Marcos Ana, condenado por tres asesinatos, Premio Derechos Humanos 2011

Marcos Ana, condenado por tres asesinatos, Premio Derechos Humanos 2011

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/42870-comunistas-recuerdan-que-son-ellos-quienes-mandan-en-iu">Los comunistas recuerdan que son ellos quienes mandan en IU</a>»

REDACCIÓN HO.- El Jurado convocado por la APDHE ha acordado otorgar el Premios Derechos Humanos 2011, en su categoría de Nacional, a Marcos Ana, pseudónimo bajo el que oculta su identidad Sebastián Fernando Macarro, mito de la izquierda por haber sido el preso franquista que más tiempo pasó en la cárcel, pero que con un mínimo de memoria histórica  salta en pedazos; sin más, recordar como fue condenado tras la Guerra Civil por tres brutales asesinatos: mató a un cura, a un labrador y un militante de Acción Popular.

Tomó parte en profanaciones, detenciones y crímenes contra personas de derechas. Estuvo en la cárcel desde los 19 años a los 41. Pero el jurado de APDHE,  sin inmutarse ante esta sanguinaria realidad, le premia nada menos que en aludiendo a "su trayectoria vital de compromiso permanente en la promoción, defensa y divulgación de los Derechos Humanos, así como de denuncia permanente respecto a sus vulneraciones. Por su labor en defensa de la libertad y los derechos fundamentales de los presos políticos, de los inmigrantes y a favor de aquellas personas y colectivos más desfavorecidos, alentando la solidaridad y cooperación internacional, así como la justicia social".

Marcos Ana recibirá junto a  la abogada mexicana Luz Estela Castro -más conocida como Lucha Castro-, premiada en el apartado de internacional con especial mención a su labor en defensa de las mujeres de Ciudad Juárez, y junto a Antonio Gala -categeoría de Periodismo- esta distinción, durante una cena-homenaje el próximo mes de enero.

Dignidad "mantenida" por el PCE

Marcos Ana, de 91 años, reaparecía de nuevo ayer en el acto del Partido Comunista Español (PCE) para celebrar su 90 aniversario en un acto en la Casa del Rejoj de Madrid. Allí señalaba: "al partido le debo el haber sido capaz de mantener mi dignidad", y defendió sus siglas porque "las ideas están por encima de los errores que haya podido cometer con ellos el partido o personas pertenecientes al partido".  Pero lejos de poder parecer un mea culpa, más parecía situarse ajeno a lo que denunciaba para señalar a otros, uniéndose a la excepción reivindicativa del festejo: nadie reivindicó, sino todo lo contrario, a Santiago Carrillo. Fue el exsecretario general del partido Francisco Frutos, el encargado de recordar todos los intentos que, a su juicio, ha habido de enterrar el PCE; señaló, entre otros, dos culpables: la corriente Nueva Izquierda en el seno de IU "y Santiago Carrillo".

Ensalzado por la reinvención de la Historia con Zapatero

El pasado 24 de noviembre el icono de la izquierda ideológica también era festejado, esta vez al recibir de manos del Rey la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes que concede anualmente el Ministerio de Cultura, en ese momento dirigido por Ángeles González-Sinde, a personalidades e instituciones que han destacado en el campo de la creación artística y cultural.

El Rey valoraba entonces en alusión a los galardonados "la capacidad de los creadores para orientar el esfuerzo colectivo de los españoles" para la salir de la crisis: "Una crisis que, aunque parezca que todo lo ocupa, hoy comprobamos que necesita del aire fresco y la alegría de los artistas", recalcaba el Monarca. "La cultura en libertad -agregaba- es acicate para el común afán de superar dificultades y construir juntos un futuro más amable y próspero".

González-Sinde, que repasó los méritos de los premiados, se ha mostraba convencida de que "gracias a su capacidad de crear y seguir creando en todas las circunstancias, este país nunca caerá en la apatía y siempre tendrá futuro", y llegaba a la conclusión de que en estos tiempos "salvajemente mercantilistas" es imprescindible seguir creyendo en el "valor revolucionario del arte y la cultura".

Este poeta mitificado y "canonizado" por la izquierda por su tiempo en prisión durante el régimen  franquista, justo cuando era ensalzado en el mes de febrero por el Ministerio que entonces presidía Celestino Corbacho con la medalla del Mérito al Trabajo y por el Gobierno vasco: en enero de 2010 era 3l Gobierno vasco de Patxi López quien le concedía el Premio René Cassin:

También fue festejado por los de la ceja: su cumpleaños fue celebrado con una fiesta en el Círculo de Bellas Artes por la "gauche divine”, y era cortejado cinematográficamente por Almodóvar, el pacifista director que se planteaba hacer una película sobre su vida. Incluso la Fundación Abogados de Atocha, que alienta el recuerdo de los juristas del PCE asesinados por un grupo ultraderechista, le otorgó un galardón.

Un sano ejercicio de memoria histórica

En un excelente reportaje,  en el que se recogían todos los documentos e historial delictivo de Macarro, incluido en la Caja 127 –una gruesa carpeta donde el Partido Comunista de España alberga los dosieres de sus poetas más famosos: Alberti, Machado y Guillén– y en el Archivo Histórico de Defensa, el semanario del Grupo Intereconomía ALBA nos abría en febrero 2010 los ojos a la verdadera historia de este ídolo surgido del barro ideológico: un comunista acusado de participar directamente, con 16 años y siendo militante de las Juventudes Socialistas Unificadas de Alcalá de Henares, en el asesinato de tres personas –un sacerdote, un cartero militante de la derecha y un labrador sin filiación política aunque de probada religiosidad.

Marcial Plaza Delgado, Amadeo Martín Acuña y Agustín Rosado son los tres nombres que revolotean en torno al nombre de este iconos de la izquierda española: Un hombre que pasó veintidós años de prisión durante el franquismo, de mayo de 1939 a noviembre de 1961, y cuya causa, según su versión, tiene que ver con motivos políticos y de conciencia.  No obstante, la causa de su internamiento carcelario tendría mucho más que ver con los tres nombres mencionados antes que con sus ideas.

En el reportaje de Alba, se cuenta cómo en el Archivo Histórico de la Defensa hay documentos en los que se señala la participación - "tomó parte directa"- de Marcos Ana en el asesinato de Plaza, Martín y Rosado en los primeros momentos de la Guerra Civil en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. Por aquél entonces el poeta era responsable de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) alcalaínas. Más tarde ingresaría como miliciano en el batallón Libertad.

Los informes señalan que Plaza, de 41 años, era sacerdote. Martín, de 24 años, ejercía como cartero y militaba en Acción Popular. En cuanto a Rosado, de 45 años, era un labrador sin filiación política aunque de probada religiosidad. Esos mismos papeles indican que Macarro fue condenado a muerte en 1943 pero al ser menor de edad en el momento de los hechos se le conmutó la pena por la de treinta años de prisión. El decreto de 12 de octubre de 1945 que indultaba a los encarcelados que no tuvieran delitos de sangre no le afectó. En 1954 el Consejo Supremo de Justicia Militar le negaba otro indulto señalando que "tomó parte en profanaciones, detenciones y asesinatos de personas de derechas". 

Según el reportaje de dicho semanario, no fue hasta 1961 la fecha en que Marcos Ana pudo beneficiarse de una amnistía decretada por Francisco Franco para todos los presos con más de veinte años de condena por hechos relacionados con la Guerra Civil. Su puesta en libertad armó cierto revuelo y pueden encontrarse varios testimonios en la prensa de familiares de los tres asesinados al respecto. 
De hecho, sus memorias, Decidme cómo es un árbol, publicadas en 2007, pasan de forma superficial por dicho periodo, el de la Guerra Civil. Tampoco ha vuelto por Alcalá de Henares, según su testimonio, para evitar provocaciones

Este reverso vidrioso de Marcos Ana apenas era conocido. Por su interés, reproducimos entonces en HO el fruto del excelente reportaje en la edición digital de ALBA, que los lectores pudieron leer ampliado en su edición impresa. 

Nota:

  • Más información en el semanario ALBA (número 264), ya en los kioscos, y enalbadigital.es 

Pulsando en los siguientes enlaces, podrá descárguese algunos de los documentos y noticias citados en este reportaje: