26-M: Uruguay por la vida denunció la mentalidad totalitaria proaborto

26-M: Uruguay por la vida denunció la mentalidad totalitaria proaborto

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/37239-iberoamerica-se-hermana-espana-en-defensa-vida">Iberoamérica se hermana con España en defensa de la Vida</a>»

REDACCIÓN HO / URUGUAY - Comunicado de la Mesa Nacional por la Vida.- La amenaza de mal tiempo no pudo frustrar la realización del acto del Día del Niño por Nacer el pasado Viernes 25 de Marzo en la plaza de Cagancha.

Comenzó algo pasada la hora 19:00, y fue retransmitido en directo a todos los departamentos del Uruguay por FM 89.3 Radio María. También una delegación de la revista “Código V” estuvo presente registrando el evento.

El lema de la manifestación fue "No sumemos más violencia: decile que no al aborto".

En varias localidades del interior del país se produjeron manifestaciones públicas por el mismo motivo.

Por un espacio de unas dos horas el punto céntrico fue el escenario de esa celebración del derecho a la vida que ya cumple sus años en nuestro medio, promovida por la Mesa Coordinadora Nacional por la Vida.

Coreografía infantil a cargo de “Chiquivida”, testimonios de padres de portadores del síndrome de Down, música de “rap” a cargo de "Scooter", canciones del dúo de Carolina y Alejandra Risso, con el cierre lleno de ritmo de “La Verdadera”, todo eso fue parte del marco en que unos mil montevideanos manifestaron una vez más su defensa de la vida humana en el vientre materno.

Del ámbito político se hicieron presentes, por el Partido Nacional, los diputados Pablo Abdala y Verónica Alonso, y el edil Enrique Arezzo; por el Partido Colorado, el senador Amorín Batlle y el diputado Juan Manuel Garino, y por la Unión Cívica su vicepresidente, el Dr. Carlos Alvarez Cozzi.

uruguay.JPGEl público manifestó su entusiasmo con palmas, cánticos y nutridos aplausos ante lo que se veía o se decía en el escenario.

El discurso del edil nacionalista Carlos Lafigliola enmarcó la celebración en el contexto de la parte no vetada de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que impone a todas las instituciones de salud el asesoramiento para abortar con Misoprostol iniciado en el hospital Pereira Rossell.

El orador fue claro y tajante en su rechazo a esta norma contraria al más básico de los derechos humanos.

Luego enfocó los dos anteproyectos de ley de despenalización y legalización del aborto a cargo de los legisladores Alvaro Vega, del MPP, y Mónica Xavier, del Partido Socialista.

Son peores aún que el que en su momento fuese vetado por el entonces Presidente Tabaré Vázquez, dijo Lafigliola. Del primero criticó la legalización pura y simple del aborto hasta los nueve meses, a sola voluntad del mujer y sin otro requisito.

Del segundo denunció la mentalidad totalitaria que lleva a la imposición de esa práctica a toda institución de salud sin importar sus principios fundacionales y rectores.

Pero sobre todo alertó sobre el modo de pensar análogo al del nazismo que encierra la propuesta de autorizar hasta los nueve meses el aborto de los minusválidos, de los que sufren malformaciones prenatales, y de los detectados como portadores del síndrome de Down.

El vocero de la Mesa dio un voto de confianza al Parlamento, suponiendo que la renovación electoral ha podido traer a la escena legislativa a personas que no puedan aceptar votar a favor de tales aberraciones.

Así mismo hizo un acto de confianza en el Presidente de la República, José Mujica, quién a principios de este año manifestó públicamente su preocupación por el problema demográfico uruguayo, la escasa población, la baja natalidad y el envejecimiento poblacional.

Lafigliola consideró que si la ley de aborto fuese aprobada por el parlamento, nuestro presidente tiene en sus manos la herramienta para combatir lo que Mujica mismo calificó como “el principal problema del Uruguay”.

Terminó convocando a todos los militantes provida a estado de “asamblea permanente” y de vigilancia, dados los recientes anuncios de una inminente presentación del proyecto de despenalización del aborto en el Parlamento.

Hacia el final del acto se leyó una proclama que recogió muchos de estos conceptos. Se insistió también en el derecho de la mujer embarazada a una verdadera solidaridad de todos, particularmente del Estado. Esta solidaridad auténtica no pasa por la facilitación del aborto, que siempre tiene dos víctimas: el hijo y la madre. Se apoyó por tanto el proyecto de ley de ayuda a la mujer embarazada, actualmente en el Parlamento.

En momentos como el actual, de tantas amenazas al no nacido, los oradores convocaron al público asistente y a todos los uruguayos a comprometerse en la promoción y defensa del derecho a la vida de todo ser humano desde la concepción hasta la muerte natural.