Abajo los prejuicios: El síndrome de Down esa "capacidad diferente"

Abajo los prejuicios: El síndrome de Down esa "capacidad diferente"

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39064-ilusion-ninos-sindrome-down-en-gran-formato">La ilusión de los niños con Síndrome de Down, en gran formato</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38901-diario-chica-sindrome-down">Diario de una chica con Síndrome de Down</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39089-mi-padre-jerome-lejeune-supo-que-perdio-nobel-pronunciarse-aborto">"Mi padre, Jerome Lejeune, supo que perdió el Nobel al pronunciarse contra el aborto"</a>»

REDACCIÓN HO / NH.- La sorpresa cayó como un choque a las aulas de clases, en las que las dudas de los estudiantes y los profesores tenían siempre el mismo sujeto. Era Pablo Pineda quien llegó a la Universidad de Málaga con la aspiración de ser Licenciado en Educación Especial y que llamaba la atención por padecer síndrome de Down.

Pineda, nacido en España, se ha pasado su vida derrumbando prejuicios sobre su condición y eso es, justamente, lo que ha ocurrido en Medellín, al ofrecer el pasado día 20 una conferencia en el Teatro Metropolitano para promover en la sociedad - y en los empresarios en particular- la inclusión de personas que tienen esa "capacidad diferente", tal como él le llama al Down.

El empeño por desmentir con un ejemplo vivo que su condición lo hace distinto pero no menos se la puso él mismo desde que era un estudiante de escuela. Ese entusiasmo lo llevó por el camino de dos título universitarios: Licenciado y Psicopedagogo.

Las banderas de Pablo en su misión son irrefutables. Se convirtió en el primer ciudadano europeo con síndrome de Down en obtener el título de licenciado, luego de semestres en los que no solo debía superar la exigencia normal de la educación superior, sino las dudas que, de sus capacidades, que tenían compañeros y profesores.

Para el primer día clases en la Universidad, Pablo solo tiene una palabra: "choque", el que recibieron sus compañeros en las aulas, allá en la década del noventa.

"¿Será capaz"? era la pregunta generalizada y esa inquietud, dice, surge en quienes creen que a las personas con esta condición solo se les debe dar la formación básica porque no pueden con más.

En su caso el paso por la escuela tuvo las mismas exigencias que cualquier niño. Compartía en salones con personas "normales", con los mismos docentes y las mismas tareas.

Así cree Pablo que debe ser la educación para personas con alguna limitación o dificultad motriz o mental. Todos en la misma clase porque se aprende "con la convivencia y la relación con otras personas".

La premisa que defiende su posición es que la educación es la que se debe acomodar a las necesidades de los estudiantes y no al contrario.

La defensa por los derechos a la inclusión educativa y laboral germinó desde su relación con la familia, pues sus padres siempre le reforzaron la idea de que tenía los mismos derechos que cualquiera.

Por eso vive como un profesional del común, viajando para dictar conferencias. Claro que su vida si tuvo un chispazo de espectáculo, cuando protagonizó la película 'Yo también' en el año 2009 en la que interpreta a Daniel, un joven que, cómo él, es el primer europeo síndrome de Down en obtener título universitario.

Pablo ha reforzado esa idea en Medellín con una conferencia que se titula "Yo también".