Decapitan dos estatuas de la iglesia burgalesa de San Esteban

Decapitan dos estatuas de la iglesia burgalesa de San Esteban

La Policía investiga este atentado contra un centro de culto, que es además importante joya gótica de nuestro patrimonio cultural e histórico.

REDACCIÓN HO.-  La Policía Nacional investiga la desaparición de las cabezas de dos de las estatuas de la fachada de la iglesia gótica de San Esteban, del siglo XIII, en la capital burgalesa, que los salvajes han decapitado y se han  llevado. Las cabezas de estas estatuas que difícilmente podrán ser reproducidas. Verdaderas obras de arte y objetivo continúo de actos vandálicos. Nada les ha desanimado en su objetivo, ni siquiera el que hayan tenido que escalar 4 metros para alcanzar su objetivo:  se hicieron con vallas de una obra próxima, que "arrancaron sin dejar prácticamente restos", según la investigación, para cometer su incívico acto.

La subdelegada del Gobierno de Burgos, Berta Tricio, ha señalado que la prioridad es localizar las cabezas, aunque también identificar a quienes realizaron este "grave" atentado contra el patrimonio; un atentado que además lo es, no lo olvidemos, contra la libertad religiosa y una grave ofensa a los católicos, al tratarse de un lugar de culto..

El párroco de San Esteban, Rodrigo Aguilera,  confesó haber sentido un "inmenso dolor" al comprobar el alcance del acto. "Yo mismo lo descubrí y todavía no me he recompuesto", afirmó. Fue el propio sacerdote quien se puso en contacto con la Policía, aunque han sido los delegados de arte quien, tras comprobar el grado exacto del desperfecto, han puesto la denuncia.

Según pudo explicar Aguilera, se trata de la primera vez que se acaba con el "esplendor" de dos tallas del siglo XIII. En concreto, las tallas dañadas se corresponden con las imágenes de San Pedro y San Lorenzo, ubicadas en las jambas de la parte central del pórtico.

Ha señalado que el destrozo pudo producirse la noche del jueves al viernes o antes de las 11:45 horas del mismo viernes, porque hasta entonces no descubrió lo ocurrido. "Iba a la iglesia para participar en el Vía Crucis cuando vi a unas mujeres que miraban la fachada, elevé la vista y me llevé un disgusto que será difícil de olvidar", ha explicado. 

Las estatuas forman parte de un conjunto de seis tallas que se encuentran en la fachada, tres de las cuales ya habían sido decapitadas y están muy dañadas desde la invasión francesa. De las otras tres, la que ha quedado, la de San Pablo, es la que se encontraba en peor estado, mientras la de San Lorenzo se había restaurado hace 12 años y la de San Pedro hace 6, cuando se acometió al limpieza y consolidación de la fachada.

La principal hipótesis es que se trata de un acto vandálico, ya que si se tratase de un robo, los ladrones se hubieran cuidado de no arrancar la cabeza de la peor forma. Si bien por el momento se desconoce el alcance de los daños, los feligreses y vecinos de la zona se encuentran consternados por la fechoría, ya que el templo es uno de los más venerados de toda la capital. Su cercanía en el tiempo y en el espacio lo han hecho ser comparado con el templo burgalés por excelencia, la catedral.

La parroquia de San Esteban es una construcción gótica levantada en lo esencial entre finales del siglo XIII y principios del XIV, que en la actualidad alberga el Museo del Retablo. La portada del siglo XIII es muy similar a la construida en el claustro de la Catedral, ya que dispone de un dintel en forma de arco escarzano sobre el que se desarrolla un tímpano partido en dos registros.