La nueva Constitución húngara defiende el derecho a la vida y la familia

La nueva Constitución húngara defiende el derecho a la vida y la familia

Aprobada por 262 votos a favor frente a sólo 44 en contra, la nueva Carta Magna reconoce las raíces cristianas del país.

REDACCIÓN HO / INFOCATÓLICA.- El Parlamento húngaro ha aprobado una nueva constitución con el único apoyo del gubernamental partido Fidesz-Unión Cívica Húngara, de centro-derecha, que cuenta con una mayoría de dos tercios en la cámara. El texto aprobado defiende la vida humana desde el momento de su concepción, obliga a "proteger la institución del matrimonio como una comunidad de vida basada en la decisión voluntaria de un hombre y una mujer" y considera a la familia como "la garantía de la supervivencia de la nación".

La nueva constitución húngara reconoce las raíces cristianas del país. El himno empezará con la frase “¡Oh, mi Dios, que Hungría Te bendiga con abundancia y buen humor!”. El texto legal no deja resquicio alguno al aborto, al disponer que “La vida del feto deberá ser protegida desde el momento de la concepción”.

La Carta magna de la nación húngara prohibe igualmente la discriminación "por nacimiento, raza, color, sexo, discapacidad, idioma, opiniones políticas o de otro tipo, origen nacional o social, religión o propiedad de activos".

La nueva constitución ha sido aprobada por 262 votos a favor, 44 en contra -principalmente diputados del partido de extrema derecha Movimiento por una Hungría Mejor (Jobbik)- y una abstención, mientras que los dos principales partidos de la oposición, el Partido Socialista Húngaro (MSZP) y los verdes de La Política puede ser Diferente (LMP), han preferido ausentarse de la votación como forma de protesta.

Piden que los ciudadanos voten la nueva Constitución

El pasado viernes la oposición celebró una gran manifestación en Budapest en contra de la nueva constitución y según las encuestas encuestas, el 57 por ciento de los húngaros consideran que la misma debería ser sometida a referéndum. Solo el 29 por ciento de los encuestados creen que los dos tercios con los que cuenta Fidesz en el Parlamento legitiman su aprobación.