“El ideal de los cuidados paliativos: una muerte digna, sin sufrimientos inhumanos y llena de amor”

“El ideal de los cuidados paliativos: una muerte digna, sin sufrimientos inhumanos y llena de amor”

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/38347-gobierno-toda-maquina-en-su-proyecto-ingenieria-social-antes-agotar-su-legislatura">“El Gobierno ‘a toda máquina’ en su proyecto de ingeniería social”</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/36734-no-hace-falta-ley-muerte-digna-sino-ley-nacional-cuidados-paliativos">"No hace falta una 'ley de muerte digna', sino una Ley Nacional de Cuidados Paliativos"</a>»

REDACCIÓN HO.-  Noticias HO destacaba ayer en titulares que “el Gobierno ‘a toda máquina’ en su proyecto de ingeniería social”, desde hace meses el esfuerzo de la plataforma de HazteOir.org resulta ingente, a través del proyecto estrella “El Proyecto Zapatero, crónica de un asalto a la sociedad” desmenuza los esfuerzos de este Gobierno por cambiar la faz y las raíces de identidad de la sociedad española mediante legislaciones inoperantes, escritas con calzador y aprobadas por las minorías nacionalistas en su mayoría. Lo que se denomina ingeniería social.

Cuidados paliativos

El Gobierno llevará en junio al Congreso el nuevo proyecto de Ley de ‘muerte digna’, eufemismo de eutanasia. HO se ha puesto en contacto con personas del mundo sanitario que conocen perfectamente la realidad de los enfermos terminales, reconocen su dignidad y defienden su muerte natural con su entrega personal y profesional.

Carmen Cordero, enfermera que trabaja en la Unidad del Dolor del Hospital La Paz de Madrid (una de las unidades pioneras en España) nos describe su experiencia:

“Últimamente escuchamos con insistencia los términos "muerte digna", "buena muerte"... términos tan llevados y traídos que han perdido su sentido más profundo y bello. Y que sin embargo, para nosotros, los que trabajamos día a día con enfermos terminales, tienen un profundo trasfondo que se llena de significado con palabras como: capacidad de amar, sentido del sufrimiento, auténtica compasión (padecer con), ayuda a cada persona concreta...

Cada vez que abrimos la puerta de una habitación sabemos que entramos en un mundo único e irrepetible, con una historia concreta, personal y familiar, con miedos, alegrías, dolores, ansiedades.... una persona que de alguna manera concentra toda su historia entre las cuatro paredes de la habitación, en unos pocos días, como si en breve periodo de vida que le queda, quisiera o necesitara expresar todo lo que no ha podido, querido o sabido expresar en toda su trayectoria vital anterior.

A veces da miedo mirarles a los ojos, enfrentarte con ese dolor y con esa experiencia vital que te cuestiona el porqué de tu propia vida y de tantas cosas.

Lo que sí encontramos en casi todas las habitaciones es mucho amor; las familias descubren una capacidad de cariño y de "saber estar" impensable pocos meses antes. A veces no saben expresarse y hay que ayudarles a decir lo que llevan dentro.

Lograr esto implica haber controlado aceptablemente los síntomas de la enfermedad: dolor, cansancio físico, náuseas, insomnio... una vez logrado esto podrán los pacientes y sus familias afrontar la ansiedad, la angustia, los miedos.

Este es el ideal de los cuidados paliativos: una muerte digna, sin sufrimientos inhumanos y llena de lo más humano, el amor. Sabemos que no es fácil enfrentarse así a la muerte pero es posible, adentrarse en el trance de la muerte, aún en medio del sufrimiento, es la experiencia más humana y natural del mundo, porque la persona se va, se despide cuando su fuerza se apaga. Lo hemos vivido en muchos de nuestros pacientes, porque no es una teoría bonita e idealista. No. Es nuestro objetivo diario hacia el que dirigimos nuestros esfuerzos. Por eso me pareció muy acertada la afirmación deD. Álvaro Gándara (representante de la Asociación Madrileña de Cuidados Paliativos) durante las I Jornadas DAV: "es innecesaria una ley sobre eutanasia, es IMPRESCINDIBLE una ley nacional de cuidados paliativos".

Recursos informativos: