La OMC cede a reconocer el aborto como un 'derecho'

La OMC cede a reconocer el aborto como un 'derecho'

<a href="http://www.hazteoir.org/node/32725">N«ueva edición de la Guía de Objeción de Conciencia Sanitaria al Aborto»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/la-objecion-sanitaria-ante-el-aborto-derecho-y-obligacion">«La objeción sanitaria ante el aborto, derecho y obligación»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38027-nos-negamos-abocar-mujer-abortar-como-unica-salida">«"Nos negamos a abocar a la mujer a abortar como única salida"»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39354-justicia-reconoce-derecho-medico-familia-abstenerse-en-tramites-previos-aborto">«La Justicia reconoce el derecho de un médico de familia a abstenerse en los trámites previos a un aborto»</a>

LA GACETA, Santiago Mata.-  La Organización Médica Colegial (OMC) que preside Juan José Rodríguez Sendín ha sometido a la aprobación de los Colegios de Médicos un Código Deontológico que no reconoce la objeción de conciencia de los facultativos que no quieran repartir los sobres 'informativos' a las mujeres que pidan abortar.

A diferencia del vigente código ético de 1999, el borrador definitivo del nuevo código reconoce el aborto como "derecho" y afirma que el médico “no queda eximido de informar a la mujer” en la forma que prevé la Ley del Aborto que entró en vigor el 5 de julio de 2010.

La Ley encarga a las comunidades autónomas la elaboración de sobres informativos para las mujeres que piden abortar, especificando que en ellos se hable tanto de las ayudas que puede recibir si no aborta, como de los centros donde puede hacerlo a costa del contribuyente. Hasta ahora, sólo una comunidad autónoma, la de Castilla-La Mancha, concretó el 21 de junio de 2011, mediante una orden del Consejero de Salud, que los médicos de atención primaria tienen obligación de repartir estos sobres.

El Colegio de Médicos de Toledo recurrió esta orden ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, que en septiembre suspendió las directrices de la Consejería de Salud que impedían objetar a los médicos de Atención Primaria.

En Andalucía no hay una directiva, sino que son los directores de los centros de salud quienes obligan a los médicos a tramitar los sobres; cuando los facultativos objetan, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) interviene para negarles este derecho. La semana pasada, un juez de la Sala número 1 de lo contencioso-administrativo de Málaga suspendió cautelarmente una resolución del SAS, que negaba a una médico de familia el derecho a no participar en la tramitación de abortos.

Secreto y chantaje

Puesto que sólo en Castilla-La Mancha había órdenes expresas que negaban el derecho a la objeción, fuera de esa comunidad los Colegios de Médicos no han tenido que intervenir en defensa de los facultativos. Y para evitar que lo hagan en el futuro, el Gobierno ha impuesto al equipo rector de la OMC que niegue este derecho en el Código Deontológico.

Para los expertos, la mejor prueba de que este cambio es una imposición externa a los Colegios de Médicos, es el secretismo con que se lleva a cabo su aprobación. En su primera redacción, que se entregó a los colegios en marzo, se especificaba que sólo se podían hacer copias con autorización expresa de la OMC.

En el borrador definitivo del código ético no se dice quién lo ha redactado. Sólo dos colegios han permitido discretamente el acceso de los médicos al texto: el de Granada y el de Toledo, este especificando que el plazo de alegaciones al texto termina mañana. Se supone que el resto de colegios aprobará el texto en Junta Directiva sin consultar con otros miembros.

El premio que supuestamente ofrece el Gobierno a la OMC a cambio de negar el derecho a la objeción frente al aborto, es el reconocimiento de la colegiación obligatoria de los médicos. Ellos y los abogados son, previsiblemente, las únicas profesiones para las que se exigirá colegiación en la Ley de Servicios Profesionales que tramita el Ministerio de Industria.

Laboratorio andaluz

La prueba de que la amenaza del Gobierno de convertir los Colegios de Médicos en asociaciones irrelevantes es Andalucía. En ese laboratorio de los proyectos socialistas, la colegiación sólo es obligatoria para los médicos que trabajan por su cuenta, y no para los del SAS. Se da así la paradoja de que, por ejemplo, muchos médicos onubenses que trabajan en Portugal deben colegiarse, porque se lo exige la Seguridad Social portuguesa, mientras que la andaluza no lo ordena.

Juan Manuel Molina, que hace tres décadas fundó la primera asociación provida en Andalucía oriental, comentó a LA GACETA que “con ese código, se salvan los colegios médicos, pero tienen que aceptar una norma del Gobierno en vez de conservar la garantía de independencia científica”. Este miércoles, Molina acompañará a un grupo de médicos objetores andaluces que expondrán su caso en rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.