Chaves, acorralado por la corrupción

Chaves, acorralado por la corrupción

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/35368-justicia-ordena-expedientar-chaves-caso-matsa">«La Justicia ordena expedientar a Chaves por el caso Matsa»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37604-juez-da-72-horas-grinan-entregar-actas-consejo-gobierno">EREs: la juez da 72 horas a Griñán para que entregue las actas</a>»

REDACCIÓN HO.- En medio del escandalazo de los EREs y tras el caso Matsa con el presunto trato de favor a la empresa en la que trabajaba su hija Paula Chaves, ahora la investigación periodística nos pone de nuevo en tela de juicio a Manuel Chaves, tras conocerse la mediación de su hijo Iván con empresas que contratan con instituciones públicas, especialmente a través de la Junta andaluza. Los primeros datos en torno a este presunto trato de favor hablan de casi seis millones de euros en 19 contratos de publicidad que afectan a ocho consejerías del gobierno andaluz: las de Turismo, Comercio y Deporte; Salud; Igualdad y Bienestar Social; Medio Ambiente; Economía y Hacienda; Presidencia; Agricultura e Innovación y Ciencia y Empresa, así como la de Presidencia y Economía.

Según informa hoy el diario El Mundo, la agencia Mediasur de Ivan Chaves se abría llevado 5,9 millones de euros en los últimos seis años gracias a los 19 convenios de publicidad que logró firmar la empresa de Iván Chaves con la Junta de Andalucía. Resulta que el director general de MediaSur, Rafael Sánchez-Zaragoza, y su actual presidente, Asensio Vicente Molina, fueron socios de Iván Chaves hasta el año 2008. De hecho, los tres pusieron en marcha una empresa llamada Exiden Participaciones industriales.

En la inauguración de BogarisSin embargo, no es el único caso en el que el hijo del vicepresidente de Política Territorial logró dinero gracias a la Junta. Hoy el Confidencial.com asegura que también cobró más de 28 mil euros simplemente por presentar en 3008 un informe sobre el aceite de oliva (ver facturas). El informe, titulado 'Pasado, presente y futuro del aceite de oliva virgen en el mundo: Propuesta de inversión por el que cobró 28.188 euros por parte de la compañía sevillana Bogaris, multinacional patrocinada por la Junta dedicada a la promoción inmobiliaria, las energías renovables, el reciclado y la agroindustria.

Chaves, acorralado y sin argumentos en el Senado

El mercurio se disparaba ayer en el termómetro político: en la Cámara alta la senadora del PP Patricia Navarro reprochaba al Manuel Chaves el caso Juan Guerra -el hermanísimo de Alfonso Guerra, que motivó la salida de éste de la vicepresidencia del Gobierno en la era de Felipe González-, al denunciar el trato de favor en negocios relacionados con la Junta andaluza de Iván Chaves, hijo del vicepresidente. En medio de una durísima bronca, esta fue la sucesión de hechos:

El primer senador popular en abrir fuego fue el sevillano Rafael Salas. Con la excusa de una pregunta sobre las medidas que va a poner marcha la Administración para aumentar la transparencia, le preguntó al ex presidente de la Junta de Andalucía si "nunca vio lo que ocurría a su alrededor". Y seguidamente, sin respiro, y entre gritos de la bancada socialista, aseguró que "está achicharrado por los hechos" y que "todo apunta a un manual de abuso de poder. El régimen se cae y tiene que dar la cara". El colofón a su intervención fue una petición de "valentía. Asuma su responsabilidad y dimita".

Chaves se intentó defender diciendo que los papeles que apuntan a un posible abuso de poder por parte de su hijo "son robados" y calificó de "deleznable" la conducta del senador popular. Su respuesta fue escueta y sin ganas de entrar a la pelea.

Se da la circunstancia de que los papeles que ahora apuntan los presunto tratos de favor a Iván Chaves podrían figurar entre los papeles que le fueron sustraídos al hijo del vicepresidente en uno de los despachos de su empresa el pasado 8 de marzo, documentos cuyo hurto denunció Iván Chaves a la Policía. Una unidad de la Policía Judicial se está dedicando exclusivamente a investigar este hurto, informa COPE Andalucía, investigación que se centra en el círculo más cercano al hijo de Chaves. 

Ante esta primera acometida en el Senado, Chaves mantuvo el tipo, pero el acorralamiento se impuso cuando la senadora popular Patricia Navarro terminó por descolocarlo, ya que los gritos entre socialistas y populares obligó al presidente Rojo a pedir silencio, sin apenas conseguirlo. Navarro empezó diciendo que "si la Intervención fiscalizara a su familia, tendría informes para empapelar San Telmo de arriba a abajo", continuando con una serie de reproches con los que incluso llegó a calificar de "aprovechado y caradura" a Iván, el hijo del vicepresidente, al tiempo que un "comisionista" que cobra de la Junta.

La senadora popular se remontó a otros tiempos duros del socialismo: "Huele a Guerra, al caso Juan Guerra. Aquello le costó la dimisión a un vicepresidente, haga lo mismo, si le queda algún sentido de la responsabilidad". Chaves solo respondió que "no le voy a contestar por educación" e invitando al PP a que acudiera a los tribunales.

Ya en el Congreso de los Diputados, la portavoz del Grupo Popular, Soraya Sáenz de Santamaría anunció que presentarán nuevas preguntas de control para el vicepresidente tercero del Gobierno en relación a las noticias publicadas sobre el presunto trato de favor a Iván Chaves

Mientras, el PP andaluz ha anunciado que exigirá explicaciones en el Parlamento autonómico sobre los negocios de Iván Chaves con la Junta.