Suecia: La locura de la 'pedagogía de género' incita a los niños a evitar "él" o "ella"

Suecia: La locura de la 'pedagogía de género' incita a los niños a evitar "él" o "ella"

Se han inventado el término "hen" (gallina) que no existe en sueco, para que los niños 'den rienda suelta' a su imaginación al ver a un adulto.

REDACCIÓN HO.- De acuerdo con un plan de estudios de la escuela nacional que busca luchar contra el "estereotipo" de los roles de género, una escuela de preescolar en el distrito de Sodermalm de Estocolmo ha incorporado una pedagogía ‘libre de género’ (sexo) que elimina por completo toda referencia a términos lingüísticos en masculino o femenino, según informa la agencia LifeSiteNews.

La locura llega a tal extremo, que el personal docente de la "Egalia", nombre de la escuela preescolar evitar el uso de palabras como "Él" o "ella" y así todos los niños y niñas, menores de 1 a 6 años, reciben el neutro "amigos" para evitar determinar el femenino o el masculino en la conversación.

"La sociedad espera que las chica sea ‘girlie’, agradable y bonita y de los niños que sean varoniles, duros y valientes," así se expresa Jenny Johnsson, una profesora de 31 años de edad de la escuela pública, según recoge el Daily Mail. "Egalia les da una oportunidad fantástica para ser quien desea ser.", así lo expresa el director Lotta Rajalin, quien ha confirmado que la escuela ha contratado a un "pedagogo de género" para ‘ayudar’ a los profesores a quitar referencias masculinas y femeninas en el lenguaje y el comportamiento, yendo tan lejos como para ‘tomar precauciones’ para que los conocidos juegos de Lego, los lego bloques y otros juguetes de construcción estén junto a la cocina, de esa forma evitar que los juguetes “contribuyan” a dar cualquier preferencia sobre los ‘roles de género’.

El término "hen" (gallina)

En sueco los pronombres "han" y "hon" (él y ella), por ejemplo, han sido sustituidos en la escuela por el significado "gallina," una palabra confeccionada que no existe en sueco pero es utilizada por las feministas y homosexuales. "Utilizamos la palabra 'Gallina' por ejemplo cuando un médico, policía, electricista o fontanero o viene al jardín de infancia," dijo Rajalin. "No sabemos si es un él o una ella así que simplemente decimos “Gallina” que llega alrededor de las 2 p.m. y "a continuación, los niños pueden imaginar a un hombre o una mujer. Esto amplía su punto de vista".

También hemos suprimido libros infantiles tradicionales, como Blancanieves, Cenicienta o los cuentos de hadas clásicos, dijo Rajalin. Los estantes en su lugar tienen libros que se ocupan de las parejas homosexuales, padres solteros, los niños adoptados y tratados sobre "nuevas formas de juego. "Un ejemplo concreto podría ser cuando está jugando en casa y se toma el papel de la mamá ya y empiezan los problemas", dijo Rajalin. "Entonces les sugerimos que hay dos mamás o tres y así sucesivamente."

Personas con sentido común

Sin embargo, no todos los padres suecos, apoyan la agenda adoctrinadora de su país que busa eliminar ‘los roles de género’. "Los roles de género diferentes no son problemáticos, mientras las personas sean valoradas en equidad de valor", así se expresa Tanja Bergkvist, una madre que denuncia estas prácticas ‘pedagógicas’ a las que denomina "locura de género" en Suecia.

Bergkvist observó que quienes promueven la igualdad entre los sexos para romper los roles de género "dicen que hay una jerarquía donde siempre se da más valor a lo que hagan los niños (boys), luego me pregunto quién decide qué tiene mayor valor. ¿Por qué hay mayor valor en jugar con coches?" Bergkvist, quien es una crítica de la promoción por parte del Estado de una estructura significada en las escuelas y de una academia estatal centrada en estudios de género, señaló en su blog como un ejemplo de la "locura de género" en el país que el Consejo de Ciencias sueca financiado por el Estado y que había concedido 80.000 dólares para una beca de doctorado para investigar en "la trompeta como símbolo de género".