Apoyo cívico masivo al blindaje de Polonia frente al aborto

Apoyo cívico masivo al blindaje de Polonia frente al aborto

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39888-es-posible-polonia-ejemplo-democratico-triunfa-ilp-proteger-vida">«¡Es posible!, en Polonia triunfa la ILP para proteger la vida»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39840-polonia-hacia-blindaje-legal-derecho-vivir">Polonia, hacia el blindaje legal del derecho a vivir</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/firma/39573-firma-aborto-no-es-valor-europeo-abortion-not-european-value">«Firma: El aborto no es un valor europeo | Abortion is not a European value»</a>

REDACCIÓN HO / LifeSiteNews.com (LSN).- Desde numerosos sectores de la sociedad polaca ha surgido una oleada masiva de apoyo a la iniciativa ante el Parlamento de Polonia para prohibir todo tipo de abortos. Cartas abiertas por parte de las asociaciones profesionales y de médicos individuales, abogados y periodistas dirigidas a los parlamentarios y al público en general revelan el abrumador apoyo de la iniciativa de origen popular extendida por toda la nación, lanzada por la Fundación PRO de Varsovia. Esto se suma al entusiasta apoyo de la influyente Iglesia Católica del país, que ha puesto su peso detrás de la medida.

En un reportaje exclusivo publicado el 28 de junio, LSN hizo público que el proyecto de ley pro-vida llegaría antes al Sejm (la Cámara Baja del Parlamento) el 30 de junio. La iniciativa fue ocultada a los medios de comunicación ingleses, debido a la preocupación del organizador de la campaña que las noticias irrumpieran prematuramente en el mundo angloparlante, porque en ese caso los poderes extranjeros a favor del aborto habrían invertido dinero en el país para oponerse a los esfuerzos populares. Bajo el sistema político de Polonia, los patrocinadores deben recoger 100.000 firmas en un plazo de tres meses para poder llevar la iniciativa al Parlamento. La Fundación PRO recogió 600.000 firmas en dos semanas.

“Este proyecto es una oportunidad para rechazar finalmente la herencia del nazismo y del comunismo, que trajeron ‘el aborto legal’ a Polonia al primer puesto”, dijo Jacek Sapa, de la Fundación Pro, a LifeSiteNews. “Fueron Hitler y Stalin quienes se lo impusieron a los polacos, y es hora que nos distanciamos claramente de esas ideologías mortales”.

Ginecólogos/obstetras

En una carta abierta a los parlamentarios, la Sección Nacional de Obstetras/Ginecólogos de la Asociación Católica de Médicos Polacos expresó su apoyo a la medida. Dijo que “la organización y la realización de abortos por el sistema público de salud tiene consecuencias sociales negativas”. “Desmoraliza a todos los implicados en este procedimiento, erosiona la confianza social en las instituciones del Estado y socava el respeto a la profesión médica, cuyo objetivo es ayudar a los enfermos, no quitarles la vida”.

Los médicos señalaron que la declaración del Tribunal Constitucional en 1997 define claramente la protección legal de la vida humana desde la concepción, y sostuvieron que por es por eso que el aborto debe ser considerado incompatible con las normas morales y la Constitución.

El Tribunal Constitucional declaró el 28 de mayo de 1997: “El valor del bien jurídico de la vida humana protegido por la Constitución, incluyendo la vida en la etapa prenatal del desarrollo, no puede ser diferenciado. Hay una falta de criterios suficientemente precisos y justificados que permitan una diferenciación en función de la etapa de desarrollo de la vida humana. Desde el momento de la concepción, la vida humana se convierte en un valor protegido por la Constitución. Esto afecta también a la fase prenatal”. (veredicto del 28 de mayo de 1997, caso K26/96).

En una carta abierta al público, los obstetras/ ginecólogos polacos afirman que su asociación “apoya plenamente la iniciativa orientada a la protección completa de la vida del niño no nacido y desde el momento de la concepción”.

“Como ginecólogos y obstetras”, dijo la presidente Maria Szczawinska, “a menudo nos enfrentamos con el procedimiento de la matanza de niños no nacidos. El aborto es una tragedia para el niño asesinado y para sus padres, pero también para los médicos. El aborto no es sólo un asunto legal. Para nosotros los ginecólogos, es sobre todo una cuestión moral y ética. El médico es el ‘servitor vital’, es decir, un servidor de la vida, y debe proteger la vida humana desde su comienzo hasta su muerte natural. No rehusamos el derecho de rescatar la vida humana, pero nos oponemos firmemente a matar al niño por nacer.

“Es por eso que nos unimos a las numerosas voces en apoyo del proyecto que prohíbe totalmente la matanza de niños no nacidos”.

Abogados

En otra carta abierta, un grupo de abogados polacos ha informado a los parlamentarios que “los legisladores no tienen competencia ilimitada y no están en posesión del poder absoluto. Al final del día, la ley, tanto en los asuntos de mayor importancia como en los triviales, está sometida a una evaluación para ver si sirve al hombre”.

“Expresamos nuestra convicción que la legislación polaca, que protege la vida de todo ser humano desde el momento de la concepción, no debe renunciar a esta regla a causa de la discapacidad de los niños por nacer, ni a su concepción producida por un acto criminal, ni a la falta de amor por parte de sus padres”, escribieron los autores.

“Es por eso que Polonia, al optar por la plena protección de la vida, será la defensora del verdadero progreso en la protección internacional de los derechos humanos”.

Periodistas

La periodista Natalia Dueholm, una importante comentarista pro-vida que inició una Carta Abierta de Mujeres Periodistas contra el Aborto, dijo a LifeSiteNews que una prohibición total del aborto evitaría que los tribunales de la Unión Europea sigan forzando la difusión de la ideología del aborto en Polonia.

“Una vez que prohibamos totalmente el aborto, los tribunales supranacionales ya no serán capaces de condenar a Polonia por no proporcionar el aborto a esta o a esa mujer que se supone que tiene derecho a él. El Estado polaco ha sido condenado a pagar indemnizaciones a un cierto número de mujeres como castigo por “violar” su “derecho” al aborto. Esos veredictos siempre se basaron en la propia legislación de Polonia, que permite el aborto en algunos casos. Una vez que nos deshagamos de estas cláusulas de excepción, ningún tribunal tendrá motivos para castigarnos por proteger la vida de nuestros ciudadanos”.

Dueholm también se refirió a la presión subrepticia que se ejerce a menudo sobre las madres para que aborten, cuando en realidad ellas sólo deberían contar con la mejor atención médica posible.

“Otra razón importante para prohibir totalmente el aborto es asegurarse que cada mujer embarazada tenga la mejor atención médica en el hospital y en la oficina de Obstetricia y Ginecología”, dijo Dueholm a LSN.

“La ley debe establecer claramente que tanto su vida y la de su hijo están protegidas. Muchas mujeres se ven presionadas para abortar cuando se diagnostica que sus embarazos presentan complicaciones. Las mujeres merecen una verdadera medicina, que tiene por objeto el tratamiento de problemas y salvar la vida de los pacientes, no su eliminación”.

La periodista y comentarista pro-vida Joanna Najfeld agregó que la cláusula excepcional de la “salud de la madre” en la actual ley del aborto en Polonia ha producido el abuso del sistema e inclusive llevó a casos de aborto “legal” en menores de edad.

“La actual ley polaca puede ser fácilmente extendida para incluir más y más casos de aborto como ‘legales’”, dijo Najfeld a LifeSiteNews.

“Esto ha sucedido en otros países, lo cual permitió “excepciones” en su legislación sobre el aborto y terminó prácticamente con el aborto a petición. Aquí es España el ejemplo más famoso. Polonia se encuentra en peligro de rodar por la misma pendiente, es por eso que ya es hora que detengamos esto”.

“A menos que prohibamos totalmente el aborto, terminaremos con un número masivo de genocidios fetales, realizados prácticamente a pedido”, dijo Najfeld.

Se está haciendo una primera lectura del proyecto de ley pro-vida en el Sejm de hoy, con una votación prevista para hoy o el viernes. Un 50% más un voto trasladaría el proyecto de ley al comité para su consideración, y luego de ello volvería al Sejm para una segunda y tercera lectura y votación. Luego iría al Senado para ser votada, y si es aprobada, el presidente del país debe decidir si la refrenda como ley. Si no lo hace, entonces el Parlamento tendría que darle un apoyo de dos tercios de los legisladores para anular su veto.

Jacek Sapa, de la Fundación PRO, dijo a LifeSiteNews que el proyecto de ley tiene una posibilidad “realista” de ser aprobada, teniendo en cuenta que el 90% de los parlamentarios son católicos que tienen interés en aparecer al lado de la Iglesia.

“Los políticos que se oponen a esta ley pro-vida corren el riesgo de desafiar a la Iglesia y esto simplemente no es rentable”, explicó Sapa. “Los polacos siguen siendo una nación católica, y con frecuencia los políticos tratan de presentarse como fieles católicos durante las campañas electorales para ganar popularidad”.