'Doce personas armadas con velas atacan la Clínica Triana'

'Doce personas armadas con velas atacan la Clínica Triana'

Es el surrealista titular para la arbitraria actuación policial ayer en Sevilla contra los participantes en las Veladas por la Vida que, como cada día 25 de mes, convocan HO y DAV ante los abortorios de toda España.

DAV SEVILLA .- Los hechos acontecieron la tarde de ayer, cuando a las 20:00 horas, respodniendo a lainiciativa 25V de HO y Derecho a Vivir para concentrarse el 25 de cada mes frente a los negocios aborteros de toda España, doce personas, 'armadas' con velas, se dieron cita a las puertas del abortorio de Triana.

Dibujaron en el suelo la palabra vida y pusieron velas alrededor de una banderola de Derecho a Vivir, dejando espacio para el paso de los transeúntes. No hubo problema alguno hasta que a las 20:45 comenzaron a aparecer coches de policía y seis efectivos de la Nacional entraron en el centro abortista. Seguidamente salieron dos de ellos que hicieron las siguientes preguntas:

- ¿Habéis increpado de alguna forma a los transeúntes?

- ¿Habéis amenazado a alguien o tenido una actitud violenta?

Satisfechos los policías con las respuestas y con la actitud de los presentes, volvieron a entrar en el abortorio.

Finalmente, dos de ellos se quedaron para acompañar a los presentes y les explicaron que desde el negocio abortista les habían llamado porque querían que los concentrados se marcharan: "ellos quieren que os vayáis, pero nosotros no creemos que estéis alterando el orden público así que aquí nos quedamos todos".

Como medida de control, pidieron la identificación a cuatro de los presentes, alegando que la cera de las velas "podía provocar que alguien se resbalara y provocar un accidente del que alguien se debía hacer responsable". Esta última afirmación provocó las carcajadas de los presentes, "si hay que identificar en Sevilla a cada Nazareno que mancha la vía pública con cera, nos faltará policía durante la Semana Santa".

Una conclusión es clara, molestamos, ponemos nerviosos a los aborteros y no nos quieren cerca de sus negocios, así que allí seguiremos.