El islamismo radical busca ahora prohibir la Biblia en Pakistán

El islamismo radical busca ahora prohibir la Biblia en Pakistán

«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/34265-salvemos-asia-bibi">Asia Bibi, dos años en la cárcel esperando la horca</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/36955-campana-civica-internacional-canonizacion-shahbaz-bhatti">Campaña cívica internacional por la canonización de Bhatti</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37844-pakistan-ley-antiblasfemia-suma-victimas-mientras-se-alza-voz-moratoria">«Pakistán: La Ley Antiblasfemia suma víctimas, mientras se alza la voz por una moratoria»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37635-fundamentalismo-se-crece-en-pakistan-abraza-islam-o-moriras">El fundamentalismo se crece en Pakistán: 'abraza el Islam o morirás'</a>»

REDACCIÓN HO / ACI Prensa  / Fides.El partido islámico radical Jamiat Ulema-e-Islam pidió al Tribunal Supremo de Pakistán prohibir la circulación de la Biblia, a la que califica de "libro pornográfico" y "blasfemo". La agencia Fides informó que este grupo radical tiene su sede en Karachi, desde la que ha puesto en marcha una campaña contra la Biblia porque según su líder, Abdul Rauf Farooqi, algunos pasajes describen como "viciosos e inmorales" a personajes que los musulmanes consideran profetas. El líder del partido ha advertido amenazadoramente que “siempre y cuando los tribunales funcionen, no habrán choques entre las dos religiones (Islam y cristianismo)” y que “nuestros abogados van a pedir al Tribunal Supremo que prohíba la Biblia.”

Se trata de un nuevo ataque contra la comunidad cristiana en Pakistán, atemorizada por los ataques y amenazas sufridos después de la eliminación de Bin Laden, y que ya estaba bajo ataque por los efectos perjudiciales de la ley sobre la blasfemia, que castiga con la pena de muerte a quien insulta el Corán o al Profeta Mahoma

El P. Saleh Diego, presidente la Comisión Justicia y Paz de la Archidiócesis de Karachi, alertó que se trata de "una medida que podría alimentar el odio religioso contra los cristianos. Es una amenaza para la coexistencia pacífica, un ataque al corazón de nuestra fe".

El sacerdote dijo que la minoría cristiana de por sí ya es muy débil y está sujeta "a las presiones injustas de la ley sobre la blasfemia. Estos grupos radicales quieren eliminarnos por completo. Evidentemente se trata sólo de grupos minoritarios, y tenemos la esperanza de que se alcen las voces de los líderes musulmanes moderados para detener esta campaña de odio".

"Nuestra respuesta como cristianos en Pakistán, es reiterar la urgencia del diálogo y del respeto de todos los símbolos religiosos y los libros sagrados de todas las religiones. Pero esperamos que, a nivel internacional, pueda nacer una respuesta más fuerte y decidida, que nos apoye", afirmó, a la vez que pidió a la comunidad internacional detener la campaña contra la Biblia.

Aumento constante de la violencia contra los cristianos

En Pakistán se registra un aumento constante de la violencia contra las minorías religiosas y los cristianos "son las primeras víctimas de la persecución"; es un tema que el gobierno debe abordar con el fin de garantizar la libertad, la democracia y el estado de derecho. Lo afirma un nuevo informe titulado A Question of Faith (Una cuestión de fe), que ha sido publicado recientemente por el "innah Institute, un prestigioso centro de investigación y análisis de Pakistán, inspirado en los principios del fundador de la patria, Mohammed Ali Jinnah. El Centro de Investigación está presidido por la parlamentaria musulmana Sherry Rehman, del Pakistan People’s Party, el partido que está en el Gobierno actualmente.

El informe, del cual hemos recibido una copia en la Agencia Fides, considera como algo crucial la condición y la libertad de las minorías religiosas en el país y por esta razón ha presentado al gobierno 23 recomendaciones que incluyen: la abolición de la ley sobre la blasfemia, o al menos modificarla sustancialmente para prevenir el abuso; aprobar nuevos artículos del Código Penal de Pakistán para castigar a quienes inciten al odio religioso o la violencia; eliminar la impunidad de que gozan los líderes musulmanes que predican en las mezquitas; y reformar la policía y el sistema judicial.

El informe insta al Gobierno a revisar el sistema de los tribunales islámicos y a establecer una nueva autoridad independiente, el Special Ombudsman (basándose el modelo del defensor de los derechos de los ciudadanos que existe en la Unión Europea), que pueda ser un punto de referencia para la protección de los las mujeres y de las minorías.

“Estamos totalmente de acuerdo y estamos encantados de que una institución de prestigio, expresión de la intelighentia musulmana del país, ponga de relieve estos temas y hable sobre la persecución de los cristianos" dice a Fides el p. Mario Rodríguez, director de las Obras Misionales Pontificias en Pakistán. "Sabemos que Sherry Rehman está arriesgando su vida, ya que se está exponiendo en temas muy delicados: le damos las gracias y expresamos nuestra total solidaridad. Sin embargo, no creo que el gobierno quiera abordar seriamente la cuestión de la situación de las minorías religiosas. Pero este informe nos da la esperanza de que algo se mueva en la opinión pública y en la sociedad civil de Pakistán”.

El informe denuncia la grave situación de discriminación que sufren las minorías religiosas en Pakistán. La investigación se basa en las entrevistas realizadas a 125 líderes de la sociedad civil, de organizaciones no gubernamentales, de comunidades religiosas minoritarias, que se han llevado a cabo entre diciembre de 2010 y abril de 2011.

El texto documenta el deterioro progresivo de la situación social y económica de las minorías religiosas y "el aumento de la violencia contra ellos”. Analizando la situación de los cristianos, los hindúes y los ahmadíes - todos ellos objetivos de la violencia y la discriminación - Se observa en particular que "la condición de los cristianos se ha deteriorado significativamente" y que "los cristianos son las primeras víctimas de la persecución", "se sienten ciudadanos de segunda clase", “se ven discriminados en todos los ámbitos de la vida pública". En las zonas rurales son víctimas débiles e indefensas de los abusos y opresiones cometidas por musulmanes ricos.