Los ciudadanos piden la revisión de la Ley del Aborto en Portugal

Los ciudadanos piden la revisión de la Ley del Aborto en Portugal

La petición cívica que pide alternativas al aborto se produce ante la "dramática" situación tras cuatro años de despenalización, evidenciadas las falacias que argumentaron la ley.

REDACCIÓN HO / LifeSiteNews.- La  Federacão Portuguesa pela Vida (FPV, Federación Portuguesa por la Vida) ha presentado una petición bautizada como Vengamos, escuchemos, y conozcamos, para que el Parlamento revise la ley favorable al aborto -aborto libre a demanda, hasta las 10 semanas de gestación-  que en cuatro años ha abocado al país a una "situación dramática"- 60 mil abortos oficiales, cifra que no ha sido mayor por el fuerte rechazo médico a tal práctica antivida-. El llamamiento se produce tras  el nuevo escándalo protagonizado por la industria del aborto, con la pena de prisión impuesta a una enfermera lusa por administrar una clínica de abortos ilícita y clandestina en la ciudad de Matosinhos. La demanda provida se verá respaldada por una nueva campaña masiva de recogida de firmas de apoyo ciudadano.

La enfermera, Margarida da Costa, de 58 años, fue sentenciada a tres años de prisión (pena suspendida) y al pago de una multa de 450 euros (616 dólares USD) por cada aborto perpetrado. A ello se le sumó  una condena por nueve cargos de “aborto agravado” y por “usurpación de las debidas funciones”.  Aunque el aborto está despenalizado bajo la ley portuguesa, solamente se les permite a los médicos que lleven a cabo el mortal procedimiento.

Isildra Pegado, portavoz de  la FPV, dijo que la condena es muestra de que la despenalización del aborto en su país no ha logrado el resultado que prometían sus defensores, que habían defendido la despenalización inicando que así se acabaría con los abortos clandestinos y que reduciría el número de abortos:

“Durante la campaña, muchos portavoces proaborto  dijeron que con la liberalización, el aborto pasaría a ser seguro, legal, y de poca ocurrencia,” señalaba Pegado al portal cibernético de noticias  Renacença. “En los últimos cuatro años, hemos podido confirmar que no es seguro, debido a que la tasa de complicaciones que surgen tras un aborto ha ascendido en los últimos años. También el aborto ilícito continúa proliferando en todo el país; y no es de poca ocurrencia porque, contrario a lo que se ha dicho, la tasa de abortos aumentó exponencialmente".   

“Este caso confirma lo que hemos venido diciendo, y lo que subyace la petición que estamos sometiendo, y que se denomina Vengamos, escuchemos, y conozcamos–.  No podemos ignorar la realidad,” añadió Pegado.

En la petición se solicita a la legislatura portuguesa “que se le dé reconocimiento al flagelo del aborto, el cual, de norte a sur, ha estado azotando el país durante los últimos cuatro años, destruyendo a niños, mujeres, y familias;  también está destruyendo la economía, creando desempleo y una depresión financiera”. Se les solicita, por tanto, que “adopten las medidas legislativas necesarias para proteger la vida humana desde la concepción”.