"Sin la obra altruista de la Iglesia, la sociedad sería irrespirable"

"Sin la obra altruista de la Iglesia, la sociedad sería irrespirable"

<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/38201-peor-error-zapatero-ha-sido-tratar-creyentes-como-idiotas">«"El peor error de Zapatero ha sido tratar a los creyentes como idiotas"»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/38111-basta-ya-ataques-catolicos-en-espana">Basta ya de ataques a los cristianos en España</a>»
«<a href="http://maslibres.org/">Súmate a MasLibres.org</a>»

REDACCIÓN HO.- La tarea que desde hace más de un siglo desempeña en Oviedo la Cocina Económica mereció ayer jueves el reconocimiento de la capital asturiana con la entrega de la Medalla de la Ciudad. En su discurso el alcalde, Gabino de Lorenzo, reconoció de forma extensa la labor social de la Iglesia Católica, de "su labor y sus valores". "Ocuparse de los más débiles y desfavorecidos es algo que siempre ha realizado con naturalidad y entrega la Iglesia y que conviene recordar en un momento en que se lanzan dardos contra ella desde tantas partes", señaló. Si desaparecieran todas la obras benéficas "que la Iglesia mantiene de manera altruista, nuestra sociedad se volvería irrespirable", afirmó. 

"Cuando hablamos de cristianismo hablamos de la raíz más profunda de España y de Europa occidental", continuó, ya que "a la sombra de una catedral española o europea hay civilización con mayúsculas".  Algo que "conviene recordar", añadía, cuando "desde distintos sectores se lanzan dardos contra esta institución"

"La Iglesia Católica no es merecedora de las faltas de respeto que tiene que soportar", siguió, y mencionó los espectáculos "burdos o zafios que parodian o ridiculizan valores que representan la esencia del catolicismo", promovidos por "kulturetas con k, subvencionados con los impuestos también de los creyentes que pretenden parodiar los actos que representan los valores católicos", añadió.  "Los católicos pedimos el mismo respeto que tienen para con otras religiones más minoritarias", insistió.

"Cada día resultan más incomprensibles la actitud de determinados poderes públicos hacía la Iglesia", ha dicho De Lorenzo, que ha añadido que los que se sienten cristianos, que son una gran mayoría, piden el mismo respeto que merecen y reciben otras religiones, por minoritarias que sean", y ha recordado que la religión católica forma parte de las raíces de este país.

Labor de la cocina económica

Al margen de la defensa de la religión, De Lorenzo se ha referido a las "cifras que ponen de manifiesto la importancia de la labor que desarrolla la Cocina económica". Así ha recordado que de las 60.000 comidas que se ofrecían en 2007 se ha pasado a las 100.000 de 2010, a las que hay que sumar otras iniciativas como el reparto de comida a domicilio.

"Hablamos de 123 años de presencia de una institución que desarrolla una labor callada, silenciosa y encomiable en favor de aquellos que carecen de lo más básico", ha dicho De Lorenzo, que ha asegurado que quienes llegan a la Cocina Económica reciben algo más que un plato de comida, "reciben también el cariño de los voluntarios y trabajadores". por todo ello ha asegurado que la Cocina económica es "historia, es presente y es futuro".

La madre superiora de las Hijas de la Caridad, María Blanca Argote, ha agradecido la distinción concedida por el Ayuntamiento de Oviedo y ha asegurado que desde la institución lo que tratan es "hacer un mundo un poco más solidario y con un poco más de justicia".

En el acto intervino también el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, quien agradeció las palabras del regidor y las ha calificado como "justas, verdaderas y valientes".

Entre el público que escuchó su discurso estaban también las concejalas socialistas Paloma Sainz, aspirante a la Alcaldía, y Margarita Vega, que compartieron mantel con varios compañeros de Corporación del PP. Asistieron también los representantes de las cofradías y hermandades de la Semana Santa ovetense y la presidenta de la Asociación Belenista de la ciudad, Eulalia Nacimiento.