Blanco, o las pretensiones de dar lecciones ignorando la realidad más próxima

Blanco, o las pretensiones de dar lecciones ignorando la realidad más próxima

Si miente, malo. Si desconoce, que dimita. Dice que lleva a sus hijos a un elitista colegio privado porque no los hay públicos bilingües en su zona residencial madrileña. Pero en Las Rozas hay siete.

REDACCIÓN HO.-  Por supuesto, José Blanco está en su derecho de escoger para sus hijos la educación que desee, y con ello el centro educativo. Lo que reclamamos como un derecho de todos los padres, como primeros educadores, no va a excluirle a él. Suerte además de que en su caso la capacidad económica no le suponga limitación alguna a esa libertad, a diferencia de lo que ocurre con muchas familias, lo que nos lleva a insistir en la implantación del cheque escolar. Pero lo que no es de recibo es que se valga de la mentira para explicar su decisión.

Entrevistado en Antena 3 TV,  Blanco aseguraba ayer que quería para los suyos lo mismo que para todos los madrileños, "una enseñanza pública de calidad".   Ante el hecho de que esto no cuadraba con su elección de un elitista colegio privado para sus hijos -el British Council- , y conocidos además los ataques de su gobierno y de su partido al concierto y a la educación de iniciativa social en una más que electoralista concepción de la defensa de la educación pública, el ministro portavoz  y vicesecretario general del PSOE, añadió un matiz que provocó que el PP de Madrid solicitara su dimisión:

"Yo he tomado la decisión de llevar a mis hijos a los colegios privados, porque yo creo que formar a los niños desde pequeños en inglés es fundamental. El colegio público al que tenía que llevarlos no había formación en inglés, no era bilingüe, y tomé una decisión que me supone un gasto personal, pero ha sido mi decisión".

Pero la realidad es que en Las Rozas, donde reside Blanco, la oferta pública es  nada menos que de siete colegios bilingües donde escolarizar a los niños desde las edades más tempranas en el idioma que demanda el ministro. El Cantizal -por cierto, un espléndido centro y uno de los colegios más solicitados de todo Madrid, lo que fuerza cada año a mantener sus ratios al máximo-, San José, La Encina, Los Jarales, Los Olivos, Mario Vargas Llosa y San Miguel son los nombres de los hasta siete colegios públicos que imparten sus clases en inglés y español de los diez que hay en el municipio de Las Rozas. Además, a esta lista se añade un centro de Primaria más, concertado, y dos institutos bilingües, de los cuatro que hay en la localidad. Lo que es lo mismo, el 70 por ciento de los colegios públicos y el 50 de los institutos cercanos a la residencia de Blanco son bilingües 

Si Blanco miente, malo. Si es que desconoce la realidad, peor: que dimita o que le destituyan: ¿Cómo alguien puede luego pretender dar lecciones sobre una materia en general, cuando se despreocupa de esta manera por conocer la realidad más cercana y que más le afecta en particular?

Por cierto, que según contestó después Esperanza Aguirre, Blanco ni siquiera pidió plaza en ninguno de estos siete colegios bilingües roceños. La presidenta regional recordaba también  como quienes más critican son los que más se contradicen: el secretario general de UGT en la región, José Ricardo Martínez, lleva a sus hijos a un colegio de unos 400 euros al mes y José Blanco a uno en el que, de media, "se paga unos mil". 

"Ha mentido de manera descarada" sobre la escolarización de sus hijos en un colegio privado, una "mentira" que "le inhabilita" para ser la voz del Ejecutivo, denunciaba el secretario general del los populares en la Comunidad, Francisco Granados.

Y PSM,  a la carga frente a la libertad de centro

Solicitar la retirada de las deducciones fiscales a los padres que matriculen a sus hijos en colegios de iniciativa social es un tema recurrente para el Partido Socialista de Madrid, que ha anunciado que llevará a la Asamblea una proposición no de ley con el fin de que se suprima en la Ley de Medidas Fiscales la deducción por gastos de escolaridad y la compra de material de uso exclusivo en los centros educativos. Además, haciendo suyas las reivindicaciones de los profesores de Secundaria, los de Tomás Gómez sugirieron emplear este dinero para evitar prescindir de los interinos.