Sanidad persiste en su errada política ante el Sida, despreciando sus propias estadísticas

Sanidad persiste en su errada política ante el Sida, despreciando sus propias estadísticas

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/34929-cjtm-solicita-sanidad-cambio-estrategia-en-lucha-vih">«El CJTM solicita a Sanidad un cambio de estrategia en la lucha contra el VIH»</a>
<a href="http://www.tomas-moro.org/actuaciones/resumen/elcjtmsolicitaalministeriodesanidaduncambiodeestrategiaenlaluchacontraelvihparafrenarelincrementodeincidenciaenlapoblacionjoven/DERECHOPETICIONCAMBIODECAMPA%C3%91ADEPREVENCION.pdf?attredirects=0&amp;d

REDACCIÓN HO.- El Centro Jurídico Tomás Moro (CJTM), que viene solicitando al Ministerio un cambio en su errrada  estrategia de lucha contra el VIH, subraya los malos resultados con los que ha cerrado el año 2010:  al incremento de la denominada violencia de género, debido a la falta de iniciativas viables por parte del extinto Ministerio de Igualdad, se suma el preocupante incremento de menores afectados por el virus de VIH/SIDA, pues según datos del Centro Sandoval de Madrid presentados en el último congreso de Gesida, la tasa de positivos que están dando a la población entre 13 y 20 años ha pasado del 1,8% en 2004 al 9,7% en 2009, datos que no han sido negados por el Ministerio de Sanidad, y que se confirman por las propias estadísticas que maneja el departamento lideerado por Leire Pajín.

Como recuerda el prestigioso centro jurídico e informó HO, el preocupante incremento de menores afectados por el Sida, que amenaza con convertirse en una autentica epidemia entre la juventud española, motivó que el pasado 15 de diciembre el CJTM presentara ante Sanidad un escrito ejercitando el derecho de petición constitucional, por el que se solicitaba la adopción, por parte del Ministerio, de nuevas campañas de lucha contra el VIH juvenil, "mediante el fomento de la abstinencia, y la fidelidad, descartando campañas que favorezcan la precocidad y promiscuidad sexual, pues dichas campañas han demostrado ser contraproducentes para atajar la lacra del VIH".

De igual forma, se solicitaba la iniciación de campañas de concienciación, dirigidas tanto a jóvenes como a padres, "sobre los riesgos de una temprana iniciación en las relaciones sexuales de los menores, riesgos que se concretan en el incremento de trastornos psíquicos y emocionales graves, al igual que el peligro que dicha temprana iniciación supone en el aumento de las conductas violentas y sexistas".

Ante la denuncia pública realizada por el CJTM, y los claros datos estadísticos que hablan de un incremento preocupante de menores afectados por la infección de VIH-SIDA, la subdirectora General de Atención al Ciudadano ha respondido a la petición del Centro Jurídico haciendo caso omiso a los datos estadísticos de su propio Ministerio, y dejando en una situación de clara desprotección a nuestros menores.

"Efectivamente, el propio Ministerio de Sanidad llega a afirmar en su escrito de contestación que no existe evidencia científica que la información a menores de edad sobre el uso del preservativo y su mayor accesibilidad favorezca la promiscuidad sexual; sin embargo, el propio Ministerio se muestra contradictorio, pues unos párrafos después refiere el incremento del número  de abortos que se producen entre la población juvenil", señala el CJTM.

Gráfica 1De igual forma, las estadísticas oficiales demuestran que en los últimos años ha aumentado significativamente el número de menores afectados por el SIDA, incremento que corre paralelo con el aumento de campañas institucionales de difusión del preservativo entre la población infantil. (ver las gráficas del estudio aquí)

Igualmente, el propip Ministerio manifiesta las incoherencias propias del sistema político actual, pues reconoce que los padres y las madres “deberían implicarse más y cobrar mayor protagonismo en su educación sexual [la de los jóvenes]”, sin embargo, el Ministerio de Educación se negó a admitir la implicación de los padres en la educación de los menores, al impedir la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC); el propio Tribunal Constitucional, en reciente sentencia del 2 de diciembre pasado, ha denegado a unos padres la posibilidad de enseñar a sus hijos en su propio domicilio sin escolarizarlos en un centro educativo oficial, y el propio Ministerio de Sanidad se ha negado a responder favorablemente a la propuesta realizada por el Centro Jurídico Tomás Moro.

 "Es decir, el Ministerio de Sanidad, al igual que el Ministerio de Educación, no han buscado en ningún momento políticas de participación activa de los padres en la educación sexual de los menores, a pesar de que la educación es una materia que por derecho natural corresponde exclusivamente a los padres, sino que han tendido a la ideologización de la educación", señala el CJTM. "Es decir, frente a la evidencia científica y estadística, en el sentido del preocupante incremento de la infección del VIH entre menores de edad, el Ministerio decide seguir con las campañas de prevención que tan tristes resultados están cosechando", concluye.

Ante ello, resulta ocioso recordar, como añade el CJTM, que el incremento de las campañas indiscriminadas del uso del preservativo entre los menores de edad está reportando perjuicios evidentes:

1.- Incremento de infecciones del VIH-SIDA, tal y como quedó referenciado en nuestro escrito del pasado 15 de diciembre.
2.- Aumento del número de  abortos. Según el Registro de Interrupción Voluntaria del Embarazo (Aborto), en 2008, 14.939 chicas de entre 15 y 19 años abortaron, es decir, de todas las mujeres que abortaron a sus hijos, el 12.89% de ellas tenían menos de 19 años.
3.- Aumento de violencia de género entre las menores de edad. La memoria sobre menores del año 2008, de la Fiscalía General del Estado, manifiesta el incremento, en torno a un 26%, de las infracciones relativas a la violencia de género y contra la libertad sexual imputadas a menores.

Por todo ello, el CJTM discrepa de las campañas supuestamente de prevención llevadas a cabo por el Ministerio de Sanidad, "que están propiciando un incremento significativo de casos de VIH/SIDA entre la juventud, un aumento desproporcionado del número de abortos entre las menores de edad, y un significativo incremento de casos de violencia de género entre menores".

Más información: