Arbitraria ocultación de imágenes religiosas en un colegio de Granada

Arbitraria ocultación de imágenes religiosas en un colegio de Granada

«<a href="http://www.hazteoir.org/files/Denuncia%20de%20Escuelas%20Catolicas_Ideal%20de%20Granada.jpg">Denuncia pública de Escuelas Católicas</a>»

REDACCIÓN HO.- De rocambolesco y patético ejemplo de intolerancia laicista es la denuncia que nos llega desde el Colegio Cristo Rey del barrio granadino de Albaicín, un centro de Secundaria de iniciativa social y católica acogido a concierto, según los hechos ocurridos en la pasada jornada electoral del 22M.

Según han relatado a HO testigos de lo sucedido, todo parecía transcurrir con normalidad incluso tras la llegada tardía de la protagonista del altercado, una apoderada de IU que llegó tiempo después de haberse constituido la mesa.  Dicha mujer, tras aterrizar en el colegio sobre las 8:30 horas, a eso de las 10 de la mañana sorprendió a los presentes, en especial a los miembros de la mesa, “al levantarse muy alterada de su silla” y señalando: “lo que estoy viendo me está dañando la vista”.

Inmediatamente, se dispuso a eliminar lo que le causaba ese mal de ojo, que no eran sino dos y muy concretos cuadros religiosos:  una representación de Cristo Rey Niño y otra de la Inmaculada de Alonso Cano, que para mayor rareza daba el caso de que le quedaba a su espalda. Parece pues que más que 'dañarle el ojo', a la apoderada de IU le nacían más vistas…

Sea por este efecto milagroso tan contrario a su ideario de intolerancia laicista o por otro misterioso motivo, la apoderada de izquierdas trató nada más saltar sus posaderas en el asiento de descolgar el cuadro del Cristo Niño, “pero como era demasiado grande y nadie le ayudaba, en gran parte por el estupor que causó su abrupta reacción”, comentan los testigos, decidió coger papel de periódico y se dispuso a tapar la imagen.

Concierto no es renuncia al ideario

Se da la circunstancia de que la interventora del PP en la mesa era profesora del centro y, movida por la ofensa a sus preciados símbolos religiosos que allí se acometía, decidió tratar de reconducir a la sensatez: le intentó hace ver que aquello era un colegio de iniciativa religiosa plagada de elementos propios de la fe cristiana que no ofenden a nadie en absoluto, pero la izquierdista solo aludía a que era “un centro concertado y como tal recibía fondos públicos”: será en tan peregrino argumento que para ser concertado es necesario renegar de los elementos de la fe que inspiran la propia iniciativa educativa, lo cual no hace sino aumentar el disparate de su actitud en cuanto a normativa y legalidad. Por la misma regla de tres, cualquier sindicato, organización o entidad privada que reciba fondos públicos debería renunciar entonces a su ideario, ahí llega el dislate.

Pero como la activa laicista no cejaba en su empeño ni se atenía a parlamentos, la profesora e interventora del PP decidió llamar a su partido para recibir asesoramiento: allí le informaron de lo que podía estar marcando el ánimo de esta apoderada de IU, que se estaba recorriendo varios colegios electorales con la presumible intención de tratar de impugnar y paralizar las votaciones, barruntando la debacle electoral que luego se vio confirmada para su formación, en un barrio granadino como el del Albaicín, tradicional feudo de izquierdas y donde también acabó barriendo el PP.  

Según relata a HO, sea pues para que no consiguiera que el altercado fuera a más y se perjudicara la jornada electoral, sea también por no ver dañados las preciadas imágenes con la descuidada acción de la apoderada de IU, la profesora e interventora del PP decidió al menos evitar que el perjuicio fuera a mayores ante el estado de alteración que presentaba la laicista, y trajo unas telas con las que con cuidado se taparon las dos imágenes que tanto molestaban a la vista de la reaccionaria, incluida la que daba a su cogote.

“La situación era rocambolesa, absurda y de sainete –señalan testigos a HO–. La sala, como el colegio en general, está plagada de elementos y símbolos católicos: cruces, carteles como los de JMJ, estatuas de gran tamaño como la que realizaron los alumnos de un Cristo con gran corazón… Pero parece ser que lo único que ‘molestaba a la vista’ de la apoderada de IU eran esas dos imágenes,  a pesar de que además una de ellas quedaba a su espalda”.

Muy ufana se vio a la apoderada de IU tras lograr su propósito: “ya lo he conseguido en cuatro colegios”, presumía ante los presentes, en cuya estupefacción ante tanta beligerancia laicista haya que buscar razones que disculpen en algo el que no se opusieran a la ocultación de los elementos religiosos y dejaran que se consumara tan intolerante acción.

Por su interés, reproducimos íntegra a continuación la carta abierta que a raíz de estos hechos nos ha remitido la directora de la Residencia Universitaria de Cristo Rey, Eva María Maldonado:

Cristo Reina

Me llamo Eva M. Maldonado Blanes. Soy Hija de Cristo Rey y estoy en Granada. No podría de dejar de hacerme justicia a mi misma y a lo que mi nombre representa si no comunicara lo ocurrido en nuestro Centro De Enseñanza Secundaria en el Albaicín en Granada el pasado día 22 de Mayo, durante la jornada de votaciones.

¿Quién dice que la decoración de su casa la decide uno? Pues eso está por ver.

Porque no es así si se trata de un Centro religioso con carácter propio aprobado por el Estado en el que se imparte la enseñanza desde hace muchas décadas y en el que siempre se ha instalado una mesa electoral sin dar lugar a ningún conflicto. Pero como lo que está de moda es ser irrespetuoso, intolerante y todos los “in” posibles acerca de la Iglesia, pues entonces estábamos en el momento perfecto para ofender la libertad religiosa -que solo gozan unos pocos- de los presentes.

Al entrar a ejercer mi derecho como cualquier otra ciudadana me extrañó ver tapados el cuadro de la Inmaculada de Alonso Cano que preside la entrada y el de Cristo Rey propio del centro que lleva su nombre. Al preguntar a una profesora que estaba de interventora de un partido me dijo que la señora que estaba de interventora de IU había pedido que se taparan las imágenes religiosas porque le “ molestaba a la vista”. Y tras un forcejeo de palabras y con el miedo que estropearan las imágenes -con los periódicos que las iba a tapar- pidieron a las religiosas de la comunidad sábanas para ocultar las imágenes. A mí me dio un vuelco el corazón por muchos motivos, especialmente por sensibilidad religiosa pero también por la forma de ejercer la democracia en una mesa electoral.

Pretendemos retirar un diccionario porque no pone a Franco como dictador y nosotros vamos pisando derechos de los ciudadanos reconocidos en nuestra Constitución Española cada vez que nos apetece. Solo pregunto qué se puede esperar de unas ideologías que exacerban el ánimo de las personas por creer o no en una religión determinada. ¿Por qué en mi centro tengo que aguantar estas conductas tan “irracionales” de políticos recién salidos de urna cuando entre mis alumnos se encuentran ateos, musulmanes, etcétera, y ellos mismos respetan todo lo que significa Cristo Rey sin ningún tipo de problema?

Solo le pido a Dios que tenga misericordia de gente como esta y cuando llegue el final de sus días a Dios no le “moleste demasiado a los ojos” tenerlos delante. Gracias

Eva M. Maldonado Blanes, Hija de Cristo Rey, directora de la R. U. Cristo Rey de Granada.