La Comisión de DDHH de la ONU exige el asesinato de nasciturus

La Comisión de DDHH de la ONU exige el asesinato de nasciturus

En un fallo muy celebrado por el lobby abortista y que obvia aspectos esenciales del caso, condena a Argentina por no garantizar a una joven un aborto al que se opusieron médicos y jueces.

REDACCIÓN HO.- El Comité de Derechos Humanos de la ONU, en un fallo inmediatamente celebrado y alardeado por el lobby abortista, ha condenó a Argentina por no haber garantizado el acceso a un aborto legal a una adolescente con discapacidad mental, que se acogió al supuesto de violación. El Comité ‘ordenó’ al Estado argentino proporcionar ‘medidas de reparación que incluyan una indemnización adecuada’ y ‘tomar medidas para evitar que se cometan violaciones similares en el futuro’, y le dio 180 días para cumplir con el dictamen”.

El artículo 86 del Código Penal argentino considera no punible el aborto en dos casos: 1) Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; y 2) Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”.

El fallo del Comité de DDHH de la ONU se refiere a un caso sucedido en 2006, en la provincia de Buenos Aires. La familia de la menor, embarazada de 14 semanas y media, acudió al hospital de la localidad de Guernica en el que se negaron a practicar el aborto. La menor fue derivada a un hospital de La Plata en el que se comenzaron los procedimientos para perpetrar la muerte del niño aún no nacido. El hospital recibió una orden judicial de una jueza de menores frenando el procedimiento. La jueza de menores falló prohibiendo el aborto, por considerar que no era para ella admisible reparar una agresión injusta (el abuso sexual) ‘con otra agresión injusta contra una nueva víctima inocente como es el bebé’. La sentencia fue confirmada por la Cámara Civil, pero la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires dejó sin efecto las sentencias y determinó que el aborto podía realizarse.

“Pese a esta intervención de la Corte Suprema, el Hospital San Martín de La Plata se negó a practicar el aborto, porque el embarazo estaba ya demasiado avanzado (entre 20 y 22 semanas).  Fue entonces, como recordaba Juan Claudio Sanahuja en el boletín electrónico Noticias Globales correspondiente al domingo 15 de mayo de 2011, cuando “las organizaciones feministas que apadrinaron el caso acudieron a un médico abortero, lo cual declararon en su momento y siguen manifestando con total impunidad”.

“Dejamos para otro momento el análisis del documento emanado del Comité de Derechos Humanos (CDH) -alaiza Sanahuja-. Ahora destacamos que, además de la perversa reinterpretación principalmente del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que nada dice sobre el aborto, la resolución del CDH, entre otras cosas, revela la intención de los grupos lesbo-feministas que llevaron adelante la denuncia, de avanzar sobre la objeción de conciencia y de obtener una condena de los llamados grupos católicos”.

“A la vez, la decisión del CDH, con fecha del 28 de abril pasado, llega en un momento en que existe una gran presión tanto en el Congreso Nacional como en la Corte Suprema de Justicia de la Nación argentina, para liberalizar el crimen del aborto”.

Las denunciantes

 “La demanda contra el Estado argentino  -continúa monseñor Sanahuja- fue promovida en mayo de 2007 por el Instituto de Género, Derecho y Desarrollo, de Rosario (Insgenar), el Comité de América latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) y la Asociación Católicas por el Derecho a Decidir, de Córdoba. Al Instituto de Género, Derecho y Desarrollo de Rosario lo preside Susana Chiarotti, coordinadora regional del CLADEM, que fue nombrada por el presidente Néstor Kirchner miembro del Comité de seguimiento de la Convención Interamericana de Belem do Pará.

“Recordemos  -dice por último el boletín electrónico- que CLADEM, el 30 de noviembre de 2001 acudió al Comité de seguimiento de la Convención de Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), denunciando a la Conferencia Episcopal Argentina por aceptar la propuesta de algunos senadores de ratificar el Protocolo Opcional de esa Convención añadiéndole una declaración interpretativa para preservar el derecho a la vida”.

Las organizaciones proaborto celebran un fallo que crea jurisprudencia

Organizaciones de género de Argentina ni han tardado en expresar su "satisfacción" por el dictamen del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas; "Valoramos altamente este dictamen por la importancia que tendrá en la vida de la joven y su familia para quienes el reconocimiento de sus derechos por el Comité fue la primera y más importante reparación buscada al presentar el reclamo", señalaron las organizaciones que apoyaban lademanda.

 Las entidades de género aseguraron que "este dictamen tendrá un impacto positivo en el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres al sentar jurisprudencia sobre la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en relación a los casos de aborto no punible". El Comité de la ONU "plantea que los casos de aborto no punible deben resolverse entre la paciente y su médico sin la injerencia del Estado ya que esta intromisión viola el derecho a la privacidad", concluyeron.

Noticias relacionadas: