Destacado impacto mediático de la acción cívica por ser Más Libres

Destacado impacto mediático de la acción cívica por ser Más Libres

<span style="color: #ff9900;">««<a href="http://www.hazteoir.org/np/monago-retira-imagen-ofensiva-denuncia-voluntarios-maslibres-org">Monago retira una imagen ofensiva tras la denuncia de voluntarios de MásLibres.org</a>»<br>»</span>

REDACCIÓN HO.- La prensa nacional se hace eco destacado de la noticia, que también salta a la primera plana de la prensa regional: La RazónEl Mundo,  El País, PúblicoEuropa Press, El Períódico de Extremadura... No pasa desapercibido ya en titulares el malestar de la prensa laicista, ante lo que no es sino la rectificación ante una grave ofensa a millones de creyentes.

Blanca Portillo, la directora del Festival de Teatro Clásico de Mérida, muy a su pesar a raíz de su respuesta,  ha procedido a comunicar la retirada de la ofensiva fotografía del actor Asier Exteandía, caracterizado como un Cristo que se tapa los geniales con una cruz, que se encontraba expuesta desde el pasado 7 de julio en las calles de la capital extremeña con motivo de la exposición que forma parte de actividades paralelas al certamen. Ha sido, como informábamos ayer en HO, tras la campaña de quejas iniciada por una voluntaria extremeña de MasLibres.org ante la Junta de Extremadura y la dirección del Festival, que hay que recordar, acapara la mirada internacional.

La imagen formaba parte de la exposición 'Camerinos' en la que su autor, retrata, en blanco y negro, y a modo de documental, a 13 intérpretes del mundo del teatro, la danza y la música mientras se preparan en los camerinos para salir a escena. La imagen de la polémica se colocó en un gran panel en la vía pública junto al Templo de Diana, uno de los monumentos más emblemáticos y más concurridos de Mérida, en pleno centro de la ciudad. La imagen recogía una versión de 'La divina comedia' de Dante Allighieri, adaptación del esloveno Tomaz Pandur, que ha sido representada por el Centro Dramático Nacional y representada en el teatro María Guerrero de Madrid. La imagen estaba reproducida en grandes dimensiones (1,50 x 2,25 metros) en planchas de aluminio.

El correo electrónico de la dirección del Festival ha venido recibiendo así desde la inauguración de la muestra numerosas quejas de ciudadanos que denunciaban que la fotografía, desde que una voluntaria de MasLibres.org adoptara la iniciativa de hacer circular su queja. Miles de ciudadanos han expresado así que la imagen constituía "un ataque a las creencias de los católicos y personas de buena fe que entienden que el arte no puede en modo alguno servir como plataforma desde la que lesionar los símbolos religiosos".

Los denunciantes se preguntaban en su queja si la dirección del certamen permitiría, de igual modo, una muestra "en la que se denigrara a la mujer, a los homosexuales o a los musulmanes" por lo que se preguntaban "por qué se permitía exponer una imagen que atenta contra los cristianos". "La libertad artística no debe servir para lesionar otros derechos y libertades de nuestra constitución, entre ellos el derecho a la libertad religiosa", denunciaban los ofendidos.

Respuesta del Festival

Ante la polémica generada tanto Blanca Portillo como su mano derecha Chusa Martín, responsables por primera vez este verano del Festival, intentaron echar balones fuera y aún salían en defensa de la ofensiva imagen con una alusión a una pretendida libertad artística que, en todo caso, no tendría al parecer límites:  aseguraban que en su ánimo "jamás ha estado ni estará la intención de ofender, insultar o vulnerar los derechos individuales o colectivos de nadie", que "el arte es siempre y por encima de todo un espacio de libertad cuyo objetivo nunca es ofender sino mostrar y mover a la reflexión" y defendían que la muestra "se limita simplemente a ser espectador, observador del trabajo de los actos en sus camerinos, por lo tanto dicha foto simplemente recoge un hecho que estaba sucediendo en un momento en que un actor se estaba preparando para hacer su trabajo a las órdenes de un director de escena, que es quién decide cómo se viste y maquilla el personaje, añadiendo que la decisión de retirar una pieza de la exposición "supone romper una línea de trabajo diseñada por el artista, lo cual es siempre una forma de destrucción de un discurso".

Finalmente,  justifican su decisión de retirar la ofensiva imagen, tomada a última hora de anoche, "entendiendo que todos los seres humanos tienen legítimos derechos y en base a nuestro profundo respeto hacia ellos". No olvidan Portillo y Martín agradecer al autor Sergio Parra "su colaboración y comprensión" y lamentan "que las personas que no se sienten ofendidas por esa fotografía tengan que verse privadas de su contemplación". En este sentido, la dirección del Festival asegura que esta exposición "goza de la más alta valoración por el 95% de los encuestados".