La falacia por sistema: "Abortar es generalmente más seguro que llevar un embarazo a término"

La falacia por sistema: "Abortar es generalmente más seguro que llevar un embarazo a término"

Frases como esta, incluidas en una guía que prepara el Royal College of Obstetricians and Gynaecologists, han levantado la polémica en Gran Bretaña: sus autores aún dicen que con ello no tratan de fomentar el aborto.

REDACCIÓN HO /.-  El Royal College of Obstetricians and Gynaecologists, asociación que reúne a tocólogos y ginecólogos británicos, ha levantado la polémica al filtrarse el borrador de la guía que preparan sobre el aborto, ante la que no han dejado de escandalizarse los propios profesionales sanitarios. Según informa el diario "Daily Mail",  en el documento se arrojan aventuradas y falsarias afirmaciones tales como que  "el aborto es generalmente más seguro que llevar un embarazo a término" o que "los sentimientos de culpa , tristeza y pesar sólo se mantienen a largo plazo en una minoría de las mujeres ".

En una de las primeras secciones del documento, relativo a  "lo que las mujeres necesitan saber" sobre el aborto, la pretendida guía sanitaria afirma que "es muy raro que haya complicaciones" en un aborto y que las mujeres deben conocer que "el aborto es generalmente más seguro que llevar un embarazo a término".

El capítulo termina con la afirmación de que " la gran mayoría" de las mujeres que tienen abortos no sufre problemas psicológicos" . Y aún continúa : "si bien el aborto suele estar asociado con un gran número de sentimientos de culpa , tristeza y pena..., estos sólo se mantienen a largo plazo en una minoría de las mujeres" .

Problemas psicológicos

La respuesta cívica, incluida la de los propios profesionales, no se ha hecho esperar, rechazando que se disfrace la realidad del aborto y hasta tales términos, negando sus graves riesgos para la mujer en lo que se interpreta como un intento por impulsar su práctica.  Así, entre estas reacciones se superponen la multitud de testimonios de mujeres que sufren el síndrome post-aborto, para evidenciar la parcialidad del documento que se intenta vender como objetivo.

Con  ello, acusan a los autores de tener en cuenta sólo lo que tratan de vencder los negocios a bortistas: "pedir a este grupo que aborden de forma objetiva y honesta las consecuencias físicas y psicológicas del aborto en las mujeres, es como pedirle a Philip Morris o a British American Tobacco que examinen las consecuencias sanitarias del consumo de tabaco, o a McDonald que hable sobre los efectos adversos del consumo de comida rápida" .

Con todo, el director del servicio británico de embarazos ha negado la mayor, afirmando que esta guía " no es un documento de orientación política y no está tratando de persuadir a las mujeres a abortar ". Tras el gran rechazo suscitado, el Royal College of Obstetricians and Gynaecologists ha salido al paso arguyendo que se trata de un borrador, y que el texto puede ser modificado.