Chile demuestra que el aborto no reduce la mortalidad materna

Chile demuestra que el aborto no reduce la mortalidad materna

<a href="http://www.hazteoir.org/node/32563">«El aborto clandestino como clave para su despenalización, nueva falsedad al descubierto»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/28155">Un nuevo estudio sobre maternidad debilita aún más las tesis abortistas</a>»

REDACCIÓN HO /  ACI  PRENSA.- Chile ha recibido el premio International Protect Life Award a la protección internacional de la  vida, por ser el país con la tasa más baja de mortalidad materna en Iberoamérica, demostrando que la legalización del aborto -a diferencia de lo que dicen sus promotores- no contribuye en nada a disminuir el número de muertes entre las madres, ya que esta práctica es ilegal en esta nación sudamericana.

Cerca de 30 representantes de organizaciones provida que trabajan ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) otorgaron el galardón en el marco de la 55° sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW 2011) que se realiza en Nueva York entre el 22 de Febrero y el 4 de Marzo.

En declaraciones a ACI Prensa el 25 de febrero, el portavoz de los líderes provida, Dan Zeidler, señaló que "hay que destacar que Chile no tiene legalizado el aborto en ningún caso. Chile respeta la vida tanto de la mujer como del niño, los dos son iguales ante la ley".

"Me parece que ese sistema jurídico hay que felicitarlo y reconocer que lo que dicen mucho los abortistas de que hay que legalizar el aborto para bajar la mortalidad materna no es cierto, inclusive es todo lo contrario", agregó.

Zeidler también se refirió a la carta enviada por los líderes pro-vida al presidente de Chile a raíz de este premio y explicó que en ella animan y exhortan al mandatario a proseguir con dos programas importantes para la defensa de la vida de los niños y las madres en el país: "Chile crece contigo" y "Comprometidos con la vida".

El primero de ellos, dijo el portavoz a ACI Prensa, "es un ejemplo maravilloso de lo que un país y un gobierno pueden hacer para promover de una manera muy sensible y buena el valor de la vida humana en sus programas". La iniciativa promueve la salud de niño entre 0 y 5 años, incluidos los que están por nacer. "El programa -explicó- ayuda a los padres a entender que su guagua (niño) merece mucha atención y cuidado antes y después de nacer".

"No es un programa nuevo sino que tiene algunos años y fue lanzado en el gobierno de Michelle Bachelet. Es interesante saber que no es un programa solo de un gobierno o una sola ideología en Chile", añadió.

El segundo programa fue establecido en el gobierno de Sebastián Piñera y busca ayudar a madres embarazadas en situaciones difíciles.

Tras explicar que Chile como estado ha expresado en diversas oportunidades su posición pro-vida en el debate internacional como en Brasil y Suiza en 2010, Dan Zeidler dijo que "hay que reconocer lo bueno y muchos chilenos incluso no se han dado cuenta de la riqueza que tienen". "A nivel internacional es necesario destacar este buen ejemplo de Chile para los demás países", concluyó.

Por su parte, Julia Cardenal, de El Salvador, una de las firmantes de la carta enviada al presidente Piñera, señaló sobre el premio a Chile que "mejorar la salud materna respetando toda vida humana es la clave para todos los países que deseen realmente llegar a reducir la mortalidad materna en cumplimiento del Objetivo de Desarrollo del Milenio".

Los números

Una investigación de la que ya informara HO dirigida por el Dr. Elard Kochde la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, comparando datos entre 1957 y 2008 sobre la mortalidad materna por aborto muestra que ésta se redujo en 97,6 por ciento en estos 51 años.

Tras la prohibición del aborto terapéutico en 1989, se redujo de 13,62 a 1,65 por cada 100 000 nacidos vivos, es decir, un 87,9 por ciento. Actualmente, explica Koch, el riesgo actual que tiene una madre de morir a causa del aborto es de 0,09 por 100 000.

Estos resultados, explica el experto, muestran que una legislación que protege la vida del niño por nacer no incrementa la mortalidad materna ni los abortos ilegales; y que legalizar o despenalizar el aborto provoca una "epidemia" abortista con graves consecuencias para la salud de las mujeres y para el país.

Koch, cuyo estudio fue presentado en enero de 2010 en la reunión inaugural del International Working Group for Global Women's Health Research, en Washington D.C. (Estados Unidos), precisa además que el camino que ha permitido disminuir la mortalidad materna ha sido la promoción de "embarazos seguros" y no el aborto.