Hungría, una revolución en la Europa posmoderna

Hungría, una revolución en la Europa posmoderna

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38042-analisis-caso-hungaro-cree-europa-en-democracia-o-no">¿Cree Europa en la democracia? El caso húngaro</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38020-hungria-aprueba-nueva-constitucion-que-defiende-derecho-vida-y-familia">La nueva Constitución húngara defiende el derecho a la vida y la familia</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37511-reunion-expertos-en-budapest-futuro-europa-depende-familia">Reunión de expertos en Budapest: 'El futuro de Europa depende de la familia'</a>»

Constitución húngaraREDACCIÓN HO.- Grégor Puppinck, Director general del ECLJ desarrolla el artículo que a continuación ofrecemos.

La nueva Constitución, aprobada por el Parlamento húngaro con una mayoría contundente y llevada a cabo por el Gobierno de Viktor Orban, fue aprobada el pasado 25 de abril de 2011 por el Sr. Pál Schmitt, Presidente húngaro. ¿Por qué esta nueva Constitución ha provocado tanto debate en Europa? el Centro Europeo de derecho y justicia (ECLJ) ha tomado la iniciativa de emprender análisis a la luz de las normas europeas.

En particular, la ECLJ ha comparado las disposiciones controvertidas del texto a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de derechos humanos y a otras constituciones europeas.

Por qué sorpresas y disgustos con Hungría

Dicho análisis sugiere que la nueva Ley Suprema de Hungría podría sorprender a los inquilinos de una visión posmoderna de Europa. Sin embargo, el contenido de la nueva Constitución no debe considerarse como innovador en relación con la práctica constitucional europea. En gran medida, los críticos de la nueva Constitución sostienen que el documento se deriva de ideales y pensamiento cristianos, de hecho en su preámbulo se hace referencia al cristianismo. También se ha criticado por la clara decisión de proteger el derecho a la vida y la dignidad humana desde el momento de la concepción, así como el matrimonio y la familia y que prohíba las prácticas encaminadas a la eugenesia.

Además, los miembros de la oposición se opusieron a dicha aprobación, acusando al Gobierno de haberles marginado durante el proceso de reforma. Los opositores también están criticando el nuevo equilibrio de poderes, que favorece al Parlamento en detrimento de la Corte Constitucional que ganó influencia durante el período de transición post-comunista.

Un hito en la historia de Hungría y… de Europa

Podemos hablar de un hito en la historia de Hungría. De hecho, esta nueva Constitución, que reemplaza la promulgada en 1949, cierra el período de transición poscomunista. Desde 1988, había una necesidad urgente de un nuevo texto, pero los gobiernos anteriores sólo consiguieron modificar la antigua Constitución. Al final, la amplia victoria de "Fidesz", el partido Orban, permitió pasar de las "soluciones provisionales" a establecer nuevas bases institucionales y políticas de Hungría.

No todos están contentos con estos fundamentos. En su "proceso de reforma proyecto nacional", la Constitución afirma, entre otros, los valores de la nación, religión, vida, dignidad, familia y propiedad. Sobre las ruinas del comunismo y en el contexto de la crisis económica y cultural occidental, la nueva Constitución elige reafirmar con firmeza la identidad tradicional del país. Como en el resto de Europa, Hungría enfrenta una triple crisis: una cultural, una demográfica y económica. Hungría intenta responder a su manera, sin someterse totalmente el modelo recomendado por instancias supranacionales. 

Ante el proyecto cultural de Europa, que en gran medida se funde en un universalismo abstracto y desarraigado, Hungría decidió reafirmar su identidad nacional. Al comienzo de la Constitución, el pueblo húngaro afirma: "Estamos orgullosos de que hace mil años nuestro rey, San Esteban, fundó el Estado húngaro sobre bases sólidas y ha hecho de nuestro país una parte de la Europa cristiana". 

Europa se ha de enfrentar a su propia historia

¿Podríamos imaginar una Constitución Europea bajo la tutela de Carlomagno o una Constitución francesa con Clovis y San Luis de Francia? Como otro símbolo, la bandera húngara la corona de San Esteban. Las referencias nacionales no sólo son históricas.

Además, la tasa de natalidad actual en Hungría es muy baja: 1,3 niños por mujer. Para frenar esta crisis demográfica, la Constitución rechaza la "cultura de la muerte", y en lo sucesivo, pretende proteger "la institución del matrimonio, entendida como la unión conyugal de un hombre y una mujer fundado en un mutuo consentimiento independiente”; Hungría también protegerá la institución de la familia, que reconoce como base para la supervivencia de la nación.  Establece como principio el hecho de que "vida y la dignidad humana es inviolable", también afirma que "la vida del feto será protegida desde el momento de la concepción", como un derecho humano fundamental.

En el actual contexto de crisis cultural y derrota de ideologías, Hungría demuestra que el patrón postmoderno occidental no es irresistible. Las objeciones de la oposición al proceso constitucional parecen ser principalmente ideológicamente predeterminadas.

Claramente, la nueva Constitución húngara no sigue el patrón posmoderno, pero está aún en línea con una parte consistente de la tradición constitucional europea. La ECLJ pide a las instituciones europeas respetar la nueva Constitución de Hungría y soberanía del pueblo húngaro.