Panamá defiende la libertad frente a la imposición de la ideología de género

Panamá defiende la libertad frente a la imposición de la ideología de género

«<a href="http://fundacionvidayfamilia.org/sitio/firmas.html">Envía tu mensaje a la Defensora del Pueblo y haz valer tu opinión</a>»

REDACCIÓN HO.- La defensa de la familia  y de nuestra concepción de la sexualidad humana frente a los dogmas de la ideología de género exige nuestra firme posición frente a quienes, sin saber de fronteras, amenazan la célula básica de la sociedad. Los colaboradores de HO en Panamá invitan a todos los ciudadanos concienciados de ello a manifestarse frente a la nueva campaña abierta en el país iberoamericano bajo el lema Tengo un amigo gay, manejada además con ocultas intenciones por la Defensora del Pueblo panameño, Patria Portugal, en lo que se denuncia como una abusiva interpretación de sus atribuciones.

Y es que la institución busca, con cargo al erario, promover fueros y privilegios para el colectivo homosexual, grupo social minoritario, mientras se prohíbe la libertad de expresión de los demás panameños avalada la Constitución, abogando por el reconocimiento de unos "derechos sexuales" que nadie podrá cuestionar bajo amenaza de cárcel. 

Así, siguiendo la iniciativa de la Fundación Familia y Vida, se invita a los ciudadanos y en especial a los panameños a firmar la carta dirigida a la Defensoría del Pueblo, para que recule y enfoque sus recursos hacia la resolución de los problemas reales del país, en especial de los más necesitados.

Lo que esconde la campaña

Los impulsores de esta iniciativa en defensa de la familia recuerdan como la Defensoría del Pueblo es una institución del Estado panameño, creada para velar por la protección de los Derechos Humanos de todos los habitantes de la República de Panamá.

 Les llama por ello la atención que la Defensoría del Pueblo promueva con el dinero de todos los panameños la campaña Tengo un amigo gay, "que en vez de ayudarlos, entorpece la solución de su problema. ¿Qué hay detrás de esa campaña? La aprobación del proyecto de ley No. 50 que convierte en delito punible el hecho de que un ciudadano manifieste de alguna manera su desacuerdo con ese estilo de vida, olvidando que en nuestro país todos tenemos derecho a la libertad de expresión, derecho inalienable protegido por la Constitución panameña", afirman los profamilia.

"Estos grupos buscan alcanzar fueros y privilegios, so pretexto de alcanzar la igualdad con el resto de los ciudadanos, cuando son ellos quienes se discriminan y auto segregan de la sociedad.  No se puede faltar el respeto a los demás, tal como sucedió en días pasados cuando estas mismas personas le faltaron el respeto a los católicos panameños, cometiendo actos impúdicos en el atrio de la Catedral Metropolitana, basándose en que dos señoras lesbianas fueron arrestadas por unidades de la policía por escenificar actos fuera de la moral en el parque de la Catedral. Es un triste precedente que la Defensoría del Pueblo avale estos actos que escandalizaron a tantos panameños en su fe", se añade.

Y concluyen recordando a  Patria Portugal que "no se puede favorecer a grupos minoritarios que abogan por derechos que no existen, por lo que nunca les han sido quitados, siendo ellos quienes estigmatizan a las personas llamándolas homofóbicas cuando se habla con la verdad sobre estos temas".