Reunión de expertos en Budapest: 'El futuro de Europa depende de la familia'

Reunión de expertos en Budapest: 'El futuro de Europa depende de la familia'

"Europa necesita más niños", concluyen en la Semana Europa para las familias, familias para Europa, organizada por la presidencia húngara de la UE. 

REDACCIÓN HO.- Con el título ‘La conciliación de trabajo y vida familiar, y sus efectos en los procesos demográficos’, se ha celebrado durante dos días en la sede de la Academia Húngara de Ciencias de Budapest un encuentro de expertos con el que se ha abierto la semana temática sobre ‘Europa para las familias, familias para Europa’, organizada por la presidencia húngara de la UE para debatir los temas relacionados con la demografía y las políticas familia, informa en un comunicado la oficina de prensa de la Presidencia húngara de la Unión.

La semana consiste en actos científicos y públicos, e incluirá un encentro informal de los ministros responsables de demografía y familia, así como un ‘Festival de familias con Europa’, un evento multitudinario con el que se cerrará la semana.

La Unión Europea se enfrentará en las próximas décadas a un reto de grandes dimensiones, como muestra el hecho de que siete de sus miembros ya están perdiendo población actulamente, incluida Hungría. Por eso, la presidencia húngara ha querido dar especial prioridad al apoyo a la familia en su programa.

El presidente de Hungría, Pál Schmitt, inaguró el encuentro de expertos con una cita del poeta Lászlo Nagy: “¿quién aportará el amor que necesitamos?”. Se refirió a ese descenso de población en Hungría y otros países, así como al fenomeno generalizado de envejecimiento de la población, de las rupturas familiares y la disminución de la tasa de fertilidad.

Schmitt añadió su esperanza de que la presidencia húngara contribuya a la adopción de la llamada ‘Declaración de Trio+1’, manifiesto de tres últimas presidencias más la próxima polaca para apoyar el fomento de la natalidad y la conciliación entre trabajo y vida familiar.

József Pálinkás, presidente de la Academía Húngara de las Ciencias, pronunció otro de los discursos inaugurales. Abordó la apatía de los ciudadanos europeos para establecerse y tener hijos, al contrario que lo que sucedía antes: a pesar de que el nivel adquisitivo era mucho menor, la población crecía, por lo que la situación actual no puede explicarse sólo por motivos económicos. “Debemos buscar las verdaderas razones, y sólo las encontraremos en el interior de las personas”.

También intervino el secretario de Estado de Asuntos Sociales, Familiares y de Juventud, Miklós Soltész, quien afirmó que el futuro de Europa depende de las familias, y que todo el problema empieza con la ruptura de muchas de ellas. Se refirió a un estudio que muestra que un 20%-30% de las mujeres encuestadas piensan que su papel como madres implica cuidar a sus hijos el mayor tiempo posible, que el 50% considera que la conciliación de familia y trabajo es importante, y que sólo el 20% ponen su carrera profesional por encima de todo lo demás.

También sugirió que se aproveche el año 2012 para hacer un estudio europeo que analice cómo viven su vejez las personas que han optado por poner el trabajo en primer lugar. “La fuerza de Europa son sus activos económicos y demográficos, porque la economía no puede funcionar sin trabajadores, y el descenso de la natalidad los hace cada vez más escasos”, concluyó.