Los obispos pakistaníes piden el procesamiento del imán que ha puesto precio a la vida de Asia Bibi

Los obispos pakistaníes piden el procesamiento del imán que ha puesto precio a la vida de Asia Bibi

«<a href="../../../../../../../../alerta/34690-asia-sigue-en-su-celda">Asia sigue en su celda</a>»
«<a href="../../../../../../../../firma/34272-escribe-presidente-pakistan-salva-asia-bibi">Escribe al presidente de Pakistán: Salva a Asia Bibi</a>»
<a href="http://bb16.org/firma-tu-tambien/">«Firma aquí por la libertad religiosa en el mundo»</a>
«<a href="../../../../../../../../alerta/34807-libertad-religiosa-en-mundo">Movilización por la libertad religiosa en el mundo</a>»

REDACCIÓN HO.- Los obispos de Pakistán, apoyados por representantes de otras minorías religiosas, han dirigido una carta al primer ministro de aquel país en la que reclaman el procesamiento del imán que ha ofrecido una recompensa a quien asesine a Asia Bibi.

En su carta, los obispos pakistaníes exigen asimismo el fin de los abusos contra los cristianos y otras minorías religiosas, la abolición o al menos la modificación de la ley antiblasfemia y el respeto de los derechos de las minorías.

Según la agencia Fides, el escrito ha sido promovido por los obispos católicos Mons. Anthony Rufin (Islamabad), secretario de la Conferencia Episcopal; Mons. Joseph Coutts (Faisalabad); Mons. Andrew Francis (Multan); Mons. Max John Rodríguez (Hyderabad ) y Mons. Sebastian Shaw (auxiliar de Lahore).

También se han adherido obispos y líderes de otras comunidades cristianas, dirigentes religiosos sikh, hindúes y bahai.

El dirigente del Consejo de la ideología Islámica de Pakistán, Khalid Masood, ha firmado asimismo la carta, así como varios miembros del Parlamento de Punjab, jueces, abogados, militares y representantes de la sociedad civil, todos de religión islámica.

La agencia Fides, que ha tenido acceso al documento, señala que los obispos hablan de la armonía interreligiosa en Pakistán antes de la promulgación de la ley antiblasfemia. Los prelados recuerdan que entre 1947, fecha de la fundación de Pakistán, y 1986, cuando entró en vigor esta norma de la mano del dictador Zia, no hubo en el país ninguna denuncia de blasfemia.