Innovador programa en Chicago para asistir a madres que rectifican su iniciado proceso de aborto

Innovador programa en Chicago para asistir a madres que rectifican su iniciado proceso de aborto

El protocolo asistencial en abortos tardíos se pondrá en marcha gracias al acuerdo alcanzado por Pro-Life Action League con el centro Médico Resurrection y el Centro para la Mujer.

REDACCIÓN HO / LifeSitenews.com.-  Pro-Life Action League (Liga de Acción Pro-Vida) de Chicago  (Illinois, Estados Unidos) ha anunciado su alianza con el Resurrection Medical Center (Centro Médico Resurrección) y con The Women’s Center (El Centro para la Mujer), para ejercer un nuevo protocolo de asistencia a la mujer embarazada que, estando en el segundo trimestre de gestación, cambie de parecer tras iniciar el procedimiento para que se le practique un aborto. El citado colectivo celebra así que, a aprtir de ahora, puedan ayudar también  a las madres que optan por el aborto y que, en el último momento, lo que esperan que sirva de modelo para otros  hospitales del país, especialmente los católicos.

“Hemos visto en la calle a muchas mujeres que han cambiado de parecer sobre el aborto cuando ibana  someterse a él, mujeres que desean continuar con sus embarazos, aún cuando ya han inciiado el procedimiento para un aborto tardío”, declara Ann Scheidler, vicepresidenta y directora del programa de entrenamiento para los voluntarios de la Liga de Acción Pro-Vida que realizan"rescates" ante los abortorios.

“Este nuevo modo de auxilio nos permite proveer la más completa atención médica y el apoyo emocional que necesita la mujer embarazada que se enfrenta a una situación de alta tensión a causa de un embarazo no deseado"; añade Scheideler.

Como parte de la elaboración de las nuevas guías, la Liga de Acción Pro-Vida le pidió al doctor Anthony Levatino, ex abortista y actual ginecólogo en la ciudad de Las Cruces (Nuevo México), para que aconsejara a los médicos y al personal del hospital sobre los procesos que se deen seguir ante los casos de abortos tardíos y el modo de revertirlos.

Entre otras cosas, el nuevo procedimiento facilita que, cuando a un voluntario de los grupos de rescate en la calle se le acerque una mujer que cambie de parecer sobre su aborto en medio del procedimiento, el  voluntario pueda alertar inmediatamente a la sala de emergencia del hospital de la llegada inminente de la mujer.

Una vez que el departamento de obstetricia brinda la ayuda médica necesaria, el Centro para la Mujer ofrece ayuda continua, dando seguimiento en el caso de la mujer embarazada durante todo el embarazo y el nacimiento del bebé, y brindando toda la ayuda emocional y material que vaya surgiendo durante ese periodo de tiempo.

La Hermana Donna Marie directora ejecutiva del Centro Médico de la Resurrección, ha expresado su agradecimiento al hospital por ser parte de esta causa pro-vida. “Estoy muy satisfecha de que el Centro Médico de la Resurrección desempeñe su pequeño papel en esta hermosa obra que todos ustedes realizan a favor de los niños por nacer,” señaló la Hermana Marie a la Liga de Acción Pro-Vida.

Nunca habíamos tenido un proceso tan racionalizado para salvar la vida de un bebé después de que el procedimiento de aborto hubiera comenzado,” añadía Schiedler. “Esta alianza con el Centro Médico de la Resurrección es un ejemplo del modo en que la Iglesia de Cristo debe trabajar, todos unidos, para el bien de sus hijos más vulnerables".

La fuerza del testimonio

Un ejemplo dramático, que recibió mucha cobertura en los medios de comunicación estadounidenses, fue el de una mujer que logró con éxito revertir su procedimiento de aborto en la ciudad de Las Vegas (Nevada), en febrero de este año. La joven madre, la menor Jamie Stout, ya había dado inciado el periodo de reflexión previo al aborto – un proceso de tres días para los casos con 20 semanas de embarazo – , rectificó despues de que el abortista  le insertara unas laminarias en su útero para provocar la dilatación y el parto inducido.

Sin embargo, un técnico de ultrasonido provida logró persuadir al padre y a Jamie de que aún era posible dar marcha atrás y que tuvieran a su bebé. El abortista todavía no le había intectado la dosis letal al bebé, pero tenían menos de seis horas para extraer las laminarias del cuerpo de Jaime y para encontrar un médico que lo haría.

Finalmente lograron encontrar dos médicos que se dispusieron a impartir instrucciones al médico en la sala de emergencia sobre el modo en que podía extraer las laminarias del cuerpo de Jaime. Y todo ocurrió a tiempo: ya habían pasado casi cinco horas antes de que el médico de emergencia finalmente pudo extraer las laminarias. Tras ello, Jaime dio a luz a niña saludable, Claire.