"El diagnóstico prenatal elimina la enfermedad por la vía de la ejecución"

"El diagnóstico prenatal elimina la enfermedad por la vía de la ejecución"

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38451-que-encierra-aprobacion-ley-muerte-digna-cambiar-algun-voto">¿Qué encierra la aprobación de la ley de 'muerte digna'? "Cambiar algún voto"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/ginecologo-objetor-aborto-se-declara-dispuesto-ir-carcel-19896">Un ginecólogo objetor al aborto se declara "dispuesto a ir a la cárcel"</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/videoblog/aborto-eugenesico-genocidio-silencioso">Aborto eugenésico: el genocidio silencioso</a>»

REDACCIÓN HO.- Esta mañana ha participado en las Jornadas de Bioética de la Universidad CEU Cardenal Herrera el ginecólogo del Hospital Punta de Europa de Algeciras, Esteban Rodríguez Martín, presidente de la Comisión Deontológica de Ginecólogos "Derecho a Vivir " (DAV).

El doctor Rodríguez Martín ha defendido que las pruebas de diagnóstico prenatal que se practican en España deben tener una finalidad terapéutica y no eugenésica: "No tiene utilidad médica para un niño diagnosticarle un síndrome de Down antes de nacer".

El doctor Rodríguez Martín es el primer ginecólogo español que defendió ante los tribunales en 2008 su libertad de conciencia para no participar en programas de diagnóstico prenatal orientados a favorecer el aborto en casos de detección de malformación o discapacidad. Según señala, "el crecimiento de estos abortos eugenésicos es constante: hemos pasado de 1.200 casos en 1998, a 3.300, en 2009. Gracias al diagnóstico prenatal estamos eliminando la enfermedad no por la vía de la curación, sino por la vía de la ejecución". Y recuerda que "un programa que contempla matar al paciente como opción es contrario a la deontología médica".

Aborto eugenésico y genocidio

Para el doctor Rodríguez Martín, el aborto eugenésico "consiste en impedir el nacimiento de determinadas personas por cualquier mínimo defecto". Esa interrupción del embarazo "tiene una intención homicida: es un proceso paramédico que no se ajusta al deber deontológico del médico". Lo más grave a su juicio es que la extensión de estas pruebas de cribado ha hecho que los ginecólogos "crean que tienen que acabar con la vida de los niños enfermos, lo ven normal".

Este cribado del diagnóstico prenatal, con la "finalidad de seleccionar", podría identificarse, para Rodríguez Martín, con el concepto de genocidio, definido por las Naciones Unidas como cualquier acto perpetrado con la intención de destruir a un grupo: "Es lo que estamos haciendo con una categoría de ciudadanos que son discriminados por su enfermedad y por su edad. Eliminar casos de niños que pueden vivir con su enfermedad es una forma de genocidio".

Cooperadores necesarios

En esta práctica contraria a la deontología profesional, Rodríguez Martín ha identificado como "cooperadores necesarios" a los gobiernos, las sociedades científicas y las políticas de salud autonómicas que implantan programas de cribado de anomalías congénitas a partir del diagnóstico prenatal. Y ha animado a los futuros profesionales sanitarios participantes en las Jornadas ha defender su derecho a la objeción de conciencia, si es preciso en los tribunales, dado que la Organización Mundial de la Salud lo contempla.