"Nos negamos a abocar a la mujer a abortar como única salida"

"Nos negamos a abocar a la mujer a abortar como única salida"

«Carta abierta de una objetora DAV:<a href="http://www.hazteoir.org/files/Carta_Objeci%C3%B3n%20en%20defensa%20de%20la%20Vida.pdf"> Objeción en defensa de la vida </a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/33505-ley-aborto-duplica-numero-medicos-objetores-en-malaga">La Ley del Aborto duplica el número de médicos objetores en Málaga</a>»
<a href="http://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fassembly.coe.int%2FASP%2FAPFeaturesManager%2FdefaultArtSiteView.asp%3FID%3D950&amp;sa=D&amp;sntz=1&amp;usg=AFQjCNH-QxSzM6qBITcyim9XwfxjKkrPLA">«Resolución 1763 (2010) del Consejo de Europa en defensa de la
<a href="http://www.hazteoir.org/node/31972">«La objeción sanitaria ante el aborto, derecho y obligación»</a>
«<a href="http://hazteoir.org/images/guia_objecion_conciencia.pdf">Guía de Objeción de Conciencia Sanitaria al aborto</a>»

REDACCIÓN HO / EL MUNDO.-  Los profesionales sanitarios, muy lejos de tirar la toalla, se reafirman en sus convicciones tras el sorprendente auto dictado esta misma semana por el Juzgado de lo Contencioso número 3 de Málaga que falla en contra del derecho constitucional a la objeción de conciencia los sanitarios de atención primaria a los que, el pasado diciembre, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) había 'denegado' la posibilidad de inhibirse de los trámites médicos previos a la práctica de abortos, imponiéndoles su participación en lo que no es un acto médico, la muerte de un ser humano.

Estos profesionales, respaldados por el Colegio de Médicos y el la Asociación para la Defensa del Derecho a la Objeción de Conciencia (ANDOC), se han unido a otros facultativos de provincias como Granada, y anuncian que están dispuestos a defender su derecho a la objeción de conciencia ante órganos superiores como el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el Supremo o el Constitucional, y a solicitar amparo a la Unión Europea, después de que el Consejo de Europa aprobara en octubre de 2010  la Resolución 1763, sobre la propuesta de restringir el Derecho de Objeción de Conciencia sobre el aborto, que dice:

1. Ninguna persona, hospital o institución será coaccionada, considerada civilmente responsable o discriminada debido a su rechazo a realizar, autorizar, participar o asistir en la práctica de un aborto, eutanasia o cualquier otro acto que cause la muerte de un feto humano o un embrión, por cualquier razón.
(Texto oficial de la Resolución 1763 (2010) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa , en inglés)

El Consejo insta además a los gobiernos de la UE a garantizar el derecho a la objeción de conciencia en relación al aborto mediante un marco legal adecuado. A pesar de no estar directamente implicados como ocurre con los ginecólogos, los médicos de atención primaria exigen que se les exima de participar en los actos previos que abren la puerta a estas operaciones, tales como los trámites de información y derivación de la paciente en los que se les obliga ahora a intervenir. Así ha ocurrido ya con los profesionales de comunidades como Castilla La Mancha, donde el Tribunal Superior ha estimado que el derecho a objetar protegía también a los médicos de atención primaria.

Son ya al menos tres los juzgados de Málaga en los que se dirimen las demandas planteadas por distintos especialistas de atención primaria de centros de Salud del Área Sanitaria Norte de Málaga, además de haberse abierto un procedimiento en lo Contencioso por presunta vulneración de derechos fundamentales. 

"Nos negamos a abocar a la mujer al aborto"

"No nos negamos a informar a la paciente, pero sí a abocar a la mujer a abortar como única salida, dándole solamente información sobre lugares donde puede someterse a un aborto", manifiesta al diarioEl Mundo Manuel Resa, médico de familia de Antequera, y uno de los profesionales que han demandado al SAS ante los tribunales.

Resa ha sido el primero en recibir una resolución judicial en torno a las reivindicaciones del colectivo, y en su caso ha sido negativa. La pasada semana se le notificaba un auto del Juzgado de lo Contencioso número 3 de Málaga rechazando su pretensión de inhibirse provisionalmente de las labores de información y derivación de abortos de su centro de salud, hasta en tanto el juzgado no dicte una sentencia.

El Colegio de Médicos de Málaga se apresuró el viernes a manifestar públicamente que el auto no resolvía aún el fondo de la cuestión, y que sólo dirimía la conveniencia o no de autorizar al médico a desobedecer provisionalmente la resolución de la Gerencia del Área Sanitaria Norte de Málaga. Desde el colectivo profesional médico se pidió a los poderes públicos la fórmula para hacer compatibles el derecho fundamental del médico a su objeción y el de las pacientes.

"Participar en la muerte de un ser humano no es un acto médico"

 "Yo no me niego a informar, pero hacerlo sólo sobre en qué consiste el aborto y los lugares en los que se practica me coloca como parte del proceso, y mi conciencia entra en conflicto. Esa información se le puede dar a la paciente de muchas formas, incluso por medios informáticos. La derivación en cambio la debemos hacer los médicos, y ahí es donde yo quiero ejercitar mi derecho a la objeción. Porque se trata de un acto médico, aunque el SAS lo venda como un acto administrativo, y participar en la muerte de un ser humano no es nunca un acto médico", argumenta Resa.

Otra de las especialistas que ha planteado demanda contra el SAS es Silvia Montoro, del centro de salud de Archidona. "Estamos mal vistos; somos políticamente incorrectos. Pero como médicos sabemos lo que es una vida humana. Nosotros no sólo hacemos una objeción de conciencia, sino de ciencia", explica.

Ramón Páez trabaja en las Urgencias del centro de salud de Archidona, y es otro de los médicos que ha planteado ua demanda contra el SAS. "En cualquier acto médico se informa al paciente de pros y contras, para que otorgue el llamado consentimiento informado. ¿Por qué en el aborto no? ¿Por qué no se nos permite informar a la mujer sobre las complicaciones y secuelas que puede suponerle un aborto?", se pregunta.

Pero los médicos de atención primaria que han planteado demandas en juzgados de Málaga no son los únicos interesados en objetar. Una veintena de profesionales sanitarios de la zona norte de la provincia, entre los que también figuran enfermeros, han mostrado su intención de hacerlo, e incluso han planteado recursos de reforma contra las resoluciones de su distrito sanitario.

Al grupo se han unido además profesionales de provincias cercanas como Granada. "Antes de entrar en vigor la nueva ley se respetaba que cada uno hiciera lo que le pareciera; luego el distrito nos pidió que cada médico gestionara los abortos de su cupo", relata uno de ellos, que presentó un escrito quejándose al que no fue contestado.

Según este facultativo, que prefiere no dar a conocer su identidad por miedo a represalias, son muchos los médicos de atención primaria en la misma situación. "Uno espera que las instituciones le defiendan, pero a veces no ocurre. Yo tengo compañeros que han objetado y lo han pasado mal. ¿Por qué si somos ciudadanos españoles con nuestro DNI en regla tenemos que ser de segunda?", se pregunta.