¿Alianza de Civilizaciones, para qué? El Gobierno se desentiende de Youcef

¿Alianza de Civilizaciones, para qué? El Gobierno se desentiende de Youcef

«<a href="http://www.hazteoir.org/files/PRESIDENCIA-Youcef%20Nadarkhani.pdf">Respuesta de Presidencia del Gobierno</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/firma/41474-firma-libertad-youcef-nadarkhani">Firma: ¡Libertad para Youcef Nadarkhani!</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/41583-1830-embajada-iran-youcef-nadarkhani">«¡Libertad para Youcef Nadarkhani, ya!»</a>

REDACCIÓN HO.- En una carta (ver documento adjunto) firmada por el director de gabinete del Ministerio de la Presidencia de Gobierno, José Enrique Fernández Martínez, el Ejecutivo escurre el bulto ante los miles de ciudadanos que le exigen que inste a su socio en la Alianza de Civilizaciones la inmediata liberación en Irán del pastor evangélico Youcef Nadarkhani en razón a los más elementales derechos humanos.

En la respuesta oficial, se pierden exclusivamente en alusiones al Consejo de Ministros de Exteriores de la UE celebrado el pasado mes de diciembre de 2010, donde se trató el tema de la persecución de las minorías religiosas, y en especial de los cristianos, para indicar que entonces "España destacó, como un derecho fundamental de toda persona, el derecho a la libertad religiosa, y recordó la resolución que, en este sentido, había aprobado Naciones Unidas". 

Todo un descaro el que se lave las manos con esta alusión, cuando fue la propia ministra Trinidad Jiménez quien en nombre de un gobierno que dice representar a todos los españoles, evitó con su voto en contra que se aprobara una declaración en favor de los cristianos perseguidos en tantos lugares del mundo por el fundamentalismo religioso que no respeta las creencias de sus minorías. Mientras, 170.000 cristianos pierden la vida cada año a causa de su fe

La lamentable postura de nuestra representante en el Exterior quedaba retratada al negarse a firmar el pasado mes de febrero la denuncia oficial europea contra la discriminación, persecución y agresiones violentas y asesinatos a minorías cristianas. No sólo el episcopado español invitó al Ejecutivo a rectificar y que se preocupe de los cristianos perseguidos, sino que la ignominia quedó retratada en Europa a través del propio ruego del Episcopado europeo al unísono, calificando de "incomprensible" esa resistencia a defender la libertad. También Hazteoir.org le llamó a la rectificación entonces, sumándonos a la petición del Observatorio Europeo por la Dignidad, en rechazo al desacuerdo entre los ministros de Exteriores en esta materia, y en concreto a la postura expresada por nuestro gobierno.

Completa su argumentario para lavarse las manos frente a la grave amenaza que sufre la vida de este cristiano y, por extensión, las minorías religiosas perseguidas por el extremismo islámico en Irán aludiendo a otras declaraciones, como la de la Alta Representante Cathrine Ashton, o citando la declaración finalmente aprobada por la UE el pasado 21 de febrero en Bruselas, para recordar que en ella se recogía "el firme compromiso de la UE a la promoción y  protección de la libertad de religión y de creencias, sin discriminación alguna". Pues bien, aún citándolo, el Gobierno deja claro que no va a hacer nada para responder a ese compromiso que reconoce haber adquirido. Una vez más, el Ejecutivo se retrata como un gobierno al que le bastan la mera declaración de buenas intenciones, de las que se desentienden cuando más precisas resultan sus acciones.

Eso sí, siempre le quedará al ciudadano saber en qué cajón se perderá su instancia: "agradezco su confianza al escribir y le comunico que doy traslado de su escrito al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, para su conocimiento", acaba la respuesta de Presidencia. En nuestro baúl de la memoria custodiaremos bien los ciudadanos lo que hacen u omiten en favor de los valores y las libertades unos y otros, pero con un objeto distinto y bien próximo: el tener para plena conciencia de ello el 20N.