Interior Bruto que se dedica a las familias. Tampoco se debe olvidar  la especial atención a la infancia y a la dependencia

Otras demandas que se le han hecho llegar ya, por otra parte, a la nueva ministra son también la recuperación de  la cohesión en el Sistema Nacional de Salud,y que priorice los temas sanitarios sobre el ahorro económico.

Funciones del Ministerio y primera reestructuración

Según el Real Decreto de reestructuración de departamentos ministeriales que publica este jueves el Boletín Oficial del Estado. al nuevo ministerio se le atribuyen las funciones de proponer y ejecutar la política del Gobierno "en materia de salud, de planificación y asistencia sanitaria y de consumo" así como el ejercicio de las competencias de la Administración General del Estado "para asegurar a los ciudadanos el derecho a la protección de la salud".

"Asimismo, le corresponde a este ministerio la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de cohesión e inclusión social, de familia, de protección del menor y de atención a las personas dependientes o con discapacidad, y de igualdad", conforme se explica en el BOE.

Como órgano superior, dispondrá de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, por lo que mantiene una estructura similar a la del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad que dirigió Leire Pajín en la última etapa del gobierno socialista.

Desde que el PSOE llegó al poder en el año 2004 la cartera de Asuntos Sociales ha pasado, primero, por el Ministerio de Trabajo que regía Jesús Caldera y, después, por el de Sanidad y Política Social, ya en la segunda legislatura, encabezado por Trinidad Jiménez. Mientras, el Ministerio de Igualdad, nacido en 2008, tuvo dos años de vida bajo la batuta de Bibiana Aído.

En el año 2010 llegó una nueva reestructuración de la Administración General del Estado, por la que se suprimió el Ministerio de Igualdad y se convirtió en una Secretaría de Estado integrada en el renombrado Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad cuya titularidad pasó a manos de Leire Pajín, adscripción que mantendrá con el primer gobierno de Mariano Rajoy.

Quién es Ana Mato

Veterana dirigente popular, Ana Mato llega al Gobierno después de una vida dedicada a la política, sobre todo en las tareas de partido, primero de la mano de Aznar y después, como una de las personas de confianza de Mariano Rajoy.

Es la única 'superviviente' en la cúpula del PP de aquel grupo de jóvenes que destacaron en el equipo de Aznar en Valladolid y, como gran conocedora de los "entresijos" del partido, ha llevado a cabo, durante estos últimos cuatro años una labor callada, pero efectiva y fundamental en el partido, ampliamente reconocida.  De hecho, en la última Junta Directiva Nacional que celebró el PP, después de la victoria del 20N, la intervención de Ana Mato cosechó un largo y cerrado aplauso de sus compañeros, quienes destacan de ella su perfil humano y su gran capacidad de trabajo. Creen que lo ha demostrado de sobra al realizar con eficacia todas las tareas que le han encomendado y sobre todo, en la última etapa, como vicesecretaria general del partido, llevando "gran parte" del peso de la organización.

Nació en Madrid en 1959; comenzó en la política aún antes de terminar su licenciatura en Ciencias Sociales y Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, primero en Alianza Popular en Madrid y después con José María Aznar, una vez que éste fue elegido presidente de la Junta de Castilla y León, como asesora de su gabinete.  En aquel entonces formaron parte del círculo de confianza de Aznar, entre otros, Miguel Angel Rodríguez, Miguel Angel Cortés, Carlos Aragonés y el que fuera marido de Ana Mato, Jesús Sepúlveda.

En 1991 se convirtió en diputada autonómica por Madrid y dos años después logró escaño en el Parlamento nacional, compaginándolo con su actividad en el PP, donde fue coordinadora de Participación y Acción Sectorial del PP hasta 2003, estando a las órdenes de Javier Arenas hasta que éste fue nombrado vicepresidente, una vez que Mariano Rajoy fue designado candidato para las elecciones de 2004.

Tras la derrota de las generales, Ana Mato, formó parte de la lista para las elecciones al Parlamento Europeo, donde desarrolló su labor como eurodiputada hasta que Mariano Rajoy la llamó de nuevo para ocupar el puesto número tres de la lista de Madrid al Congreso en las generales de 2008.

La confianza del ahora presidente del Gobierno en Ana Mato se mantuvo intacta, como se demostró en el Congreso del PP que se celebró en junio de 2008 en Valencia, donde la nombró vicesecretaria general de Organización y Electoral del PP, un cargo que ha desempeñado desde entonces llevando gran parte del peso del partido, y compaginándolo a sus inicios, con el estudio de un máster en dirección de empresas. Su labor ha culminado con la organización de la campaña electoral de las generales en las que el PP ha obtenido una amplia victoria.

Rajoy ha querido premiar toda esta labor con el cargo de ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, después de que formara parte de todas las quinielas de 'ministrables' y tras haber formado parte de estas también en la época de Aznar.

Por el camino ha protagonizado alguna que otra polémica, como aquella ocasión en la que afirmó que los niños andaluces eran prácticamente analfabetos, algo por lo que se disculpó explicando que aunque la expresión no fue afortunada, lo cierto era que los niveles educativos entre las CCAA eran distintos y en Andalucía se situaban en último lugar en los informes internacionales.

Noticias relacionadas: