"La eutanasia es un forma sutil de sistematizar la muerte de seres humanos"

"La eutanasia es un forma sutil de sistematizar la muerte de seres humanos"

"Desde el punto de vista del humanismo, nunca se puede justificar", sostiene el reconocido filósofo, pedagogo y filólogo clásico Pablo López.

Pablo LópezREDACCIÓN HO / EL NORTE DE CASTILLA.- Pablo López, prestigioso filósofo, pedagogo y filólogo clásico, ha realizado un profundo repaso sobre algo tan sustancial en el ser humano como la vida y la muerte, en su conferencia ¿Legislación eutanásica o eugenésica?, pronunciada en la Casa Revilla de Valladolid, donde ocupa el cargo de director de la sección de Filosofía, Educación y Cultura Clásica.

"Esta temática de la eutanasia está un tanto enredada. Hay que aclarar que eutanasia no deja de ser un eufemismo, porque literalmente significa buena muerte y si esto fuese así no habría ninguna polémica. Sin embargo, lo que se hace bajo el aparentemente inocente nombre de la eutanasia es acabar con la vida de pacientes en estado delicado y con la coartada de que se hace con su voluntad. Pero este término voluntad es a su vez polisémico y la experiencia de países como Holanda, Bélgica o el estado de Oregón, enseña que al final es una práctica descontrolada que acaba con la vida de muchísimos seres humanos. Es una manera sutil de sistematizar otro tipo de muerte de seres humanos".

Pablo López considera que nada tienen que ver las creencias religiosas "porque ante la aconfesionalidad, el agnosticismo, el ateísmo o cualquier tipo de religión todos estamos igual. Lo que hay que hacer es argumentar con una base científica, en este caso médica y sobre todo con argumentos propios del caso que son los de la ética".

Considera el prestigioso profesional que solamente se podría aplicar "en los casos de enfermos terminales por enfermedad natural, aunque evitando el encarnizamiento terapéutico. Hay que evitar prolongar la vida a base de sufrimientos extraordinarios e inútiles, en esto estamos de acuerdo absolutamente todos".

El profesor vallisoletano asegura que "la eutanasia, que equivale a matar, nunca se justifica. Y no por un fundamentalismo, sino porque matar, por lo menos desde el punto de vista del humanismo, nunca se justifica, aunque alguien lo quiera pedir. Lo que se quiere promulgar o sistematizar es el suicidio que en general nadie en su sano juicio lo admite. Desde el respeto hacia el ser humano, cuyo mayor valor es la vida, nunca se puede legitimar el acabar con su vida o no prestar la ayuda necesaria".

Con la eutanasia, concluye, "lo que se hace es matar a alguien directamente o no prestarle la ayuda debida. Tenemos el deber desde el punto de vista moral y jurídico de ayudar. Aparte de la casuística individual, la experiencia social y política demuestra que el resultado es desastroso, porque se aplica a miles de personas que nunca han firmado su consentimiento".